Comercio Exterior

La UIA reclama coordinación macroeconómica entre Argentina y Brasil

Por Sección Economía

La Unión Industrial Argentina planteó la necesidad de coordinar una agenda comercial y productiva y una coordinación de políticas macroeconómicas con el gobierno brasileño para fortalecer la posición de nuestro país en el comercio bilateral.

Así se resaltó en un informe realizado por el Centro de Estudios de la UIA, que cuenta con un análisis económico de Brasil, las proyecciones de su desarrollo y su vínculo con la actividad productiva argentina.

En 2018, la suba del tipo de cambio real (+68%), por de las devaluaciones del peso, llevaron al tipo de cambio bilateral de nuevo a los niveles de 2011.

El año pasado las exportaciones a Brasil crecieron 21,2%, en un contexto en el que cayeron las importaciones totales desde ese país (-12,7%), a pesar de lo cual el resultado comercial fue negativo en US$ 4.390 millones.

Esto implicó una disminución del 49% del déficit comercial respecto a 2017, cuando había alcanzado un rojo de US$ 8.662 millones.

En las últimas décadas la relación bilateral con Brasil resultó "asimétrica", explicó el trabajo, en el que se aclaró que "si bien en los últimos años han caído las exportaciones argentinas, Brasil continúa siendo el principal destino de nuestras exportaciones y por ende un factor determinante en la evolución de la economía argentina".

"La realidad para Brasil es diferente: su relativa dependencia de la economía argentina ha ido decayendo con el paso del tiempo", explicó el informe al señalar que de una participación promedio del 10,4% en la década de los 90, en los últimos cinco años (2013-2018) Argentina sólo explicó el 7,9% de las ventas externas brasileñas, y las importaciones siguieron tendencia similar.

Es que en lugar de Argentina, los países que se consagraron como los principales socios comerciales de Brasil fueron China, la Unión Europea y Estados Unidos, con participaciones del 27%, 18% y 12% en las ventas externas brasileñas en 2018, respectivamente.

En este punto, se resaltó que Argentina sólo explicó el 6% de las ventas externas brasileñas en 2018, que alcanzaron un total de US$ 239.679 millones, con un superávit de US$ 58.487 millones.

Bajo ese análisis, el trabajo planteó que "dada la importancia relativa que tiene Brasil para Argentina, resultará fundamental coordinar una agenda comercial y productiva positiva con la nueva gestión de gobierno", que asumió el 1 de enero con el presidente Jair Bolsonaro.

En tanto, dada la dependencia de la matriz comercial argentina a los ciclos brasileños, también "es clave una coordinación de políticas macroeconómicas", señaló.

Al repasar las variaciones interanuales proyectadas de la economía brasileña, la UIA consideró que el efecto de la dinamización brasileña en la economía argentina va a depender del tipo de políticas coordinadas entre ambos países.

En ese sentido, se destacó que el vecino país registrará un incremento del 5,4% de las inversiones, del 2,6% del consumo, del 10% del crédito, del 3,7% de las exportaciones, del 8,3% de las importaciones, aunque una caída del 28% de la obra pública por un plan de austeridad fiscal.

Por otra parte, el documento analizó que Argentina es el principal destino de las inversiones brasileñas en América latina, ya que Brasil concentra el 60,2% de la IED proveniente del Mercosur.

A 2017, el último dato disponible, Argentina recibió US$ 4.536 millones por parte de Brasil, lo que representó el 7,2% de las inversiones extranjeras directas totales de Brasil, y estuvieron destinadas principalmente al petróleo, cemento, minería, acero, textiles, cosméticos, bancos, alimentos y bebidas. Fuente: Télam

Te Puede Interesar