Revelaciones

James Cameron sobre el Titán: "No me hubiera subido"

Tras realizar más de 30 expediciones a los restos del transatlántico, James Cameron habló sobre los hallazgos de restos del submarino Titán y fue muy crítico.

El director de cine James Cameron, reconocido por su película icónica Titanic, dejó al descubierto sus pensamientos más profundos luego de la reciente tragedia del submarino Titán. El cineasta recordó a la BBC sus más de 30 inmersiones a los restos del legendario transatlántico y señaló una profunda preocupación por lo ocurrido.

La noticia de la desaparición del sumergible llegó a Cameron mientras se encontraba en un barco. No fue hasta el día siguiente que supo de la tragedia. El cineasta confesó que, al enterarse de que el Titán había perdido la navegación y las comunicaciones simultáneamente, su instinto le indicó que algo terrible había sucedido. "Sentí en los huesos lo que había ocurrido. El fracaso de todos los sistemas electrónicos del sumergible al mismo tiempo indicaba que ya no había esperanza", afirmó Cameron.

https://twitter.com/ABC/status/1671965549381689533

Qué pasó con el Titán

El Titán se encontraba llevando a cinco personas en una expedición para visitar los restos del Titanic, ubicados en las profundidades del Atlántico Norte, a unos 4.000 metros bajo el agua. Ante la pérdida de comunicación y navegación, Cameron rápidamente imaginó lo peor, especulando sobre la posibilidad de una implosión catastrófica debido a la gravedad de los problemas simultáneos.

La Guardia Costera de Estados Unidos informó que se detectó una anomalía acústica consistente con una implosión poco después de que el Titán perdiera contacto con la superficie. Esta información llevó a restringir la zona de búsqueda en base a dicha evidencia. Mientras tanto, Cameron se vio inmerso en lo que él describió como una "pesadilla prolongada", con rumores y especulaciones sobre golpes y problemas de suministro de oxígeno. Finalmente, el sumergible fue encontrado en la última posición y profundidad conocida, gracias a un vehículo submarino teledirigido desplegado el jueves.

El director de cine también reflexionó sobre la ironía de esta tragedia, comparándola con el famoso naufragio del Titanic en 1912. Para Cameron, esto evidencia una vez más la importancia de tomar en serio las advertencias y no repetir los errores del pasado. Reveló que algunos miembros de la comunidad de exploración submarina habían expresado preocupaciones sobre las operaciones de la empresa responsable del Titán, OceanGate. Incluso se habían enviado advertencias por escrito, destacando los posibles resultados negativos de su enfoque experimental.

En cuanto a su propia perspectiva, Cameron admitió que no habría subido a bordo de ese sumergible y enfatizó la importancia de estar plenamente informado sobre los riesgos antes de aventurarse en el sitio del naufragio del Titanic. Lamentó que, en pleno siglo XXI, aún ocurran tragedias evitables y señaló que los últimos 60 años han demostrado que es posible explorar las profundidades marinas sin pérdidas de vidas humanas.

Con información de la BBC

Te Puede Interesar