preocupación

La Argentina ya es más proteccionista que todos los países de la región juntos

Así lo indica un ranking realizado por Global Trade Alert, el organismo que sigue de cerca cada una de las medidas proteccionistas que se aplican en todos los países.

Por Sección Economía

La Argentina se convirtió en el país del mundo con mayores trabas a las importaciones, a partir de los mayores controles que aplica el Gobierno desde febrero, cuando comenzó a obligar a cada importador a presentar declaraciones juradas para lograr la autorización de sus compras.

Así surge del ranking de países con mayor cantidad de trabas al comercio internacional en vigencia realizado por Global Trade Alert, el organismo que sigue de cerca cada una de las medidas proteccionistas que se aplican en todos los países del mundo.

De acuerdo con el último relevamiento, la Argentina tiene 191 medidas vigentes, un número no sólo mayor a la de cualquier otro país, sino también superior al conjunto de las que se aplican en la región. Latinoamérica en su conjunto tiene 170 medidas vigentes, según la entidad.

El segundo país más proteccionista de la región es Brasil, con 84 disposiciones; luego le sigue México, con 23; Perú con 18; Venezuela, 11 y Colombia con 7 medidas. Paraguay y Ecuador apenas disponen de 6; Uruguay ocupa el noveno lugar con apenas 4; Bolivia y República Dominicana con 3; Chile con 2 y el último puesto lo tiene Costa Rica, que según Global Trade Alert tiene sólo 1 medida de control de las importaciones vigente.

Además de los nuevos controles, mediante los cuales todas las importaciones deben ser autorizadas por la AFIP y Comercio Interior "que deben aprobar o rechazar la Declaración Jurada Anticipada de Importación", el Gobierno continúa con la aplicación de otras disposiciones de control de las compras, como son las licencias no automáticas, las investigación y las medidas antidumping, los valores criterio, entre otras. Frecuentemente, Moreno también apela a argumentos sanitarios, como fue el caso del cierre al ingreso de libros del exterior, argumentado en que la tinta utilizada en estos ejemplares tenía un alto nivel de plomo que, según el gobierno, era contaminante.

Desde que Moreno reforzó estos controles, las importaciones comenzaron a descender bruscamente. En marzo, las compras mostraron una caída del 8% en términos interanuales, una merma que no mostraban desde 2009, año de la crisis financiera internacional. Existen faltantes de insumos y de máquinas en varios sectores y en muchos casos esta situación ya está afectando la producción.

Fuente: Cronista

Te Puede Interesar