Incrementos

Epre aprobó nuevas tarifas de electricidad para invierno: cuánto habrá que pagar

Las determinan los mayores ingresos que avaló el Ente Provincial Regulador Eléctrico a distribuidoras. Los topes a subsidios y las tarifas desde agosto.

Por Miguel Ángel Flores

Luego del tope a los subsidios dispuesto por la Nación, el Epre (Ente Provincial Regulador Eléctrico) definió cuánto subirán las tarifas de la electricidad en Mendoza durante el invierno. Corresponde al VAD (Valor Agregado de Distribución), es decir, el ítem que determina el ingreso de las distribuidoras y se sentirá en las facturas a pagar hasta el mes de agosto.

Por lo pronto, desde el 1 de junio el VAD se ajusta 45% respecto de mayo. Tiene un impacto del 25,7% en el monto facturado a los usuarios, que trepa al 30% con la actualización de costos de abastecimiento autorizados por la Secretaría de Energía de la Nación.

Mientras tanto, en julio volverá a subir, esta vez 30% también en relación a mayo. Y para agosto está previsto aplicar otro 25%.

Para aprobar los nuevos Cuadros Tarifarios a las empresas prestadoras del servicio hasta el 30 de junio, el Epre les reconoce la variación en los llamados "Costos Propios de Distribución" y también "Gastos de Comercialización". Con todo, definió las tarifas en base al VADRUF (VAD a usuario final) que se facturarán en los consumos medidos hasta el 30 de junio.

Queda pendiente la estimación del impacto en facturas de los ajustes en los próximos 2 meses, que el área técnica del ente regulador todavía no mide.

"Hay que esperar la decisión del Gobierno nacional sobre las futuras actualizaciones de costos de abastecimiento, porque se tiene en cuenta en el cálculo", indicaron desde el Epre, al confirmar que recién se darán a conocer en el transcurso de julio y agosto.

Cuánto se encarece la electricidad en invierno

La decisión se da en un contexto en el que el rumbo de la política energética nacional resulta determinante para la prestación del servicio eléctrico en Mendoza. Particularmente a partir del recorte de subsidios adoptado a principios de junio por la Secretaría de Energía.

En resumen, la energía seguirá subsidiada en un 20% durante el invierno. Así, el costo unitario de $71.411 por megavatio se reduce a $57.214.

Según advirtió Raúl Stasi, gerente general de Edestesa (Empresa Distribuidora de Electricidad del Este S.A.) "hay que tener en cuenta que existe un subsidio general. los usuarios tendrán que tener muy en cuenta no superar los topes de consumo para conservar los subsidios según el nivel, porque en algunos casos las facturas se pueden hasta cuadruplicar".

En ejemplos concretos, un consumidor del segmento N-1 (altos ingresos) según la segmentación de subsidios heredada del año 2023, paga una factura con 0 subsidio, la tarifa plena. A números actuales, $57.214 por costo de energía abastecida, sin contar el VAD o costo de distribución.

¿Qué pasará con las tarifas para usuarios N-2, de menores ingresos?

Hasta ahora, abonaban $2.900 por un consumo de hasta 1.000 kw/hora. En adelante, ese valor trepa a $16.000 siempre que no superen un tope de 350 kw mensuales.

Si eso ocurre, habrá un salto considerable: pasarán a pagar $57 mil. Es decir, sus facturas pueden multiplicarse por 3,5.

En tanto, a los N-3 (ingresos medios, o hasta $1,8 millón mensual por grupo familiar), que tenían un tope de 400 kw/mes, se les reduce a 250. Hasta ese umbral, abonarán $25.000 "aunque es probable que lo superen y deban afrontar la diferencia", aclara Stasi, que puede llegar a ser más del doble de ese monto.

anexo (11).pdf

Las tarifas desde agosto

Mientras tanto, las distribuidoras eléctricas ya se proyectan a la actualización para el resto del segundo semestre.

Para eso, esperan superar la audiencia pública que el Epre fijó para el 5 de julio. Allí se tratarán los estudios de costos para la "readecuación" de las tarifas por inflación a partir de la RTI (Revisión Tarifaria Integral) que fija la nueva estructura cada 5 años, la última vez en julio del 2023.

"Todas las empresas se rigen por una fórmula polinómica de estructura de costos que pondera la dispersión de las redes y el costo de prestación por usuario y toma los índices oficiales. No es fácil determinarlo, pero al menos debería reconocerse la inflación acumulada este año. También hay que considerar que tenemos insumos importados y dolarizados, como pasa con los transformadores, y la devaluación gradual ha tenido su impacto", adelantó Stasi sobre la actualización trimestral y lo que se determine en la próxima audiencia, que es de carácter anual.

En ese marco, algo importante a tener en cuenta. Durante los próximos 60 días seguirá vigente el RASE (Registro de Acceso a los Subsidios Energéticos) que categoriza los niveles de usuarios N-1, N-2 y N-3.

Desde agosto, los beneficiarios deberán volver a inscribirse y solicitar la ayuda que amortigua el valor de las tarifas.

Te Puede Interesar