Life hack

Jardinería: cómo cuidar tu potus, la guía definitiva

Descubre los secretos de la jardinería para mantener tu potus saludable y hermoso. Una guía detallada que abarca desde la ubicación hasta el trasplante.

Una de las plantas de interiores por excelencia es el potus (también conocido como “Poto”), sin embargo puede presentar algunas dificultades para los más inexpertos. Mantener un potus en interiores no solo embellece tu hogar, sino que también aporta frescura y vitalidad. Conoce hacks de jardinería esenciales que aseguran un desarrollo óptimo de esta planta de interior versátil.

Hack de jardinería 1: ubicación estratégica y temperatura Ideal

La ubicación adecuada es clave para el bienestar de tu potus. "Lo mejor es un espacio de tu hogar donde reciba luz de forma indirecta", aconsejan los expertos. Colócalo cerca de una ventana para que la luz del sol llegue filtrada, evitando que las hojas se quemen.

El potus prefiere temperaturas templadas y no tolera el frío extremo ni el calor excesivo. "Procurá que no esté expuesto a corrientes de aire", recomiendan, asegurando así un entorno propicio para su desarrollo.

image.png
Jardinería: cómo cuidar tu potus, la guía definitiva

Jardinería: cómo cuidar tu potus, la guía definitiva

Hack de jardinería 2: riego cauteloso y sustrato adecuado

El riego es fundamental, pero requiere equilibrio. Riega una vez a la semana o cuando la tierra esté seca. Evitá el encharcamiento y asegúrate de que el sustrato tenga buen drenaje para prevenir la pudrición de las raíces.

Para un sustrato ideal, la mezcla de turba, humus de lombriz y fibra de coco es recomendable. Conseguir un sustrato con un drenaje excelente, aireado y rico en nutrientes, es lo ideal y así asegurarse un ambiente propicio para el potus.

Características que no conocías y recomendaciones

El Epipremnum aureum, comúnmente conocido como potus o poto, es originario de Nueva Guinea, Malasia e Indonesia. Su capacidad para purificar el aire lo convierte en una elección popular para el hogar.

Para garantizar su salud, el potus requiere ambientes iluminados, pero la luz debe ser indirecta. Las pequeñas manchas amarillas en sus hojas indican una cantidad de luz adecuada, señalan los especialistas.

Aunque no es exigente, el potus necesita fertilizante. Se puede aplicar compost o humus de lombriz cada 15 días durante los meses cálidos. Respecto al trasplante, es recomendable hacerlo anualmente en primavera si las raíces asoman por los agujeros de drenaje.

Mantener un potus vibrante y saludable implica cuidados simples pero fundamentales. Ya sea ubicándolo estratégicamente, ajustando el riego o aplicando fertilizante, tu potus prosperará con dedicación y atención. Sigue estos life hacks de jardinería para disfrutar de un rincón verde en tu hogar que aporte frescura y alegría./ecologíaverde.

También te puede interesar: Jardinería: conocé las plantas de interior que no necesitan cuidados

Te Puede Interesar