Tras 5 años, Aduanas habilitó el nuevo Puerto Seco Mendoza: cuánto se invirtió y cómo funcionará

Por Miguel Ángel Flores

Al cabo de un largo itinerario de trámites e idas y vueltas que había comenzado en 2016, la Dirección General de Aduanas habilitó al Puerto Seco, o depósito fiscal de mercaderías para comercio exterior, que operará en Mendoza durante los próximos 10 años. Se trata del predio de más de 111 mil m2 ubicado en Godoy Cruz y está administrado por el IDITS (Instituto de Desarrollo Industrial, Tecnológico y de Servicios).

El complejo, que tiene carácter de "zona primaria aduanera", situado en calle Independencia de ese departamento y casi lindante al espacio que ocupa el Parque TIC hacia el este, cuenta con una superficie cubierta de casi 2.800 m2 y una semicubierta equivalente a una 1/6 parte. Aunque la mayor parte es terreno descubierto (108.216 m2) para el movimiento de camiones (es capaz de albergar hasta 300 unidades en playa, además de contenedores) que la Provincia había concesionado por primera vez en 2007 pero ahora inicia una nueva etapa.   

La subdirectora de Operaciones Aduaneras del Interior,  María Isabel Rodríguez, dejó supeditada su vigencia operativa en el sistema informático Malvina, que registra la actividad y el control de stock permanente de mercaderías, a una serie de condiciones que debe cumplir el IDITS. Entre ellas, un plazo de 60 días para habilitar las cámaras de CCTV (Circuito Cerrado de Televisión) para monitoreo y vigilancia, entre otras exigencias. 

  

Según la resolución 46/2021 de Aduanas, el plazo de habilitación del complejo corre desde la notificación al IDITS, que se hizo efectiva con la llegada de agosto. 

"Si bien ya veníamos operando mediante una habilitación provisoria una infraestructura de base con cargo para mejoras pensando en un depósito fiscal general, era un formato gestado en los '80. A partir de 2016 se adecúa la normativa de Aduanas para modernizar el Puerto por lo que se inició un plan de trabajo; ahora contamos con una habilitación definitiva, al menos hasta la próxima auditoría cuando se cumplan 10 años", explica el gerente general de IDITS, Nicolás Piazza.

Una inversión de $31 millones

Según Piazza, las inversiones realizadas se centraron en infraestructura y seguridad, entre otros aspectos. Y como "deberes" obligados para poder operar, ya venían haciéndose desde antes de que detonara la pandemia.

A diciembre de 2020 la cuenta superaba los $31 millones, solventados en conjunto por el Ministerio de  Economía e IDITS, que tiene participación del sector privado a través de distintas cámaras empresarias. "Es una cifra provisoria, porque se siguen haciendo cosas sobre todo desde el punto de vista tecnológico", aclara el directivo, acerca de los "deberes" que tiene que hacer.

Entre otros ítems, ya se instaló un CCTV de 50 monitores calificado como "un sistema ultramoderno" con transimisión online para la seguridad física y operacional del predio, que permite un backup de imágenes. Y, además de grupos electrógenos y una báscula para cargas menores, incluyó la compra de un escáner de origen chino para palletizados (de hasta 1 m3), que agiliza el control aduanero y minimiza la manipulación de mercaderías, a un costo de u$s 300 mil

Todo es parte de un sistema de trazabilidad o seguimiento del flujo de cargas que ingresan y egresan del Puerto Seco, y anticipa una nueva etapa.

De impo a expo: el nuevo plan de mejoras

  Aunque alcanzaron para obtener la licencia, las obligaciones no se agotan las mejoras  realizadas en el amplio terreno de Godoy Cruz. A través de la resolución que lleva su firma, Rodríguez estipuló que el concesionario, debe todavía cumplir una serie de requisitos y "condiciones operativas, documentales y tecnológicas".   

De hecho, como parte de los requisitos de Aduanas es mantenerlo operativo con tecnología de punta, IDITS ya puso en marcha otro plan de inversión para 2020-2021.

El presupuesto inicial de $20 millones, que según Piazza se financian "para mejorar la infraestructura existente con fondos propios producto de la mejora de las operaciones" empieza a ejecutarse hoy miércoles 4. Será con la apertura de sobres con las ofertas económicas para la licitación de una nueva báscula para camiones de hasta 80 toneladas, que en principio ya captó 2 propuestas en torno a los u$s 27 mil.

¿A qué apuntan las inversiones en esta etapa? En principio, anticipa Piazza, "a mejorar la habitabilidad para la gente que trabaja en el Puerto. Y otro objetivo es avanzar hacia otra clase de productos, teniendo en cuenta que el predio aún no tiene cámara de frío".

Aún así, los números muestran un crecimiento interanual importante. En el primer semestre del 2021 el flujo de camiones aumentó 30% respecto al mismo período de 2020, y sólo en julio pasaron, según info de Aduanas, 3.400 equipos por el predio, todo un récord si se tiene en cuenta que el promedio es de 2.800 por mes con destino de exportación. 

"Son cifras incluso superiores a 2019 y 2018, y comparables al 2017. Además, históricamente ha sido un complejo centrado en importaciones, pero desde el 2020 cambió el paradigma y hoy es netamente exportador: del total, las salidas al exterior representan el 42%, y el 34% es importación. El resto corresponde al uso de báscula y tránsito de cargas", precisa el gerente general de IDITS, no sin remarcar que la premisa es "mantener los parámetros que exije la normativa, desde el escáner hasta el resto de los sistemas requeridos por Aduanas y Senasa a lo largo del tiempo".

Una historia de más de 5 años

Repasar cómo se llegó a la habilitación es una crónica más de la burocracia estatal. Todo comenzó en junio de 2016, con una presentación por parte del IDITS de una solicitud de habilitación del Puerto Seco ante Aduanas. 

Pero el proceso recién empezaba. Es que el trámite derivó en la Dirección de Gestión de Recursos y Presupuesto del organismo, que recién lo remitió a la Subdirección General de Aduanas 2 años después. El 8 de junio de 2018, para ser más precisos.

Unos 3 meses más tarde, con fecha 28 de setiembre, el expediente fue enviado de la División Zonas Primarias y Fronteras, con observaciones, al Departamento Aduana de Mendoza. Sería la responsable de evaluar que se cumplieran todos los requisitos para la habilitación.

Pero antes había que digitalizar toda la documentación. El próximo paso fue el dictámen jurídico que le dió continuidad al trámite a principios de febrero de 2021, luego de lo cual volvió al área en la que había estado 3 años antes: en esa instancia es que se observó que, a criterio de Aduanas, faltaban requisitos por cumplimientar.

Sin embargo, se dió intervención nuevamente a la Regional Mendoza para "encauzar el trámite". Fue a través de un mail fechado el 12 de marzo último, que dió paso a otras dos comunicaciones en el siguiente mes y medio.

 Finalmente a comienzos de junio terminó de aprobarse, de acuerdo a los estándares técnicos vigentes, el escáner que ya funciona en el complejo. Y el 28 de julio Aduanas le dió el ok inicial al sistema de monitoreo propuesto, paso previo, y definitivo hasta ahora, para la habilitación del "nuevo" Puerto Seco mendocino.


Te Puede Interesar