miércoles 27 jul 2022
Opinión

Renuncia de Guzmán: La oportunidad de la crisis

La renuncia anunciada, pero a la vez intempestiva, del Ministro Guzmán genera una nueva crisis el Gobierno

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a Sitio Andino. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
Por Marcelo López Álvarez 2 de julio de 2022 - 21:14

Si algo que no existe en la Argentina son los fines de semana noticioso. La renuncia de Martín Guzmán presentada al Presidente, Alberto Fernández , mientras hablaba la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner no es nada a lo que los argentinos no estemos acostumbrados en la economía, algo así como Vivir con el Jesús en la Boca, para usar gráficas religiosas de nuestras abuelas en una semana muy papal.

Primero que nada despejar muchas cosas que se escucharon en las últimas tres o cuatro horas. Es una falacia que la presentación de Cristina Fernández de Kirchner haya desencadenado la renuncia del Ministro. En todo caso le dio marco a una chiquilinería política de uno de los ministros preferidos del Presidente que complementa la del otro preferido, Matías Kulfas, que se fue casi con los mismos modales infantiles y tratando de armar una operación periodística de un nivel pauperrimo.

Está claro, en el escenario político, que la renuncia estaba pensada por lo menos hace varias horas. Más allá de los formalismos de trabajo de las últimas horas por parte del ministro, los datos del INDEC sobre la salarios, la presión sobre el dólar y la reunión del viernes en la siesta entre Guzmán y Marco Lavagna confirmándole, este último, al ex ministro que el número de inflación de Junio será alto terminaron de sellar la suerte y destino de Guzmán.

Guzmán se termina retirando por la puerta de atrás cuando podría haber salido con un curriculum impecable. Dejo pasar el momento de su retiro (que estaba pensado desde el primer día para el cierre de las negociaciones de la deuda) envuelto en la interna que nació en el oficialismo el mismo día que se cerró el acuerdo con el Fondo.

La profusión de rumores sobre la salida de Sergio Masa de diputados fueron solo un dato más en el mundillo político y la posibilidad de una de reforma más amplia del gabinete que recobró fuerza en las últimas horas.

En la tarde del domingo el presidente daría a conocer el reemplazante de Guzmán y quizás una reforma más profunda en un albertismo que ha quedado circunscripto ahora solamente a las áreas de Cancillería y de los despachos de la Rosada. Lo que parece cierto (y es uno de los enojos profundos de los colaboradores más cercanos de Alberto Fernández) es que al presidente en estas circunstancias le será imposible colocar en ese lugar clave un hombre cien por ciento de su riñón. El mismo Guzmán le marcó la cancha a su jefe político al recomendarle, en la carta de renuncia, que coloque en su lugar a alguien que maneje todos los resortes de la política económica, frase que parece definir a alguien que responda directamente al nuevo tándem fuerte del Frente de Todos (CFK-Massa) o directamente al presidente de Diputados.

image.png
De salida. Después de días de rumores y desmentidas llegó la renuncia del Ministro de Economía Martín Guzmán.

De salida. Después de días de rumores y desmentidas llegó la renuncia del Ministro de Economía Martín Guzmán.

El enojo de los cercanos al presidente parte de la actitud de Guzmán que dejó al presidente sin margen político para dar cierta demostración de poder y elegir al sucesor sin generar un nuevo quiebre (quizás definitivo) en el Frente.

Qué viene a partir de ahora. Solo se podrá saber a partir de la tarde del domingo cuando se anunciaría el nuevo Ministro, no hay mucho margen (a pesar del feriado en EE.UU) para que el lunes abran los mercados locales sin ministro conocido.

El nombre elegido dará varias pistas. Primera, si se seguirá la hoja de ruta trazada en el acuerdo con el Fondo (se podrán buscar pistas en el futuro de Sergio Chodos cuya situación no depende del Gobierno nacional directamente sino del Directorio del Fondo ante quien debe presentar su renuncia y este aceptarla ). Segunda, cómo queda balanceado el poder dentro del Frente de Todos, más allá de que es una certeza que el binomio del presidente de Diputados y la presidenta del Senado ha ganado varios cuerpos de poder dentro del esquema del oficialismo y tercera cuál es la idea de quien llegue para los dos o tres grandes males de la economía argentina hoy y sobre los cuales volvió la vicepresidenta en la tarde del sábado. La inflación, que es lo mismo que discutir cómo se reparte el crecimiento que está teniendo la economía argentina y CFK y Massa es el enorme problema del país y que según ellos Guzmán nunca entendió.

De las crisis se sale por arriba y el Gobierno de Alberto Fernández está con la posibilidad de (ante la adversidad) relanzar el Gobierno. Algo de lo que se viene hablando desde hace por lo menos 60 días y que ante el “fracaso” de los ministros del Presidente deja la puerta abierta para una reestructuración mayor.

Por allí se dice que el Gobierno que solucione la inflación se queda en el poder 50 años, el que no lo logre se va en 4. Al oficialismo la crisis le abrió una nueva oportunidad. Será capaz de tomarla. La primera medida sería algo de lo que hasta la hora del cierre de esta nota no se habla; una reunión cara a cara entre Alberto Fernandez, Cristina Fernández de Kirchner y Sergio Massa

Te Puede Interesar