Demora

Monóxido de carbono: Godoy Cruz hará cumplir una ordenanza "traspapelada"

La Municipalidad se tardó tres años en reglamentar una norma para evitar intoxicaciones por monóxido. Aseguran que la demora fue por un "error involuntario".

Por Cecilia Zabala

Todas las viviendas que se estén construyendo y las que se construyan de ahora en adelante en Godoy Cruz deberán tener un elemento esencial para evitar riesgos de intoxicación por monóxido de carbono. Esto es a partir de una ordenanza que dormía en los cajones de la Municipalidad, pero con la cantidad de casos registrados en las últimas semanas, se encendieron las luces de alarma por la falta de exigencia de colocación de detectores en las viviendas del departamento.

La ordenanza impulsada por el concejal del PJ, Martín González, en 2018, fue aprobada en 2020 por unanimidad, incluso con aportes hechos por Cambia Mendoza, sin embargo se "traspapeló" y el Poder Ejecutivo nunca la publicó en el Boletín Oficial. Tras el reclamo vía pedido de informes por parte del bloque opositor, este miércoles fue oficializada.

Así, la ordenanza 7031se publicó hoy en el Boletín Oficial, con fecha del 6 de junio de 2020, con la firma del intendente Tadeo García Zalazar. Por lo que desde la fecha se empezará a exigir a todas las viviendas unifamiliares o colectivas, la colocación de instalación de dispositivos debidamente homologados de detección y medida de monóxido de carbono y gas, que dispongan alarma acústica y luminosa en cada ambiente que cuente con bocas de conexión de red de gas natural.

Concejal Martín González, Godoy Cruz.

Por lo tanto, "las construcciones sólo recibirán Certificado de Final de Obra y Certificado de Habitabilidad si cada unidad cumple con lo establecido", resalta la norma.

La medida cobra relevancia en días en los que en la Provincia de Mendoza se han registrado varias muertes e intoxicaciones por monóxido de carbono. Además, a partir de esta iniciativa se impulsaron dos proyectos de ley nivel provincial, uno impulsado por el peronista Bruno Ceschín y otro por el PRO Rolando Baldasso, aunque ambos esperan ser tratados.

"El objetivo de la ordenanza es establecer la obligatoriedad de instalar detectores de gas y monóxido. Que sea un requisito para que la Municipalidad otorgue el certificado de habitabilidad y final de obra, tanto para privadas como públicas (del Instituto Provincial de la Vivienda) en cada una de las tomas de las casas. En principio lo habíamos planteado para obras privadas, pero fue un aporte de Cambia Mendoza extenderlo", explicó González a Sitio Andino.

El tratamiento del proyecto se demoró dos años, por lo que se aprobó recién en 2020. "Hace unos días presentamos un pedido de informes porque no se había publicado en el Boletín Oficial, y nos aseguraron que se debió a un ´error involuntario´", explicó el concejal.

Sin título.png

El proyecto para prevenir intoxicaciones con monóxido de carbono

"Se busca tratar de prevenir intoxicaciones, no soluciona el problema, pero apuntamos a que se implementen herramientas para evitarlas", destacó González.

"El costo de estos artefactos es mínimo y no se especifica ninguno en concreto, solo se exige que esté homologado por algún organismo oficial; puede ser a batería o conectado a la corriente, y tiene que emitir alerta lumínica y sonora", explicó el concejal godoycruceño.

"Se considera urgente la instalación de sensores que permitan monitorear la presencia de monóxido de carbono en el aire de las viviendas dependientes del ejido municipal, para prevenir hechos graves... debido a las bajas temperaturas en determinadas épocas del año, resulta necesario tener las viviendas calefaccionadas, pero para ello las estufas deben estar en condiciones de ser encendidas, y así evitar poner en riesgo la vida de los habitantes", señala la norma firmada por García Zalazar.

Además, sostiene que "es necesario tomar conciencia y realizar campañas de concientización sobre los peligros del monóxido de carbono, recomendando artefactos de calefacción adecuados y ventilación permanente en los ambientes, para evitar las intoxicaciones".

Según estadísticas nacionales, por año se presentan 600 casos de intoxicación por monóxido de carbono, mientras que 70 son las personas que mueren envenenadas por esta causa siendo el 75% de los accidentes fatales, por mal funcionamiento de los artefactos o el uso indebido de cocinas y hornos para calentar las habitaciones. Según estadísticas nacionales, por año se presentan 600 casos de intoxicación por monóxido de carbono, mientras que 70 son las personas que mueren envenenadas por esta causa siendo el 75% de los accidentes fatales, por mal funcionamiento de los artefactos o el uso indebido de cocinas y hornos para calentar las habitaciones.

"Los detectores constituyen la herramienta más eficaz para prevenir este tipo de sucesos ya que el monóxido de carbono es altamente peligroso y no es detectable a través de los sentidos debido a que carece de olor, sabor, color, y no irrita los ojos ni la nariz", agrega la norma.

A partir de la sanción de este instrumento legal se establecerán controles periódicos obligatorios que servirán para prevenir accidentes y mejorar el estado de las viviendas de uso familiar del ejido municipal.

¿Por qué es tan peligroso el monóxido de carbono?

El monóxido de carbono puede producirse cuando el gas (natural o de garrafa), el kerosene, leña, alcohol o cualquier sustancia orgánica se quema de forma incompleta y no hay ventilación en la habitación.

Este monóxido se combina con la hemoglobina de la sangre, con una afinidad 250 veces mayor que con el oxígeno, por esto se forma una carboxihemoglobina, que impide la circulación de oxígeno en las células provocando la hipoxia de los tejidos.

Por sus características fisicoquímicas es llamado el asesino silencioso, utiliza múltiples mecanismos de toxicidad que explican sus potenciales efectos adversos en la salud humana.

Te Puede Interesar