Opinión

Exportaciones: La silenciosa entrega de la soberanía y el control

Silenciosamente, Javier Milei concedió a Uruguay mejoras en sus puertos que le permitirán centralizar, aún más, el control de las exportaciones argentinas.

Por Marcelo López Álvarez

Mientras Javier Milei y sus secuaces encerrados en salones tapiados de la Casa Rosada entretienen a la sociedad y los medios con los exabruptos de redes sociales y el “equipo de comunicación” selecciona y edita las apariciones presidenciales en tv y tamiza las radiales con criterio de promo nota, el Gobierno comienza la entrega de la soberanía y el control de las exportaciones argentinas.

La semana pasada en absoluto silencio, tan absoluto que los argentinos nos enteramos por las declaraciones de un Canciller extranjero, la Canciller Diana Mondino firmó la aceptación de la Argentina del dragado del canal de acceso del puerto de Montevideo hasta los 14 metros, aumentando así el porte y carga de los barcos que pueden llegar a ese puerto para “sacar al mundo” la producción argentina.

Embed - Conferencia del ministro de Relaciones Exteriores, Omar Paganini

El sueño de incrementar el calado de su puerto por parte de las autoridades uruguayas viene de lejos y chocó con la resistencia del gobierno anterior que en su mayoría apostaba a poner en funcionamiento el Canal Magdalena para controlar soberanamente a través de territorio argentino el comercio internacional de nuestras exportaciones.

Tal idea confrontó permanentemente con los intereses uruguayos que de esta manera controlan, y cobran, por casi el 90 por ciento de las exportaciones argentinas, sino también por los lobbies de las empresas exportadoras (sobre todo las del sector agropecuario) que aprovechan esa vía obligatoria de salida para triangular exportaciones y subfacturar las mismas. Un tema del que hemos hablado infinidad de veces en Radio Andina y en este espacio de Sitio Andino.

En apenas 60 días el gobierno de Javier Milei alfombró el camino a los reclamos públicos del Uruguay y los lobbies de las cerealeras y firmó el acuerdo.

El canciller uruguayo Omar Paganini, aseguró que el dragado a 14 metros permitirá “aumentar la capacidad de cargas del puerto de Montevideo, como puerto de salida de la producción de vastas zonas, además de la de Uruguay, de Paraguay, de Bolivia, del norte argentino, del Mato Grosso brasileño, de toda la hidrovía Paraná-Paraguay”. Más claro imposible, el ministro uruguayo festeja que controlaran la salida de nuestra producción y nuestra divisas.

image.png
Diana Mondino y Omar Paganini. El canciller uruguayo agradeció a la argentina la posibilidad de controlar todas las exportaciones que salgan aguas arriba de los ríos del Argentina, Paraguay, Bolivia y Brasil

Diana Mondino y Omar Paganini. El canciller uruguayo agradeció a la argentina la posibilidad de controlar todas las exportaciones que salgan aguas arriba de los ríos del Argentina, Paraguay, Bolivia y Brasil

Exportaciones: la autopista de la triangulación y el contrabando

Ningún gobierno argentino en los últimos 30 años de desarrollo y explosión de la agricultura argentina pudo ponerle el cascabel al gato del contrabando vía Paraguay y las triangulaciones por Uruguay. Sin embargo, una cosa es no poder o no saber y otra propiciar y favorecer con las herramientas legales que permiten asfaltar esa autopista.

Una de las definiciones que más molestan a las tropas libertarias de las redes sociales y a sus jefes es la calificación de “antipatria”, sin embargo la actuación de la canciller Diana Mondino y la vía libre del presidente no hacen más que darle sustento a esa calificación.

Embed - https://publish.twitter.com/oembed?url=https://twitter.com/LuisLacallePou/status/1752804114956734541?ref_src=twsrc%5Etfw%7Ctwcamp%5Etweetembed%7Ctwterm%5E1752804114956734541%7Ctwgr%5Eed01c8b2dee70df63b3798d857c784fb7a1315fd%7Ctwcon%5Es1_&ref_url=https%3A%2F%2Fwww.lanacion.com.ar%2Fel-mundo%2Furuguay-logra-su-primer-gran-acuerdo-con-el-gobierno-de-milei-la-argentina-dio-luz-verde-para-nid01022024%2F&partner=&hide_thread=false

Las decisiones del Ejecutivo de entregar el control de las exportaciones al puerto uruguayo, sumado a otras decisiones desregulatorias que se preanuncian para los próximos días a través de un nuevo DNU del cual se habla mucho, preanuncian momentos difíciles para la cosecha de divisas por parte del Central y la economía argentina.

Vía libre para triangulaciones, caída de los pronósticos de cosecha por el intenso calor y atraso cambiario evidente con una inflación que en el primer trimestre puede cerrar cerca de los 60 puntos ( más los 25 de diciembre) trazan un cóctel peligroso para la política de acumulación de reservas que viene llevando adelante el BCRA (por ahora comprando dólares que, fundamentalmente, están saliendo de los ahorros de empresas y ciudadanos) y que espera magnificar con la cosecha y liquidación. A favor tiene el Gasoducto Nestor Kirchner que significa un ahorro de más de 5000 millones de dólares respecto al año pasado.

El escenario era ideal para cualquier mandatario, gracias a la cosecha y ahorro de energía, significarán casi 25 mil millones de dólares más respecto a 2023. Hay que ser muy libertario para chocar en ese circuito. Es lo que está haciendo este gobierno, romper en pedazos una oportunidad de oro para la Argentina.

Si a ese panorama sumamos un mercado interno que la política del gobierno destruye a paso redoblado (recordemos que el mercado interno significa tres cuartos del PIB argentino) el horizonte es un eclipse total de sol para un país que precisamente tiene al astro como el centro de su bandera.

Te Puede Interesar