Conflicto vitivinícola

FeCoVitA denuncia penalmente al directorio del Nación

FeCoVitA presentó una denuncia penal contra el directorio del banco por trabar el financiamiento para la cosecha y acarreo. Más de 5000 productores en riesgo. La respuesta del Nación

La polémica e inquietud que rodea desde hace meses a la Federación de Cooperativas Vitivinícolas Argentinas (FeCoVitA) por los ataques que viene sufriendo por un grupo privado español y la conexión local compuesta por ex funcionarios públicos parece no tener fin.

En un nuevo capítulo la entidad cooperativa acaba de denunciar penalmente al directorio saliente del Banco Nación. La presentación judicial pide se investigue la conducta del directorio y los síndicos del banco estatal por la no renovación de la calificación crediticia de la cooperativa vitivinícola lo que repercute en todo el financiamiento y principalmente en esta época del año en los fondos para el financiamiento de las líneas de cosecha y acarreo que la cooperativa pone a disposición de los productores asociados.

El conflicto con el banco estatal viene de meses ya que en agosto le negó a la Federación “por cuestiones técnicas” 15,6 millones de dólares lo que en aquel momento desató un vendaval de rumores sobre la salud financiera de entidad que concentra el 30% del mercado nacional de vinos.

El conflicto con el Nación es un coletazo de las denuncias y acusaciones cruzadas entre FeCoVitA y la empresa Iberte, por contratos firmados en gestiones anteriores y que ambas partes se acusan de no cumplir.

El conflicto escaló hasta que los españoles/argentinos pidieron ante la Justicia la quiebra de la Federación que fue lo que generó los primeros reparos del Nación a actualizar la calificación y renovar las líneas de crédito.

image.png
El conflicto entre FeCoVitA y el Banco Nación pone en riesgo el financiamiento para la cosecha y acarreo de casi 5000 productores.

El conflicto entre FeCoVitA y el Banco Nación pone en riesgo el financiamiento para la cosecha y acarreo de casi 5000 productores.

Desde FeCoVitA sostienen que el Banco Nación a pesar de que la Justicia desestimó y rechazó la quiebra de la cooperativa no se han modificado los criterios y le siguen trabando los créditos y los fondos necesarios por lo que llegó la denuncia para que se investigue el comportamiento del directorio saliente del banco.

El conflicto de FeCoVitA con la empresa española por sus contratos está hoy a resolución del Tribunal Arbitral de la Bolsa de Comercio de Buenos Aires,

En el escrito judicial presentado contra él Nación la cooperativa asegura que trabaja desde hace dos décadas con el banco estatal y la actitud de este pone en riesgo la producción de más de 5000 productores de uva mendocinos que no podrán financiar la cosecha y el acarreo a bodega de su producción como lo hacían habitualmente a través de la entidad cooperativa

El escrito judicial asegura que hubo lobby empresarial privados con las autoridades del Nación para que se paralizarán las carpetas y los alcanzados por la denuncia son la presidenta del Banco Nación, Silvina Batakis; el vicepresidente, Carlos Caserio. A los que se suman los directores, José Miguel Ballesteros, Martín Miguel Di Bella, Cecilia Carmen Fernández Bugna, Julia Strada, Martín Miguel Ferré, Raúl Alberto Garré, Ángel Francisco Mercado, Martín Miguel Pollera y también el síndico titular, Marcelo Costa.

En tanto esta mañana desde el Banco Nación emitieron un comunicado asegurando que "el diferimiento de la calificación crediticia se debe a que, en la provincia de Mendoza, se dio inicio a dos pedidos de quiebra de FECOVITA vinculados con una deuda privada que la firma mantendría, circunstancias que, posteriormente, fueron informadas por parte de los directivos de la empresa.

Con posterioridad, se tomó conocimiento de una causa judicial iniciada en el fuero penal en contra de los directivos y síndicos de FECOVITA, relacionadas con la integridad de los estados contables de la firma.

Por dichos motivos, el Banco Nación, de acuerdo con su normativa interna, no la recalificó para el otorgamiento de nuevos créditos".

Por las razones expuestas, no ha habido un corte intempestivo del crédito, sino que causas ajenas a su voluntad impiden determinar con certeza los estados contables y el nivel de solvencia de la firma, cuestionada en ambos procesos judiciales han hecho necesario diferir su calificación, cómo mencionamos anteriormente.

Asimismo, el Banco no se encuentra compelido a brindar asistencia financiera, no resultando ello una obligación jurídica ni un deber hacia la empresa solicitante, sino que debe ajustarse, no sólo a los estados contables sino a circunstancias que puedan poner en riesgo el recupero de los créditos otorgados".

El Banco también asegura que siempre ha estado a diosposición de las autoridades de la cooperativa para seguir trabajando y encontrar solución a la delicada situación.

Te Puede Interesar