Demandas y debate

AstraZeneca reconoce efectos secundarios en su vacuna COVID

AstraZeneca admite ante un tribunal británico la posibilidad de efectos adversos raros en su vacuna contra el COVID-19, desatando demandas y el debate global.

El laboratorio farmacéutico AstraZeneca confirmó ante un tribunal del Reino Unido la presencia de efectos secundarios poco comunes en su vacuna contra el COVID-19, según afirmaron los abogados de personas que sufrieron trombosis tras recibir la inoculación. Esta admisión se produce en el contexto de una demanda colectiva que comenzó en el país británico.

La compañía farmacéutica ya había insinuado la posibilidad de estos efectos adversos en un documento publicado en 2021, aunque ahora, frente a los tribunales, tuvo que reconocer formalmente esta posibilidad. Según informa The Telegraph, esta admisión por parte de AstraZeneca podría allanar el camino para un acuerdo de compensación que podría alcanzar hasta los 100 millones de libras esterlinas para los demandantes.

image.png
AstraZeneca reconoce efectos secundarios en su vacuna COVID

AstraZeneca reconoce efectos secundarios en su vacuna COVID

El Tribunal Superior de Justicia británico recibió 51 casos de personas que sufrieron complicaciones tras aplicarse la vacuna. Los denunciantes en su mayoría sufrieron un síndrome de trombosis con trombocitopenia, que provoca coágulos de sangre y un recuento bajo de plaquetas.

El diario The Telegraph describe que el primero que se presentó fue Jamie Scott en 2023. El hombre sufrió una lesión cerebral irreversible tras un coágulo de sangre y una hemorragia cerebral tras ser vacunado en abril de 2021. También la demanda incluyó daño moral por la manera que se avisó a su familia sobre su muerte, ya que la víctima era padre de dos niños.

Evidencia legal y debate Global acerca de la vacuna AstraZeneca

En una carta enviada a los abogados de los demandantes en mayo del año pasado, AstraZeneca había negado la relación entre la vacuna contra el Covid 19 y los casos de trombosis con trombocitopenia. Sin embargo, en documentos legales presentados ante el Tribunal Superior en febrero de este año, el laboratorio admitió que "la vacuna AZ puede, en casos muy raros, causar TTS", refiriéndose al síndrome de trombosis con trombocitopenia.

Este reconocimiento legal fue recibido con diversas reacciones. La abogada Sarah Moore, del estudio Leigh Day que representa a algunos de los demandantes, lamentó el tiempo que le llevó a AstraZeneca reconocer estos efectos secundarios, afirmando que "este hecho ha sido ampliamente aceptado por el sector clínico" desde finales de 2021.

Por su parte, AstraZeneca reiteró su compromiso con la seguridad del paciente, afirmando que "la información del producto relacionada con la vacuna se actualizó en abril de 2021 para incluir la posibilidad de efectos secundarios raros"./Cadena 3.

Te Puede Interesar