Entrevista

"Con la importación nos va bien", pero necesariamente "hay que tener una pata en cada mercado"

Martín García Maglione, gerente de Freixenet, la bodega de capitales españoles, habla de la importación de espumantes “cava”, la expectativas de devaluación y la inversión que se viene.

Por Federico Manrique

Martín García Maglione desde hace 5 años está al frente de la bodega de capitales españoles Freixenet en la Argentina. Desde el principio, la empresa arrancó con el negocio de importación de los famosos espumantes “cava” españoles a la Argentina, pero con el tiempo se decidió invertir en Mendoza y compraron una bodega en Gualtallary en Tupungato con 60 hectáreas plantadas para la producción de vinos y espumantes. Desde entonces, la bodega se desarrolló en los dos mercados, tanto en el de importación de espumantes de alta gama de España a la Argentina como en la producción, venta al mercado interno y exportaciones de vinos y espumantes elaborados en Mendoza.

“La bodega se fue fortaleciendo en los dos mercados”, señala Martín García Maglione, gerente general de Freixenet, en diálogo exclusivo con SitioAndino.com

En lo que es importación, las operaciones de la empresa están concentradas en traer los tradicionales espumantes “cava” españoles a la Argentina, en una tendencia en alza como consecuencia del crecimiento económico, boom de consumo, mayor poder adquisitivo de la población nacional y suba exponencial en el consumo de espumantes en la Argentina.

Martin Garcia Maglione, gerente en argentina de la bodega Freixenet.


Mientras que en Mendoza producen y exportan vinos, con la marca “Viento Sur” para la línea de varietales, y Finca Ñ, una línea reserva formada por un Malbec 100% y un Syrah; y espumantes bajo las marcas Freixenet, Dubois y Vivace.

En Mendoza la bodega produce unos 500.000 litros, la mayoría en base a uvas propias.

SitioAndino entrevistó a Martín García Maglione para analizar el caso Freixenet, la apuesta y composición del negocio de la bodega de capitales españoles en Mendoza y la Argentina y lo que viene. Esto dijo:

-¿Cómo evoluciona el mercado interno de espumantes y en su caso la importación de “cavas” españoles a la Argentina?

-El mercado de espumantes se pobló de marcas. Hace unos años había 5 o 6 marcas y ahora son más de 30 las marcas que compiten fuerte en el mercado interno. Bodegas muy fuertes con marcas reconocidas en vinos se pasaron también a espumantes y el segmento se volvió sumamente competitivo. Igual en este mercado nosotros (Freixenet) trabajamos muy bien, por el diferencial de ser un producto importado, de ser “cava” y tener el respaldo de una marca internacional como es Freixenet.

-¿El mercado interno está permitiendo a las bodegas un mayor margen de maniobra en lo que es ventas y suba de precios?

-Los precios internos van aumentando en la medida en que te permiten hacerlo y como forma de contrarrestar la suba de costos que tenes. Pero también hay límites. El consumidor aguanta suba de precios pero llega un punto donde ya no aguanta más. Y la suba de precios de parte de las bodegas está condicionada a lo que hagan también tus competidores con los precios.

-¿Como bodega, en qué segmento de precios su ubican con los distintos productos importados y de producción nacional?

-Con los “cava” importados, estamos en el segmento de la línea media alta con $80 promedio la botella (precio de bodega). Luego en los espumantes nacionales estamos un escalón más abajo, a $50 promedio la botella. Mientras que en los vinos tranquilos, los varietales están en el segmento de $30 a $40 la botella y los varietales reserva con madera a $80.

-¿Cómo les está yendo puntualmente con los “cava” importados en el mercado interno argentino?

-En el segmento de importados nos va bien. Hay un tema de restricciones a la importación, pero a medida que van autorizando lo que ingresa lo vamos sacando y vamos cumpliendo con los envíos.


-¿Pero como bodega, puede importar espumantes?

-Nosotros exportamos más de lo que importamos. Por eso mismo vamos importando y cubriendo la demanda que tenemos en el mercado interno. Pero la idea es estar parados en los dos mercados (interno y externo), gracias a las filiales que tiene en el mundo el grupo Freixenet.

-¿Desde España, Freixenet ve con interés y potencialidad el mercado interno argentino?

-Venimos importando desde hace años, aunque es cierto también que el momento actual de España no es el mejor momento y por eso ven con optimismo lo que ofrece el mercado interno argentino. Por eso también vamos a empezar con la construcción de la segunda parte de la bodega en Mendoza, para ampliar y mejorar la parte de elaboración y son inversiones en las que el grupo desde España nos está ayudando.

-¿Cuánto están importando de España a la Argentina?

-Hoy la bodega está importando unas 80.000 cajas (de 9 litros) de espumantes “cava” de España. El consumidor reconocer la marca y el prestigio de los “cava” españoles, además que hay una comunidad española muy importante en la Argentina.



-¿Está extendida esta tendencia de importar vinos o espumantes?

-No tanto. Es obvio que el espumante “cava” sólo se produce en España y para consumirlo aquí hay que importarlo, pero por el tipo de cambio y las restricciones a las importaciones no es tan común la importación de vinos y espumantes. Se importan ciertos productos Premium que aquí no se pueden hacer. En este caso el “cava” que se hace con uvas que aquí no se producen.

-Si bien hay mucho pesimismo en el sector, hay grandes bodegas que siguen apostando por Mendoza, la vitivinicultura y las oportunidades que se abrirían una vez corregidas las distorsiones que hoy pesan sobre el sector (inflación de costos y atraso cambiario). ¿Cómo empresa que va a invertir y ampliar su capacidad de producción, apuestan a que haya cambios?

-Yo creo que las bodegas deben estar paradas con un pie en cada lado (mercado interno y externo), pero sí creo que en algún momento va a aparecer el tema devaluación y se va a avivar el negocio de la exportación, que hoy no es el mejor del mundo. Por eso hay que seguir apostando por la exportación, porque mañana con otro tipo de cambio el negocio va a pasar a ser muy bueno. Para mi es importante tener un pie en cada lado, para ir desarrollando ambos.

Te Puede Interesar