Principal socio del Mercosur

Un débil crecimiento de Brasil le mete presión a Bolsonaro

Por Sección Economía

El PIB de Brasil creció 1,1% en 2018, igual que en 2017, un resultado modesto que incrementa la presión para una rápida aprobación de los ajustes y las privatizaciones con las que el presidente Jair Bolsonaro pretende dinamizar la economía.

La evaluaciones del mercado eran de un aumento del PIB de 1,2%. El año pasado había empezado con expectativas de una expansión de cerca de 3%, pero una huelga de camioneros en mayo y las incertidumbres de un año electoral las fueron reduciendo.

En el cuarto trimestre, el PIB brasileño creció apenas 0,1% en relación al trimestre anterior y 1,1% en comparación con el mismo periodo de 2017, señaló el Instituto Brasileño de Geografía y Estadística (IBGE).

"En comparación trimestral, es un resultado débil, inferior al observado a lo largo del año, tal vez por condicionantes importantes, como la elección [de octubre] (...) y el propio escenario postelectoral", con incertidumbres sobre las articulaciones en un Congreso con treinta partidos, analiza Jason Vieira, de la consultora Infinity Assets.

El Producto Interno Bruto (PIB) de la mayor economía latinoamericana sumó 6,8 billones de reales (1,86 billones de dólares, al cambio promedio de 2018).

El PIB per cápita mejoró un 0,3%, llegando a 32.747 reales (8.959 dólares).

"Acontecimientos disruptivos"

La agricultura, que en 2017 había tenido una espectacular expansión de 12,5%, se contentó en 2018 con un modesto aumento de 0,1%. La industria, que se había contraído 0,5% en 2017, tuvo en cambio una mejora, con un aumento de 0,6%, Y los servicios crecieron 1,3% (+0,5% en 2017).

El consumo de las familias aumentó 1,9% en 2018 (+1,4% en 2017). El dato en principio más alentador procede de un aumento de 4,1% de las inversiones en bienes de capital, que en 2017 habían registrado un retroceso de 2,5%.

Pero incluso en este renglón, el último trimestre marcó un retroceso (también de 2,5%) respecto al trimestre anterior y un aumento de 3% en comparación con el mismo periodo de 2017.

2018 "fue un año con acontecimientos disruptivos: la elección, la guerra comercial entre China y Estados Unidos (...) todo eso afecta la confianza del consumidor", señala Viera.

Las compras gubernamentales, en un contexto de ajustes fiscales, tuvieron un crecimiento nulo en 2018. En el periodo octubre-diciembre se contrajeron incluso 6,6% respecto al trimestre anterior y 0,7% en términos interanuales.

Los primeros datos económicos de 2019 acusan esos impactos. La tasa de desempleo volvió a crecer en el periodo noviembre 2018-enero 2019 a 12% (frente a 11,6% en octubre-diciembre), por primera vez desde agosto pasado. Hay actualmente 12,7 millones de brasileños en busca de trabajo, medio millón más que a fines de 2018.

Los desafíos de Bolsonaro y Guedes

Los mercados apostaron por la victoria electoral del ultraderechista Bolsonaro con la expectativa de que los ajustes y las privatizaciones prometidas por su ministro de Economía, Paulo Guedes, afiancen el despegue de la economía después de dos años de recesión (-3,5% en 2015 y -3,3% en 2016, según datos corregidos).

Pero esas reformas deberán pasar aún por la aprobación del Congreso y deberían demorar en surtir efecto, según los analistas, que ven además con cierta preocupación las crisis y las polémicas en las que el gobierno se vio sumido en sus dos primeros meses en funciones.

Esos factores contribuyeron a reducir las proyecciones de crecimiento para este año, de 2,64% en diciembre a 2,48% en la última encuesta Focus de expectativas de mercados del Banco Central.

"La presión vuelve ahora sobre el gobierno y los parlamentarios", para aprobar la reforma de las jubilaciones, dice Jason Vieira. Pese a los plazos, "se hubiese una señal de que el proceso está en marcha, se reflejaría en la confianza", añade.

También habrá más presión para que el Banco Central recorte su tasa de referencia, actualmente en su mínimo histórico de 6,5%, pero el economista cree que el riesgo es grande de que un estancamiento de las reformas genere presiones inflacionarias. Fuente: AFP

Te Puede Interesar