Otra Vos

Bienestar, decisiones y consecuencias

Por Andrea Gianella (Andina Gian) - Columna de Bienestar.

Con tanta información circulando podemos sentirnos un poco perdidos a la hora de encontrarlo. Creo que lo importante es empezar por uno mismo. ¿Qué es para vos? ¿Lo ves? ¿Se puede comprar? ¿Dónde se siente? En definitiva, ¿cómo se construye el bienestar?

Vamos al comienzo: me gusta definirlo como una construcción individual, pero a la vez colectiva dentro de una comunidad. Es un concepto cultural flexible que cambia con el tiempo, y que en definitiva se trata de aquello que nos hace bien según nuestros valores y parámetros, tanto física como mental y emocionalmente.

Si, se puede ver en una persona cuando habla, come o duerme. Se puede pagar por él, pero no necesariamente se puede comprar(aunque lo pagues). Si así sucede, es sin garantías ni devoluciones. Quizás nos metimos en la bolsaestandarizada y creímos que eso nos haría igual de bien que a todos. Pero esperen… ¿Quiénes son todos?

Y si, se siente en el cuerpo, quien nos da la pista, pero también en la mente como traductora oficial de aquel cuerpo que la lleva. Se parece a la felicidad, madre del bienestar, fluctuante, a veces puro capricho y que está aprendiendo a hablar en su propio lenguaje. Por momentos, y ante la sordera se hace escuchar con enfermedad, ansiedad y malestar.

image.png
Andina Gian.

Andina Gian.

Y vos ¿Qué haces para estar bien?

No es igual para todos, ya que lo que a uno le hace bien para otro será algo distinto. Lo que hace unos años nos hacía tanto bien, hoy ya no. Lo que creímos bienestar era solo placer, como tal fue fugaz, inestable y dudoso.¿Es el placer parte del bienestar? Pensemos en fumar, en cualquier adicción. Hay una mezcla de deseo y dolor. Placer y daño

¿De qué está hecho el bienestar?

Como te dije, es una construcción y como tal está hecha de ladrillos: decisiones grandes, pequeñas, conscientes, inconscientes, repentinas, irresponsables, amables, llenas de fe y miedo. Y el común denominador es que todas, son propias y tienen consecuencias.

¿Qué es una decisión? ¿Qué es decidir?

Es la opción elegida, entre otras, es el resultado de un proceso por el cual formamos juicio y llegamos a una determinación. Ese proceso a veces será más consciente que otras.

En mi caso, cuando se trataba de tomar decisiones, siempre buscaba la forma de postergarlas hasta el último momento. Mil excusas eran competentes para lograrlo. Y de esta forma, cuando el tiempo no me daba más tiempo, no quedaba otra que decidir algo. Lo que sea, pero algo.

Así yo sentía, ingenua, que no estaba tomando la decisión, sino que “no me había quedado otra opción”. ¿No era que decidir implicaba elegir una opción sobre otras? Yo me corría de ese lugar y así no tendría, al menos en mi imaginación, responsabilidad alguna por mis “decisiones no decididas”.

Claro que esto no era gratuito, sentía mucho malestar porque claro, todas esas decisiones que no quise tomar traían consecuencias y estas eran de lo más incómodas.

La indecisión es una forma de tomar decisiones

Tan incómoda me sentí que empecé a observar. Y una, entre otras preguntas, tomó la posta.

Otra Vos.JPG
Andrea Gianella

Andrea Gianella

“Si tomar una decisión me incomoda, pero sé que no tomarla al final será incómodo también, ¿entonces? ¿Qué incomodidad elijo?”

La segunda opción, quizás me ayude a salir del momento, será rápido, fácil pero incómodo. La primera, en cambiolo será también, pero conoceré las consecuencias, podre pensar en ellas y seguro será más evolutivo para mí. Además, será más cuidada y podré cuidar a otros si las consecuencias de mi decisión los alcanza.

Este tema lo abordamos en el podcast de Otra vos. Podés acceder al mismo a través de este link: Otra Vos

otra vos
Decisión

Decisión

¿Qué me ayuda a la hora de tomar decisiones?

Autoconocimiento:

Explorarse a uno mismo es la forma de sabernos, sentirnos y gestionarnos. Hay prácticas como la meditación y el yoga que colaboran con esto. También podés acudir a un psicólogo, hacer journaling, ir a clases de taichi o lo que vos sientas que te puede ayudar a conocerte un poquito más.

Tomarte tiempo:

Para poder estar lo más presente que puedas en el proceso de decidir es importante que dejes de poner como excusa la falta de tiempo. Si estas a las corridas es más difícil que puedas evaluar tus opciones y conectar con lo que sí queres.

Pensá en el agua, cuando está revuelta y en movimiento es difícil ver hacia el fondo. Una vez que se queda quieta, decanta y ahí sí, vemos con más claridad en lo profundo. ¿No es lo mismo?

Integra la razón y la emoción:

No son excluyentes, todo lo contrario. Se necesitan, se complementan, y las dos son partes tuyas.

otra vos.jpg
Bienestar

Bienestar

Pedí opinión y consejo o solo una escucha activa:

Pero ojo!. No a todos, no a cualquiera. Seguro tenés a esa persona que sin juzgarte, pero con juicio y criterio podrá ayudarte. Al hablar te vas a dar cuenta de que muchas cosas cuando se quedan en tu mente se enredan.

Cuestiona:

A vos mismo y a tu entorno, a aquello que creemos como lo correcto o esperado. Volvé a la pregunta ¿Con qué incomodidad elijo lidiar hoy? La de no decidir, si es que eso es posible o la de decidir y con esto viene el último consejo.

Asumí responsabilidad y hacete cargo:

Hagas lo que hagas, hay consecuencias. En alguna medida podemos elegirlas, ¿no es eso mejor? ¿No es eso ejercer libertad? Claro que nos da vértigo, pero también nos lleva a nuestro desarrollo.

Tomar decisiones implica asumir riesgos y responsabilidades, es tomar la vida por la proa y eso nos devuelve poder y control sobre nosotros mismos.

Esas decisiones son los ladrillos que construyen tu bienestar. ¿Qué ladrillos forman tu bienestar? ¿Vas a dejar que alguien más los ponga ahí?

Andina Gian, otra vos…

Te Puede Interesar