miércoles 22 jun 2022

Reforma a la Ley Provincial de Educación: el debate que se viene y sus protagonistas

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a Sitio Andino. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE

La propuesta anterior a la de José Thomas- actual titular de la Dirección General de Escuelas (DGE)- cosechó en su momento el consenso de todas las partes involucradas tras casi dos años de trabajo, jornadas y debate, mucho debate. Pero no alcanzó porque ese proyecto de ley que salió victorioso de la Cámara Baja encontró su entierro en el Senado donde fue archivado.

Así, todo el trabajo realizado durante más de 18 meses fue desperdiciado y oficialismo y oposición se culparon unos a otros. Un quinquenio después, se dieron vuelta los roles y ahora el radicalismo gobierna y el peronismo es el partido opositor, en el medio, una pandemia que desnudó las falencias de un sistema educativo que se mueve a paso lento en comparación al avance tecnológico.

En este terreno, Thomas presentó un borrador de 32 páginas para someter a debate y elaborar un proyecto de ley que sirviera como marco y base para las modificaciones puntuales que fueran surgiendo. En el 2020, no se hizo lugar al intento y el siguiente estuvo copado por las elecciones: se realizaron las legislativas y las del Sindicato Unido de Trabajadores de la Educación (Sute), otra pieza fundamental en esta construcción.

Finalmente, llegó el 2022 y parece que ya no hay excusas para poner a la educación en el centro del debate, menos aún teniendo en cuenta las vicisitudes que atravesó el sistema y la comunidad educativa desde alumnos/as, padres, madres, tutores y docentes hasta la cúpula más alta del Gobierno provincial.

Sute, sobre la reforma a la Ley de Educación: "Estamos abiertos al diálogo si incluyen a los trabajadores"

Ahora, bien, en el debate que se viene, habrá dos protagonistas principales- claro que en el elenco hay más actores clave- y esos son: el titular de la DGE del gabinete de Rodolfo Suarez y la flamante secretaria general de Sute, Carina Sedano. Luego del intento fallido del 2014 y del 2020, ¿qué opinan sobre la reforma? ¿sería buena idea retomar el proyecto de ley anterior que permanece cajoneado en el Senado e introducirle las modificaciones pertinentes teniendo en cuenta el gran consenso que logró?

"Hay puntos de ese texto que tomamos, que tuvimos en cuenta. Ese proyecto de ley era completo y proponía un cambio de todo el conjunto de la normativa. Nuestra idea, en cambio, es generar una primera ley paragua, es decir, que construya el marco de la educación de los próximos años y luego avanzar en normativas particulares para cada aspecto", comenzó a explicar Thomas.

"En el proyecto del 2014 había temas que creo que hoy necesitamos discutir por separado, ir primero a lo macro y luego hacer normativas particulares para cada punto sobre lo que necesita el sistema educativo actual. Si uno mira el borrador que presentamos hay aspectos que se ven reflejados, en especial, porque la ley del 2014 se basa en la Ley Nacional de Educación al igual que nuestro texto", agregó.

El encargado de la DGE resaltó que desde el 2014 a la fecha han pasado muchas cosas por lo que no se detiene a pensar en qué impidió que la ley se aprobara en aquella ocasión. "No, ahora hay mucho para hablar, empezando por el hecho de que este borrador hace hincapié de disminuir la brecha. Creo que en la actualidad, hay más condiciones para debatir que en aquella época. Más allá de los partidos, la sociedad demanda cambios y sabemos que esta ley necesita un cambio más aún para la post pandemia", dijo.

Por su parte, Carina Sedano, secretaria general del Sute aclaró que el sindicato está abierto al diálogo con el Gobierno provincial siempre y cuando se incluya a los/as trabajadores/as en todas las instancias del debate.

"Con respecto a la reforma de la Ley Provincial de Educación, sí, creo que debemos darnos el espacio para construirla porque la actual no adhiere en muchas cosas con la Ley Nacional de Educación N°26.206 y fue sancionada en el año 2006 mientras que la nuestra es anterior a ese año. Entonces, sí hay que hacer modificaciones y adecuarla a la nacional, pero con la participación de los trabajadores/as y con debate en las escuelas", enfatizó.

"Hace un año y medio, cuando se presentó el borrador, uno de los motivos que movilizó a los trabajadores a salir a la calle fue que no hubo debate con nosotros que somos quienes luego vamos a tener que poner la ley en marcha y llevarla a cabo todos los días. Entonces, si no la analizamos y consensuamos es más difícil que la propuesta sea exitosa porque sería por imposición", agregó.

Y cerró: "Podemos pensar juntos en una nueva ley. Probablemente, hay que actualizar niveles y modalidades pero todos los trabajadores/as de la educación tienen que ser parte de todo lo que se decida. Sí, debe haber modificaciones pero ¿cuáles son los cambios reales que se están necesitando en este momento para garantizar el derecho a la educación a los estudiantes? Se habla de la calidad educativa, de inclusión pero a esas palabras, ¿cómo las concebimos? Son las palabras que repetimos asiduamente pero que pueden tener concepciones distintas entre todos. El camino es lograr el consenso como se logró en el 2014".

Te Puede Interesar