jueves 29 sep 2022
SECTOR EN CRISIS

En poco más de un año cerraron 31 estaciones de servicio en Mendoza

Así lo indica un informe nacional realizado por la confederación que nuclea a todas las entidades de empresarios estacioneros del país. La primera causa de cierre es la baja rentabilidad que está sufriendo el sector.

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a Sitio Andino. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
Por Carolina Pavón carolina_pavon@sitioandino_com_ar 12 de enero de 2013 - 22:25

De acuerdo a un relevamiento de la Confederación de Entidades del Comercio de Hidrocarburos y Afines de la República Argentina (CECHA), Mendoza es la segunda provincia del país donde se cerraron más estaciones de servicio en poco más de un año.

Para realizar el informe, CECHA tomó las estadísticas de los últimos meses del año 2011 y el 2012 completo. Del análisis de estos datos surgió que en ese tiempo cerca de 183 empresarios dejaron el negocio a nivel nacional, por problemas financieros.

“La principal situación que lleva a la caída de una estación de servicio es la poca rentabilidad. El incremento de los costos, están por encima del ingreso que tiene el negocio”, señaló a SITIO ANDINO, Guillermo Lego, gerente de CECHA.

En el ranking de las provincias donde más estaciones cerraron en poco más de un año, Buenos Aires se ubica primera con 51 locales, le sigue Mendoza con 31, Córdoba con 19, Entre Ríos con 18, San Juan con 13, Tucumán con 8, Río Negro y Capital Federal con 6, Santa Fe con 5, Misiones con 4, La Pampa con 3, Neuquén, Catamarca y Santiago del Estero con 2; y Chaco, Santa Cruz y Salta con 1.

Según lo expuesto por Lego, más allá de los números, hace años que la tendencia en el rubro es el cierre: “Entre el 2001 y hasta la fecha han cerrado cerca de 2.500 estaciones de servicio en el país”.

La situación del sector es crítica, ya que al haber menos bocas de expendio, se producen picos de demanda en otras estaciones generando el caos.

Ante este panorama, desde la Confederación se están realizando tratativas con las empresas petroleras y el Estado para que la rentabilidad sea mejor y el negocio pueda subsistir.

También desde CECHA, se está solicitando la creación de una Ley de Comercialización donde la estación de servicio no tenga que competir con las expendedoras manejadas por las propias petroleras.

“Queremos una competencia más sana, no podemos competir con la misma empresa que nos vende el producto. Que los comercios se dediquen a las ventas minoritas y que las petroleras trabajen en la expansión y explotación del sector”, manifestó el gerente de CECHA.

La bandera blanca, el último paso antes de la caída

El informe de CECHA, que está publicado en el sitio Surtidores.com.ar, indica que en un año, el único segmento del mercado que creció fue el sector de las expendedoras de bandera blanca o sin bandera. Este pasó de 653 a 733 estaciones, en su mayoría operadores de otras marcas que las petroleras no le extendieron el vínculo comercial.

Esta situación no es buena ya que las bocas blancas deben comprar el producto a distribuidores mayoristas a un precio más alto y dejan de tener garantías de abastecimiento.

“El pasar a ser una estación de bandera blanca, lamentablemente es el paso inicial al fin”, comentaron desde la Confederación.

Te Puede Interesar