miércoles 28 sep 2022
Estado de Sitio

Economía ante la gran encrucijada de sus propias medidas

La inflación y la fuerte liquidación sojera ponen al equipo de Economía en una encrucijada que lo `lleva a tomar un camino demasiado ortodoxo.

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a Sitio Andino. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
Por Marcelo López Álvarez 16 de septiembre de 2022 - 10:23

El Ministro de Economía y su equipo se encontraron de frente con la primer gran encrucijada de su gestión a partir de medidas que se tomaron para contrarrestar otras necesidades urgentes como resolver el problema de la deuda heredada y la necesidad de dólares con urgencia para nutrir la reservas exiguas después de las dos pandemias.

Ayer el Banco Central incrementó nuevamente las tasas (los plazo fijo pasarán a pagar 75 por ciento de piso) presionado por el compromiso de mantener tasas positivas firmado con el Fondo y por la cantidad de circulante a partir de masiva liquidación de los sojeros.

Como explicamos durante la semana en Radio Andina la implementación exitosa del dólar soja tenía una contrapartida peligrosa; la elevada cantidad de pesos que se deben volcar a la circulación lo que, a su vez, presiona inmediatamente sobre los dólares bursátiles y el consumo.

image.png
Sergio Massa firmó ayer el proyecto de Presupuesto para 2023. El equipo de Economía apela a una mezcla de ortodoxia y heterodoxia en un momento complicado

Sergio Massa firmó ayer el proyecto de Presupuesto para 2023. El equipo de Economía apela a una mezcla de ortodoxia y heterodoxia en un momento complicado

La forma de intentar esterilizar ese escenario es tratando de absorber esos pesos nuevamente con tasas de interés positivas, el problema que en cualquier país del mundo tasas positivas no es más de 7 u 8 por ciento en un contexto inflacionario como el que atraviesa el mundo pero en la Argentina ese número se multiplica por más de 10 (con el retoque de ayer la tasa efectiva anual ya supera el 100%) lo que hace inviable el crédito y la producción.

En estas primeras horas ante la inflación que no cede (ayer se conoció que los precios mayoristas en agosto crecieron 8.1%) y la liquidación sojera que no para, entre la espada y la pared el equipo económico adoptó una receta bien ortodoxa para tratar de controlar las primeras repercusiones, a lo que sumará en las próximas horas nuevas restricciones al llamado dólar turista que se evapora unos 7500 millones de dólares anuales de las arcas del Central. Sin embargo es medida de control de salida de divisas tendrá dos repercusiones, una inflacionaria para el verano porque aumentará la demanda de turismo interno y otra sobre las brechas cambiarias ya que presionará sobre el blue y los dólares bursátiles. En sintonía con la jornada de ayer que, a pesar de los anuncios sobre el aumento de tasas, los dólares bursátiles siguieron creciendo por la presión de los agro exportadores que una vez que reciben los pesos quieren volver a dolarizarse a cualquier costo porque siguen apostando a una devaluación.

Mientras tanto el Ejecutivo, cumpliendo con los tiempos legales, envió ayer al Parlamento el Presupuesto 2023 que prevé una inflación del 60 por ciento, un dólar a 272 pesos hacía fin del año próximo, un crecimiento modesto del 2% e importantes partidas de obra publica, ciencia y tecnología, que sirven como señales que no se está llevando adelante un ajuste clásico y que sigue intacta la idea de recuperar la economía. El equipo de Economía apela a una mezcla de ortodoxia y heterodoxia en un momento complicado

El tiempo dirá si es acertado o no, pero lo que sí es cierto que con métodos clásicos y sin decisiones audaces será muy difícil salir de está crisis

Te Puede Interesar