Con Mendoza "blindada", estiman pérdidas por casi $1000 millones para el turismo hasta fin de mes

Por Miguel Ángel Flores

El parate por la cuarentena ante el Covid-19 ya se hace notar, con comercios cerrados o casi sin clientes. Sin duda, el sector turístico en Mendoza lo siente aún más, y se prepara para un próximo fin de semana largo prácticamente desierto mientras espera un panorama similar para fin de mes: cerca de $1.000 millones son las pérdidas estimadas por el aislamiento preventivo de la provincia, según cálculos oficiales.

La cuantificación del impacto contempla los feriados del lunes y martes, y también el "puente" del próximo viernes. Y considera una afluencia esperada de 65.000 personas, con un gasto de $2.500 diarios y 6 noches de estadía, lo que arroja unos $975 millones, cifra que supera los $980 millones crece con el efecto multiplicador de actividad turística (pinturas, mejoras). Es que para dimensionar mejor el impacto hay que aplicar un coeficiente de entre 0,65% y 0,85%, de acuerdo al destino y origen de los pasajeros.

"En turismo se habla de trabajo directo, indirecto e inducido, que incluye un beneficio derivado, como un efecto cascada. Alguien que obtiene una ganancia gracias al turismo luego derramará en mejoras a otro nivel, como la inversión en bienes muebles o inmuebles", explica el director de Calidad y  Servicios Turísticos de la Provincia, Marcelo Reynoso.

De acuerdo al funcionario, quien monitorea el estado de los viajeros que llegan o aún permanecen en Mendoza a través de la línea y whatsapp de Asistencia al Turista (157067038), "si no se restringía la libre circulación completamente, la esperanza estaba en el movimiento interno de turistas. Así, podía mantenerse un 30% de ocupación y era esperable que la provincia se asegurara ingresos al menos por unos cien millones, pero ahora todo cambió".

Por su parte, los hoteleros bajaron las persianas de a poco durante la semana. De hecho, más de una docena de establecimientos de 4 y 5 estrellas quedaron inactivos, y desde la Cámara Hotelera de Mendoza también hacen cuentas.

" La plaza venía al 70%, lo que a un promedio de u$s 80 la habitación permite tener una idea de las pérdidas. Muchos cumplimos la cuarentena con los últimos pasajeros pero ya nos quedamos vacíos", reseña Adrián González,  directivo de la Cámara al describir que la ocupación cayó al 5% y finalmente a cero en un par de días frente a las restricciones que culminaron con la cuarentena total hasta fin de mes.

Pese a todo, el ejecutivo admite que todo implica una negociación a la hora de analizar las pérdidas y eventualmente repartir cargas con los clientes. "No hay una política de reembolsos predeterminada. Analizamos cada caso en particular".



Te Puede Interesar