Tendencia

Fiebre por el oro: un precio récord disparó la inversión en Mendoza

Durante diez días, muchos mendocinos buscaron invertir en oro o vender sus joyas. En ese lapso, el precio subió más del 7%. Los montos y objetos transados.

Por Miguel Ángel Flores

Hacerse de dinero extra para invertir o "tapar un agujero" cuando arrecia la recesión económica. O simplemente buscar un refugio para pesos que cada vez duran menos. Incentivos que en los últimos días movilizaron algún tipo de inversión entre muchos mendocinos alrededor de un activo que recupera brillo: el oro.

Por momentos, la búsqueda de resguardo de capital le cedió el lugar a la necesidad de liquidez forzada por la recesión. Como cada vez que un bien se encarece, muchos se lanzaron a vender "las joyas de la abuela", de relojes hasta collares o cualquier otro tipo de alhaja, atraídos por la presencia de una marca nacional en un hotel céntrico de la Ciudad.

"Al margen del momento económico, mucha gente se inclina por resguardarse en oro porque al ser un metal precioso no se devalúa. Uno puede tenerlo guardado en casa o en el banco, y va incrementando su valor cada año. Por ejemplo, en los '90 el precio del gramo era 5 mil pesos o dólares, y hoy, más de 30 años después, cotiza a más de 80 mil, lo que demuestra que la ganancia, siempre pensando a largo plazo, es brutal", señaló Francisco Naranjo, tasador de la casa Leiva Joyas.

La cadena, con un local en Mendoza, trajo a su equipo por segunda vez en pocos meses a un conocido hotel céntrico como parte de una suerte de "gira" por todo el país. Y por allí desfilaron miles de mendocinos interesados en vender sus piezas de oro, o por el contrario, en invertir. Y no fueron pocos los que aprovecharon la ocasión para llevarse su pequeño lingote.

oro
El precio del oro no para de subir y atrae como alternativa de inversión

El precio del oro no para de subir y atrae como alternativa de inversión

Oro por oro: montos y el canje como opción

Claro que, lejos de la imagen que nos devuelve el cine de los lustrosos y pesados barrotes, hoy por hoy el oro se vende en otro tamaño que poco llama la atención. Para darse una idea, tiene el tamaño del chip de una tarjeta de teléfono celular, lo que en cierto modo da más seguridad al portarlo.

compra venta oro, leiva joyas.jpg

Para tener en cuenta: su piso hasta el viernes 12 había alcanzado $86.000 por gramo de 24 kilates. Pero hay otros cuatro formatos: el mini-lingote de 5 gramos (casi $430.000), de 10 grs ($857.000), 20 grs (más de $1,7 millón) y un máximo de 50 gramos, que ésta semana alcanzó a rozar los $4,3 millones.

Con ese panorama, muchos mendocinos parecían dispuestos a transar objetos de valor. Entre ellos estaba Federico (28) con anillos y algo más. Y una noción de adónde destinar el dinero de una eventual venta.

El jóven, en pleno plan de mudanza con su pareja, reconoció que "aunque no tengo idea del precio, quiero aprovechar porque estaban guardados en un cajón. Depende de lo que me paguen, pero con esa plata quizá cruce a Chile a comprar algunos muebles que allá cuestan la mitad".

Otros preferían mantenerse en reserva. Como José (60), que sólo se limitó a admitir su propósito de invertir algún dinero en el cotizado metal.

El rango de montos, según los que están en el negocio, fue amplio. Y habla de lo diverso del perfil y poder adquisitivo de los mendocinos: operaciones que llegaron a un mínimo de u$d 5 y alcanzaron hasta u$d 12.000. En el medio, compras que oscilaron entre los $20.000 y $30.000.

También asoma un fenómeno peculiar: el trueque o canje de piezas antiguas por oro fraccionado "contante y sonante".

"Se está usando mucho últimamente. Es la elección del tenedor de un reloj, cadena o pulsera sin usar, que decide cambiarlo por un lingote de hasta 50 gramos que le da una pequeña ganancia aunque permanezca en un cajón", resumió Naranjo.

Te Puede Interesar