Crecen las diferencias de precio entre góndola y caja en súper de Mendoza: alimentos, bajo la lupa

Por Miguel Ángel Flores

En tiempos de acuerdos de precio que se actualizan y prorrogan, los consumidores tenemos el ojo sensible al buscar el producto más conveniente. Tal vez por eso nos molesta darnos cuenta que aquél que sacamos de la góndola para sumar al carrito al momento de pagar está más caro.

¿Es que ahora la inflación se reinventó y avanza tan rápido que en cuestión de metros recorridos un comestible cambió de precio? No es para tanto. A diferencia de la remarca, una práctica común en las cadenas de consumo masivo, las diferencias entre el valor que vemos en el estante y lo que toma el lector de código de la caja no son generalizadas. Pero están.

De hecho, los últimos controles oficiales en Mendoza detectaron brechas que llegan al 5% en algunos artículos, sobre todo comestibles. Y en cierta medida, también se refleja en productos de limpieza.

"Nos encontramos con muchos desajustes. Sobre 25 productos los precios no coinciden en al menos 5. Ese 20% del total hace al incremento de los controles a los super e hípermercados, que venían a un ritmo de alrededor de veinte por mes y en las próximas dos semanas se van a duplicar", reseñó el director de Fiscalización y Control de la Provincia, José Cortez. 

Productos básicos, bajo la lupa

Es lo que surge de al menos 9 sucursales repartidas entre Las Heras, Guaymallén y Godoy Cruz. Pero el universo es amplio: de hecho, durante lo que resta de febrero está previsto un barrido sobre 47 bocas entre el Gran Mendoza, Lavalle, zona Este (San Martín y Rivadavia), Valle de Uco y el Sur provincial.

En los primeros días de inspecciones más enfocadas en esa irregularidad, la mayoría de los casos se concentran en artículos de primera necesidad y puntualmente alimentos. Uno de ellos confirma la descripción en la sucursal de una de las cadenas conocidas por los mendocinos: de $180, su precio a la vista, al momento de abonar la compra el sistema emite un ticket por $188.

Las cadenas hacen su descargo. Como el responsable del salón de una de las firmas a las que se labró acta de infracción, que lo atribuye a que "no tenemos suficiente personal para verificar los precios y si hay diferencias o no".  

Desde el punto de vista del consumidor, una unidad tal vez no sea una gran diferencia para el bolsillo. Pero sí pasa a serlo cuando se multiplica por varios productos cargados en el carrito. 

Al respecto, para Cortez "no es que esté pasando masivamente, pero son indicios de una tendencia que hay que seguir de cerca". 

Lo que hay que saber: multas y reclamos

Con casi 25 años de existencia, Consumidores Libres es una de las ONG de defensa de los derechos del consumidor con más recorrido en Mendoza. Y de las que más milita la necesidad de informarse y también de fortalecer sanciones para evitar abusos.

Es que, de acuerdo a la situación (si hay reincidencia o no, por ejemplo), una cadena de súper o híper "de las grandes" se expone a multas de hasta $200.000. Y baja a $100.000 y $50.000 cuando se trata de un mediano o chico, respectivamente. Montos que el Gobierno mendocino puede actualizar a través de la Ley Impositiva anual.

"Les resulta barato pagarlas. Es un problema serio, pero también el de la difusión de los derechos; pasa con las en las promociones, como por ejemplo, de 3x2 en vinos cuando no se exhibe el precio. Corresponde multa porque se violenta el derecho a la información, y hasta se dan los supuestos para una clausura, pero el supermercadista es un profesional y conoce los ardides que se pueden utilizar", asegura Eduardo Femenía, responsable de Consumidores Libres en Mendoza.

Femenía añade al análisis una experiencia personal. Y reconoce haber tenido que "reclamar a la cajera y al encargado, que después de algunas excusas me reconocieron el precio que correspondía".

¿Se pueden justificar las diferencias de precio de un mismo producto, en la falta de personal para supervisarlo?.  "Existe todo un un sistema de repositores para cada sucursal, sea con personal propio o de la firma proveedora de la marca, como una bodega", afirma contundente el titular de la ONG.

Precios Cuidados: faltantes y marcas "cruzadas"

Si de irregularidades se trata, mientras tanto siguen las diferencias y en ciertas ocasiones faltantes de productos incluídos en el programa Precios Cuidados, que el Gobierno nacional y las cadenas acordaron renovar en enero con 1.321 productos. Casi el doble de los que incluía en 2021.

Cortez, de Fiscalización provincial, señala que "no hay esa cantidad en todos los súper e híper" adheridos al programa en Mendoza. 

Aún así, desde el mes pasado los inspectores del organismo acotaron los controles de rutina a un listado de 315, entre comestibles y artículos de limpieza. Y hasta ahora el resultado arroja una presencia de entre el 40 y 52% en productos alimenticios, e incluso señala errores de información insólitos, como "la presencia de marcas propias de una cadena atribuídos al catálogo de otra". 

Sobre el nivel de cumplimiento, por su parte Femenía propone una solución, a su criterio, simple.

"Hay que aumentar la cantidad de inspectores instruyendo a los consumidores. Se puede asumir cierto poder de policía o control de los precios bajo determinadas condiciones, como la capacitación correspondiente". 

Te Puede Interesar