domingo 31 jul 2022

Gas: ya hay restricciones a industrias en Mendoza y prevén un plan de contingencia para el GNC

Por Miguel Flores.

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a Sitio Andino. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
18 de abril de 2022 - 07:00

La de la crisis del gas natural en invierno es una historia de final abierto que empieza a escribir su prólogo. Los primeros fríos otoñales ya acarrean restricciones a algunos sectores para garantizar el suministro en hogares, parte de un plan de contingencia que en Mendoza abarca cortes a industrias y hasta una suerte de "colchón solidario" entre estaciones de GNC para evitar cupos forzados.

De hecho, ambas acciones avanzaron casi en paralelo durante los últimos días. Por un lado, a partir de la decisión de productores-comercializadores de gas de la Cuenca Neuquina (desde donde se abastece la provincia) de restringir volúmenes a sus clientes en la región. Y por otro tras una reunión mantenida entre dirigentes empresarios y el secretario de Energía de la Nación, Darío Martínez.

La consigna fue dar a conocer el "esfuerzo" por parte del Gobierno para "mantener la matriz energética activa" frente a los esperables picos de consumo durante el invierno y lograr que el estrés entre oferta y demanda de gas sea lo más suave posible, según el funcionario planteó a los presentes, entre ellos algunos mendocinos. 

Esto es asumir que, más allá del compromiso de Bolivia de garantizar la venta de gas a Argentina (según lo acordado entre los presidentes Arce y Fernández la semana pasada), habrá que importar más fluído, incluso gasoil.

Cuenca Neuquina: un plan que se siente en Mendoza

Un objetivo reconocido por Martínez es la necesidad de asegurar el suministro a las centrales "duales", es decir, las térmicas y eléctricas que funcionan a base de gas y eventualmente combustible diesel, justamente objeto de algunas importaciones por parte de YPF para afrontar quiebres de stocks. Las ex CTM (Centrales Térmicas Mendoza, hoy Central Puerto) son un ejemplo de eso.

Sucede que la compra de gas boliviano, por ahora, cubriría la demanda del Norte argentino, particularmente el NOA. Pero no llegará al resto de las cuencas gasíferas del país como la Neuquina, que abastece a Mendoza, y si bien cuenta con mejor pronóstico requerirá una inyección adicional.

Justamente los principales productores-comercializadores argumentan un "mantenimiento planificado" para entregarles un volumen menor del previsto a 28 industrias, sus clientes en la provincia. "No se está inyectando la cantidad habitual a los gasoductos, y como responsables del "delivery" estamos notificándolo a las empresas, pero no tenemos responsabilidad en la decisión", señaló el director de Relaciones Institucionales de Ecogas, Juan Manuel García.

Si bien el porcentaje de recorte no trascendió, descartan que la causa de la medida sea el clima y prometen una normalización en los próximos días. Igualmente, si la situación llegara a un extremo forzada por un pico de consumo residencial, Ecogas tiene a la mano el resorte de los contratos "interrumpibles" para activarlo si el estrés aumenta.  

Un "colchón" para el GNC

Pero hay otro factor, no menor, que marca el sendero para sobrellevar el invierno: el  segmento de la movilidad a base de GNC, que atraviesa su propia tensión. Y si bien tiene listo un plan de contingencia, nadie en el sector descarta que, al igual que las grandes empresas, 3 de cada 10 estaciones con contratos interrumpibles (en su mayoría las más nuevas) sean variable de ajuste.

El plan depende de MEGSA (Mercado Electrónico del Gas S.A.), administradora del mercado mayorista, un modelo casi idéntico al de Cammesa con el sistema eléctrico, capaz de permitir compensaciones o transferencias de GNC entre estaciones según su capacidad de reserva diaria. Una especie de colchón para eludir la drástica medida de los recortes.

Según Isabelino Rodríguez, presidente de Amena (Asociación Mendocina de Expendedores de Nafta y Afines) "esto se da ante la menor capacidad de transporte por las autopistas del gas. El sistema fija una capacidad que en Mendoza están en el orden del 7 a 10% sobre la utilización real, esto es, por encima de los 80 m3 mensuales que promedian las ventas, un nivel que el último tiempo se ha reducido".

Sin embargo, mientras esperan una reunión con Ecogas los próximos días, los propietarios de estaciones de servicio tienen otro motivo de preocupación. Pese a que el precio del m3 se incrementó un 10% en marzo, casi en simultáneo con los cambios de pizarras de los combustibles líquidos, aseguran que la reapertura de paritarias vuelven a presionar sobre esos valores en busca de recuperar el equilibrio financiero.

En general, entre decisiones tomadas e incertidumbre acerca de lo que vendrá, los distintos actores del mercado del gas coinciden en algo: el futuro inmediato dependerá de qué tan crudo sea el invierno y del comportamiento del sistema energético para afrontarlo.


Te Puede Interesar