Sin consenso

La presión de los transportistas echó por tierra la posibilidad de crear una tasa para arreglar rutas

Si bien el diputado Claudio Díaz había propuesto un artículo en el presupuesto para cobrar más de impuesto Automotor y destinar esos fondos a mantenimiento, el Ejecutivo le bajó el pulgar. Pensaba recaudar $120 millones anuales.

Por Leandro Abraham

La iniciativa propuesta por el diputado Claudio Díaz de generar una nueva tasa en el impuesto automotor para recaudar dinero y destinarlo a la reparación de rutas y calles provinciales finalmente no tendrá lugar. Es que la presión de los empresarios transportistas fue más fuerte que la decisión política, por lo que la iniciativa quedará en la nada.

Sucede que si bien el gobernador Francisco Pérez le había dado luz verde a esta idea “siempre y cuando los fondos sólo se destinen para arreglos y no para gastos corrientes”, la larga listas de empresarios de Transporte que hicieron públicas sus quejas provocó que el Ejecutivo diera marcha atrás y la idea ni siquiera llegará a ser tratada en la Casa de las Leyes.

El nuevo impuesto para construir rutas y reparar las existentes no verá la luz.

Sobre esto, según explicó el diputado Claudio Díaz (autor del proyecto) a este medio, “las presiones de los empresarios transportistas, principalmente desde Aprocam (Camioneros) hicieron imposible seguir adelante con esta idea. Es ilógico porque los camiones son los que más rompen, pero los que menos quieren pagar”, se quejó el legislador.

Además, si bien Díaz focalizó su bronca por la imposibilidad de crear esta nueva tasa en los empresarios, también aseguró que el Ejecutivo (con quien comparte partido político) “no tuvo la decisión política adecuada para sancionar esta tasa”.

De esta manera, y si bien la idea del legislador peronista había sido bien recibida por muchos conductores mendocinos y, sobre todo, por los funcionarios y trabajadores de la dirección provincial de Vialidad, finalmente este impuesto no verá la luz del día y el organismo encargado de reparar las calles y rutas provinciales deberá conformarse con un presupuesto apenas superior que el de este año en 2014.

¿En qué consistía el proyecto?

La idea del diputado Claudio Díaz era la de crear una nueva tasa provincial, a pagarse junto con el impuesto Automotor, cuya recaudación estimaba en $120 millones anuales y sería destinada únicamente a la reparación de calles y rutas.

Según había declarado en esa oportunidad Díaz a este medio, la idea era generar una especie de “peaje encubierto”, ya que teniendo en cuenta que la diagramación de las rutas de Mendoza no permite cobrar esta tasa en el ingreso a la Ciudad (como sucede en otros sitios) esta iniciativa ayudaría a levantar la recaudación.

En cuanto a los números la iniciativa del diputado detallaba que el monto a pagar por cada conductor estaría atado al precio de la nafta súper de YPF (hoy unos $8 por litro). Así, un vehículo con 5 años de antigüedad iba a pagar 2 litros de nafta por mes ($16), mientras que uno cero kilómetro, 4 litros ($32,) y uno con 10 años sólo 1 litro ($8). En tanto, las motos no pagarían esta tasa y el transporte de carga pagaría entre 5 y 10 litros de nafta mensuales por camión, algo que provocó la bronca de los empresarios.

Es que si bien cada camión con 5 años de antigüedad pagaría sólo 5 litros de nafta por mes ($40) y uno cero kilómetro 10 litros ($80), desde ese sector aseguraron que la presión fiscal sobre su negocio ya es excesiva y rechazaron totalmente la idea.

Te Puede Interesar