Vitivinicultura

Ante la crisis del vino, hay que exportar lo que sea y como sea

Por Federico Manrique

"Al tener un consumo por debajo de los 20 litros per cápita y cayendo en Argentina, el consumo interno de vinos no llega a los 1.000 millones de litros anuales cuando estamos produciendo mucha más cantidad que eso. Estamos produciendo mucho más vino y uvas de las que consumimos por lo que no nos queda otra opción que salir a exportar esos excedentes porque si quedan en el país no es bueno para nadie", afirma José Bartolucci, presidente de la Cámara Argentina de Exportadores y Comercializadores de Vinos a Granel, entidad que se presentó oficialmente esta semana en ProMendoza, ya es parte de la Corporación Vitivinícola Argentina (Coviar) y se propone empezar a trabajar con el objetivo de llegar a los 350 a 400 millones de litros exportados al año. Hoy en los primeros diez meses de 2018 el país exportó vinos a granel por un poco más de 74 millones de litros. El crecimiento es exponencial, pero recién vemos el germen de algo que tiene que consolidarse en el tiempo.

El negocio del vino argentino tal y como lo conocíamos cambió. La feroz crisis de consumo en el mercado interno, donde va a parar el 75% del volumen total de los vinos que se producen en el país, augura una fuerte crisis de excedentes sino se avanza fuerte en la apertura de nuevos mercados. Hay que exportar y ya no importa si es vinos o mosto, fraccionado o a granel, espumantes o tranquilos. Hay que exportar todo lo que se pueda sino habrá una fuerte crisis de excedentes con caída de precios tanto para el vino como la uva.

Con esa idea es que nace Cámara Argentina de Exportadores y Comercializadores de Vinos a Granel, que se suma al universo institucional que segmenta el mundo del vino. La Cámara está presidida por José Bartolucci e integra a 52 empresas que dan trabajo a 5.000 personas y engloba a 83 plantas industriales ubicadas en las principales zonas vitivinícolas de Argentina.

José Bartolucci, presidente de la Cámara de Exportadores y Comercializadores de Vinos a Granel.

Hoy el vino a granel llega a 27 destinos, pero solo representa el 1,4% del comercio mundial de vinos a granel, una participación extremadamente baja para el quinto mayor productor mundial de uvas.

La caída del consumo interno de vinos, que en 2018 perforará los 20 litros per cápita, la marca histórica más baja desde que hay registros (1970), hace que el negocio del vino tenga que mirar hacia el exterior.

Ahora salir al mundo tampoco es fácil. Más con el bagaje que tiene Argentina como país exportador.

Como fortaleza está el reconocimiento que tiene en el mundo el vino argentino y su calidad. En contra juega la inestabilidad macro económica, los vaivenes del tipo de cambio y las reglas de juego para exportar, la presión impositiva y los altos costos logísticos potenciados con los altos aranceles que tiene que pagar la producción argentina exportable frente a competidores como Chile.

Te Puede Interesar