Presupuesto comprometido en insumos y aviones

Comprarán más bengalas para fortalecer la lucha antigranizo

Por Miguel Ángel Flores

 En medio de una temporada exigente en cuanto a contingencias climáticas, el Gobierno mendocino activó la compra de más insumos para dotar a los aviones de la lucha antigranizo. Y, sin tiempo que perder, busca hacerlo con una licitación express que empezará a resolverse a partir del viernes 11 de febrero.

Es la fecha en la que se dará a conocer las ofertas de los proveedores de bengalas de ioduro de plata que la Dirección de Contingencias Climáticas pretende comprar para completar hasta abril la campaña iniciada en octubre pasado. Con un presupuesto de $43 millones apunta a hacerse de unas 6.000 unidades. 

Hasta entrado el mes de enero, en el hangar de la IV Brigada Aérea había un stock de 8.000 unidades, pero la DCC decidió reforzarlo para, según las previsiones, "empalmar" con la próxima temporada. "Por año usamos alrededor de 11 mil, y al final de esta se estima que quedará un remanente de unas 2 mil a 3 mil. Siempre se necesita un refuerzo para encadenar con la próxima temporada y empezarla más holgados", argumentó el titular de la Dirección, Julio Eluani.

Entre los oferentes habituales la competencia suele centrarse en la búlgara Stroy Project y la estadounidense Ice Cristal, ambas con presencia en Mendoza. La primera proveyó el stock actual desde su fábrica de Lavalle, mientras que Ice Cristal tiene en Aerotec, la firma de Rivadavia, su representante en Argentina.

Desde Ice Cristal descartaron participar de la próxima licitación, con lo cual se allana el camino para Stroy. En la firma norteamericana argumentan que "hace ya 5 años no proveemos material de siembra. Creemos que ya perdió interés para la empresa".

Porqué se usan sólo bengalas

La calidad de los insumos había quedado en tela de juicio en 2018, cuando una dotación de cartuchos de ioduro falló. A partir de allí, a pedido de los propios pilotos de los aviones de la lucha en resguardo de su seguridad, el Gobierno discontinuó su compra para enfocarse exclusivamente en el uso de bengalas, que tienen un costo aproximado de u$s 60 por unidad, contra u$s 35 de los cartuchos .

Según Eluani "a diferencia de los cartuchos, las bengalas permiten operar las 24 horas, lo que es importante teniendo en cuenta que el 45% de las tormentas son de noche. A partir del incidente se empezó a desarrollar una técnica de siembra mas preventiva que dió más resultados: al sembrar antes, a mayor altura, comprobamos que fuimos reduciendo los daños en comparación con temporadas anteriores".

Los técnicos de la DACC tomaron como parámetro la categoría "día convectivos", es decir, con tormentas en formación, para ponderar  horas de vuelo, núcleos graniceros aparecidos y sembrados, con un tipo de pirotecnia y el otro, que además tienen diferencias de contenido de ioduro (una bengala puede inyectar en la nube 128 grs contra unos 40 del cartucho).

La conclusión preliminar (habrá una evaluación al final de la campaña) parece avalar la decisión:  los daños decrecieron estimativamente un 30% por debajo del promedio histórico, lo que debe terminar de confirmarse después del 30 de abril. 

El presupuesto de la lucha antigranizo

Pero la compra de insumos para la siembra de nubes no es la única erogación que tiene la Provincia para mantener el sistema activo con los 4 aviones Piper Cheyenne que ya promedian 40 años de antigüedad. Por eso, 2 se reacondicionaron este año y los restantes el próximo. 

De hecho, AEMSA (Aeronáutica Mendoza S.A) a empresa estatal que presta el servicio tiene un presupuesto con una variación interanual de alrededor del 25%, ajustable por inflación y variación del dólar que impacta en repuestos y otros ítems.

 El cálculo oficial indica que para la temporada actual el funcionamiento de los aviones (entre salarios de los pilotos y radaristas, combustible, repuestos y otros ítems) se lleva $340 millones. Mientras que el ciclo 2022- 2023 ya está presupuestado en $415 millones por contrato, que incluye una cláusula de ajuste por inflación o variación del tipo de cambio.

"Un ahorro importante de costos permitió modernizar las cabinas y así alargar la vida útil de los aviones otros 10 años, porque privilegiamos la seguridad operacional. Además, se reemplazo tecnología analógica por digital, y hubo inversiones en infraestructura como el cambio de luminarias en el hangar, fundamental para la siempre nocturna", resumió Eluani.

Te Puede Interesar