Hidrocarburos

Luz verde al "barril criollo" de u$d 45, para sostener la producción y exploración petrolera

Por Miguel Ángel Flores

Algunas semanas después de que se conociera el propósito de fijar un precio sostén para la industria petrolera, y al cabo de cierta tensión entre las mismas compañías y las provincias productoras desde que comenzaron los efectos de la pandemia, finalmente el Gobierno ya tiene listo el decreto que pone en vigencia un barril "criollo" de u$d 45, al menos mientras subsista un mercado excedentario producto de la crisis mundial de consumo.

Al mismo tiempo, el Ejecutivo provincial anticipó una disposición tendiente a reimpulsar la exploración de hidrocarburos, casi frenada por la misma coyuntura del negocio. La nota fechada el viernes 8 refiere a "actividades orientadas al sostenimiento de la extracción de petróleo y gas". Y lista la operación de yacimientos, su mantenimiento "correctivo" y preventivo, el pulling (remover equipamiento de los pozos), montaje y desmontaje de equipos de bombeo, limpieza de pozos, workover (nuevas perforaciones), y otros "trabajos necesarios".

"Será un enorme desafío para el sector volver a la senda de la recuperación primero, y del crecimiento después", señaló al respecto el subsecretario de Hidrocarburos y Energía, Emilio Guiñazú, a través de la red social Twitter.  

En cuanto al nuevo precio de referencia para el barril de crudo en el país, solo falta la firma del decreto reglamentario por parte del presidente Alberto Fernández, pero según trascendió el nuevo CEO de YPF, Sergio Affronti, jugó un papel clave para destrabarlo. El mismo, con u$d 45, le pone fin salomónicamente a un tire y afloje entre productores y refinadores sobre el precio: mientras los primeros pretendían u$d 50 o más por barril, para las compañías no podía superar los u$d 35.

El nuevo valor está, sin embargo, bastante lejano al valor de mercado del Brent (valor de referencia para Argentina hasta ahora, que cerró la primera semana de mayo en torno a los u$d 30,85.

Qué dice el decreto

No obstante, el nuevo "barril criollo" tendrá que bailar al ritmo del Brent, no será retroactivo al 1 de abril como algunos gobernadores pretendían, y tendrá una revisión trimestral. Según anticipa el sitio Econojournal, el artículo 1 del decreto dispone que las partes deben tomar como referencia "para el crudo tipo Medanito un precio de u$d 45/bbl, ajustado por calidad según el tipo de crudo facturado", incluso para la liquidación de regalías a las provincias. Y deja claro que si la cotización del Brent en el mercado de futuros de Londres superara ese valor durante 10 días consecutivos, "las disposiciones del decreto quedarán automáticamente sin efecto".

La decisión del Gobierno nacional y sus alcances se resume en 14 artículos, el segundo de los cuales obliga a las empresas productoras a "sostener los niveles de actividad y/o producción del año 2019", en consideración de la contracción de la demanda actual por efecto de la crisis del Covid-19, aunque sin señalar un parámetro cuantitavivo o curva base.

Estipula que las refinadoras "deberán adquirir el total de la demanda de petróleo crudo a las productoras locales", aunque sin un cupo preestablecido. Y le da potestad tanto a la Secretaría de Energía a controlar "posibles conductas monopólicas o de posición dominante", como al ministerio de Trabajo que encabeza Claudo Moroni, para monitorear "el nivel de actividad de toda la cadena de valor hidrocarburífera, a fin de promover el mantenimiento de fuentes de trabajo".

Por otra parte, da una señal al mercado local de los combustibles al prohibir que se actualicen los impuestos internos hasta el 1 de octubre. Y en el caso de la exportación de crudo, el 8% de retenciones (si el valor es igual o superior a u$d 60) pasa a 0%, siempre que el precio internacional no sobrepase los u$d 45 del barril "criollo".

Te Puede Interesar