martes 27 sep 2022
polémica en tribunales

El juicio del Próvolo con riesgo de caerse: los motivos

Se trata del segundo juicio por abusos en el Próvolo. El fiscal recusó a uno de los jueces y la defensa dice que los dos jueces suplentes no pueden ejercer.

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a Sitio Andino. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
Por Pablo Segura 18 de agosto de 2022 - 16:50

Un cruce de recusaciones a los jueces del juicio ponen en riesgo el normal desarrollo del segundo debate que investiga los abusos sexuales en el instituto Antonio Próvolo y por ende, el proceso podría caerse definitivamente.

Así lo confirmaron fuentes judiciales luego de que la fiscalía, representada por Alejandro Iturbide, recusara a uno de los jueces del juicio, Rafael Escot, después de que este esbozara un desafortunada frase al referirse a uno de los testigos del debate que intenta esclarecer los hechos ocurridos en el Próvolo.

Es que el juez, quien ya tiene varios antecedentes polémicos en el Poder Judicial, dijo que “parecía un diálogo de sordos” al referirse a un testigo que justamente tiene esa dificultad para hablar.

Esto motivó que Iturbide, acompañado de los abogados querellantes, pidieran que se aparte a Escot del segundo juicio del Próvolo.

Pero la respuesta de la defensa fue más allá. Anticipó que si separan a Escot, los dos magistrados suplentes tienen vencido su nota de conjuez y por lo tanto no podrían actuar como miembros del tribunal.

Estos son Belén Renna y Federico Rapacioli, quienes según la defensa son conjueces con el examen vencido, por lo que para ejercer como jueces deberían volver a rendir.

Fuentes judiciales consultadas por este diario indicaron que Renna y Rapacioli rindieron tiempo atrás para ser jueces. Tras esto, quedaron a la espera que fueran designados como nuevos jueces de la provincia.

graciela pascual representante legal provolo.webp
Graciela Pascual, representante legal del Próvolo, otra de las acusadas en el debate.

Graciela Pascual, representante legal del Próvolo, otra de las acusadas en el debate.

Ese examen tiene un tiempo de vigencia y al parecer habría pruebas que ese lapso caducó. Incluso, trascendió que la defensa, a cargo de Carlos Varela Álvarez, solicitó al Consejo de la Magistratura un informe especial de la situación de Renna, debido a que se cree que la magistrada rindió de nuevo hace poco para extender la nota pero desaprobó.

Este segundo juicio por los abusos en el Próvolo tiene como objetivo juzgar a nueve mujeres, entre ellas la monja Kumiko Kosaka, quien está acusada en siete hechos como autora de un abuso gravemente ultrajante y como partícipe primario en comisión por omisión (no denunciar hechos) en corrupción de menores.

El debate analiza tres causas. En dos de ellas está imputada Kosaka, en tanto que la restante tienen como sospechosas a las otras ocho mujeres.

Estas son la representante legal del Próvolo, Graciela Pascual (65), la monja Asunción Martínez (53) y la ex empleadas Gladys Pinacca (66), Cristina Leguiza (50), Valeska Elizabeth Quintana (48), Laura Alejandra Gaetan (60), Cecilia Raffo (43) y Noemí del Carmen Paz (63).

Pascual, Martínez y Paz son juzgadas por participación necesaria en comisión por omisión en calidad de garante, es decir que no protegieron a los menores a su cargo.

Por su parte, Pinacca, Leguiza, Gaetan, Quintana y Raffo están señaladas como partícipes secundarias en corrupción de menores.

Este segundo juicio comenzó en mayo del 2021 y desde el inicio atravesó un sinfín de problemas. A semanas de iniciado, fue separado del debate el presidente del tribunal, Horacio Cadile, luego de que se filtraran chats de Whatsapp, donde el magistrado y otros fiscales se burlaban de Kosaka.

De esta forma, el debate continuó con el tribunal Gabriela Urciolo, Rafael Escot y Belén Salido, quien era suplente y reemplazó a Cadile. Así, Renna siguió como suplente y Rapacioli se sumó como alternativa.

Ahora, de ser separado Escot, la defensa asegura que los dos jueces suplentes no están en condiciones de pertenecer al tribunal.

La causa del Próvolo salió a la luz a fines del 2016 y tuvo un primer debate en el que se condenó a los principales acusados, los curas Nicola Corradi y Horacio Corbacho y el jardinero Armando Gómez, quienes fueron sentenciados a 42, 45 y 18 años de cárcel respectivamente.

En tanto que en primera instancia se había sentenciado a 10 años a Jorge Bordón, quien aceptó su culpabilidad y fue juzgado en un juicio abreviado.

Te Puede Interesar