La marcha de la economía

FMI en Mendoza: dólar, elecciones y agenda de reformas

Por Federico Manrique

El representante del FMI en Argentina, Trevor Alleyne, llegó al Foro de Inversiones de Mendoza que por tercer año organiza el Consejo Empresario de Mendoza (CEM). Ante un auditorio de unos 400 empresarios y dirigentes, el funcionario de origen jamaiquino habló de fútbol y dejó para el diálogo con los periodistas definiciones más jugosas sobre dólar y tipo de cambio flotante, elecciones y la agenda de reformas estructurales, necesarias, pero que llegarán recién a partir de 2020.

"Los países miembros del FMI siempre tienen derecho a llamar al organismo para pedir ayuda para afrontar circunstancias difíciles", dijo Alleyne, para luego afirmar que "los países siempre tienen que ser dueños de los planes que proponen. Esa es la clave del éxito. Por eso, cuando el Gobierno (argentino) se acercó al FMI, el compromiso y el plan aprobado fue una señala muy clara para obtener la ayuda lograda".

Ya en diálogo con periodistas y fuera del escenario, Alleyne habló sobre el dólar y sus fluctuaciones, a lo que atribuyó directamente a la política de tipo de cambio flexible con sistemas de bandas de no intervención que aplica el Banco Central.

En cuanto a lo que viene, el representante del FMI en el país se mostró confiado en que el Banco Central tiene poder de fuego, margen para subir tasas de interés y reservas como para controlar al dólar en el caso de que sea necesario.

De todos modos, Alleyne reconoció la debilidad que tiene Argentina frente a otros mercados emergentes y el nivel alto de riesgo país como los detonantes de mayores fluctuaciones del tipo de cambio.

En cuento al apoyo del FMI, el funcionario afirmó que el organismo "trabaja con el gobierno del día", despejando así incertidumbres sobre el futuro escenario electoral y hasta la posibilidad de un eventual default argentino. "No importa quién gane las elecciones, Argentina va a seguir dentro del FMI y por eso el fondo siempre estará dispuesto a ayudar al país", afirmó.

Sin embargo, desde el FMI siguen reclamando reformas estructurales. Pese a esperar que la recuperación económica llega a partir del segundo trimestre de 2019, Alleyne dijo que para alcanzar un crecimiento real y sustentable hay que avanzar en reformas estructurales.

"Si el país quiere crecer de forma sostenible hay que avanzar en reformas estructurales", dijo aunque reconoció que ahora la urgencia es salir de la crisis, pasar el año electoral y a partir de 2020 sentarse con el futuro gobierno, con Macri o quien surja electo, a discutir una agenda de reformas estructurales.

Te Puede Interesar