Análisis

La economía muestra síntomas de agotamiento y mala distribución

Los datos de consumo del INDEC muestran que la economía comienza a sufrir las consecuencias de la mala redistribución de los ingresos.

Por Marcelo López Álvarez

Mientras el presidente en Santiago del Estero, la vicepresidenta en Avellaneda y Horacio Rodríguez Larreta en Capital jugaban al juego de la política interna y partidaria, por momentos mas cercana a los intereses particulares que a los generales, los números de la economía dispar muestra signos de alerta y reconfirmación de situaciones que llegaron con ganas de quedarse.

El Banco Central logró con la meta del FMI de reservas. Sin embargo la buena noticia solo tiene una lectura, se logró porque el gobierno debió ceder una vez más ante los factores de poder y presión abriendo una nueva instancia del llamado dólar soja. La pregunta que se hace ineludible es quién maneja las reservas; ¿Economía? ¿El Banco Central? o lo harán los factores de poder concentrado que encontraron la manera de maximizar sus ganancias con presiones y condicionamientos insostenibles a la economía del país en general.

Estas políticas si bien permiten ir cumpliendo con las metas del acuerdo y generar ciertas dosis de tranquilidad macro no son sin costo para la sociedad y aumentan retrógradamente el proceso de redistribución de la riqueza o del producido de la economía.

image.png
Las ventas de los supermercados y mayoristas caen un mes más y la economía comienza a mostrar signos de enfriamiento del consumo.

Las ventas de los supermercados y mayoristas caen un mes más y la economía comienza a mostrar signos de enfriamiento del consumo.

Los datos del INDEC de venta de supermercados, mayoristas y grandes superficies comerciales conocidos ayer refuerzan la tendencia mostrada en los últimos meses que son la foto perfecta de esa desigual distribución de lo producido por nuestra economía.

Las ventas en supermercados registraron en octubre una caída del 1.6 por ciento interanual y un 0.7 respecto al mes anterior. Pero a su vez el dato contine una interna que se dejo trascender desde asociación de supermercados y no desde el INDEC. Desde ASU indican que las 10 principales cadenas de supermercados de la Argentina registraron guarismos positivos en sus ventas por lo que la caída se dio en los super regionales, de barrio y chinos. Los lugares donde concentran su compra los consumidores de menores ingresos.

Por otro lado los Mayoristas( principales proveedores de los negocios de barrio y de muchas familias en busca de mejores precios) las ventas en octubre cayeron el 7.1 por ciento. Datos que comienzan a mostrar un enfriamiento del consumo por los menos en las clases de menores ingresos.

Un dato interesante es también el comportamiento de los precios, según el INDEC en los poco más de 2900 bocas consultadas en el rubro supermercados los precios crecieron un 92.1 por ciento interanual, medio punto por arriba del crecimiento de alimentos y bebidas en el IPC que fue de 91.6 interanual.

Mientras tanto el indicador que, de alguna manera, registra el consumo de los sectores de mejores ingresos que son las ventas en grandes centros comerciales (shoppings) crecieron un 8.2 por ciento interanual Si cruzamos esté dato con que las grandes cadenas de supermercados también tuvieron comportamiento positivo (según sus propios números) parece claro que la materia redistribución del ingreso sigue en rojo, y bien rojo, en esta gestión.

Te Puede Interesar