"La ley de talles nos dará la certeza de comprar seguros por internet"

Por Walter Gazzo

Francisco Ayala es el presidente de la Cámara Argentina de la Moda (CAM), desde la entidad creada en 1905, una entidad que está celebrado los 116 años de vida y que está frente a una realidad complicada: el sector se declaró en emergencia hace casi un año y de modo individual o en conjunto sus integrantes comenzaron a pensar estrategias para salir de la crisis.

Desde la entidad impulsan varios proyectos para reactivar el sector y ayudarlo a superar los efectos que la pandemia tuvo para modistos, talleres de costura, bordado y todos los eslabones involucrados en la cadena de valor del sector.

De eso y mucho más habló Francisco Ayala con Sitio Andino:

-¿Qué tareas tiene la Cámara?

-La Cámara nació como la Unión Comercial de Sastres. En el estatuto está reglamentado todo lo que tiene que hacer en relación a su labor y tenía como misión -desde un lugar gremial lograr beneficios para el sector. Por ejemplo, las materias primas y todo lo que se necesita en esta tarea. Pero la moda ha cambiado muchísimo con los años. Entonces tenemos el deber permanente de reinterpretar lo que está pasando en la sociedad, vemos de qué manera podemos darle vitalidad a la moda en la Argentina.

-¿Y cómo viene esa tarea en este 2021?

-El año pasado hablamos sobre la declaración en emergencia de la moda debido a la pandemia. Este año hemos trabajado en grandes ejes: sobre las relaciones comerciales y de mercado, redefiniendo las categorías de la moda y el diseño en la Argentina. Es algo muy importante para poder funcionar. Por ejemplo: una de las categorías más polémicas es la de la Alta Costura. Esta categoría es exclusivamente francesa, como lo que pasa con el champagne que es una denominación de origen. Entonces tenemos que definir qué es la Alta Costura en la Argentina. Ese trabajo lo estamos llevando a cabo con una socióloga y estamos abriendo la discusión con todos los diseñadores. Una cosa fundamental es que sea fabricado en nuestro país que nos es detalle menor ya que hoy en día muchas cosas de las que consumimos son hechas en otro lado. Y aparecen categorías nuevas que tienen que ver con el medio ambiente, como la moda sostenible y los biomateriales. Estamos hablando de materiales que surgen de manera bioquímica, con desperdicios de la industria gastronómica. Por ejemplo, con la cáscara del arroz se puede hacer cuero orgánico y esto está irrumpiendo en el mercado; incluso ya hay diseñadores en el país que están trabajando con estos materiales. La redefinición es uno de los grandes temas de la Cámara.

-¿Imaginaste que habrían tantos cambios durante tu presidencia a raíz de la pandemia?

-Nunca imaginé algo así, como nadie. En cuanto a la moda argentina, si se necesitaba un cambio de paradigma, algo por lo que trabajé siempre. Hay cosas que veía como una tendencia y la pandemia las aceleró. Hay cosas que tenían que cambiar como el alto consumo que genera el sistema de la moda que cada vez estaba más degradado porque estábamos comprando poca calidad para usarla muy poco tiempo y que fueran descartadas. Eso era a un bajo costo monetario pero con un altísimo costo ambiental y social. Lo sintético es altamente contaminante y si eso vale tan barato es porque alguien trabajó de una manera no digna. Ese sistema funcionaba así y con la pandemia quedó casi condenado. Hay nuevos horizontes como por ejemplo el de la trazabilidad, es decir que se le pueda seguir el hilo de donde nacieron, de qué manera está hecho el material (si ecológico o contaminante) y el costo social (que quienes lo hagan sea de manera digna). Así está la moda ahora y básicamente es porque los consumidores están más responsables.

-¿Qué pide el consumidor actual?

-El consumidor exige saber quien hizo su prenda, cómo la hizo y en eso, en Argentina, tenemos mucho para ofrecer. Por eso, tenemos que pensar una moda que tenga propósito porque hay que ponerle valor agregado a la prenda. Y su le agregamos el diseño es lo que hoy se conoce como el "nuevo lujo". Los mercados más exigentes piden cosas de muchísima calidad y hecha de manera especializada pero que tengan todas las características antes mencionadas.

-Entonces se vienen cambios fuertes...

-Con esta tendencia, la figura del diseñador deja de ser tan importante. Se cae un poco el "divismo" y el diseñador pasa a ser parte de un proyecto. Desde la Cámara estamos trabajando para vincular a los diseñadores con los artesanos. Como tenemos una industria textil nula prácticamente. Fijate que tenemos las mejores lanas del mundo pero no hay fábricas que hagan géneros de lanas argentinas. Hubo en el pasado pero se perdió y nos acostumbramos a trabajar con telas importadas que pueden servir para hacer un lindo vestido pero no alcanza para ser una verdadera moda argentina. A través de los artesanos podemos acceder a esos materiales que hoy no usamos como el cuero, la plata o como los wichis usan sus géneros. Esa es una terea que estamos llevando adelante y por eso trabajamos en un registro de artesanos que vinculen a los diseñadores y hagan productos auténticos.

-La pandemia abrió una nueva forma de venta que son las redes sociales y me parece que eso no estaba para nada previsto

-Para nada estaba previsto. Ante esta nueva realidad estamos trabajando intensamente en la ley de talles, porque para comprar por internet y no fallar hay que tener una certeza de talle que en la Argentina no es tal. La ley de talles nos dará la certeza de comprar seguros por internet. Eso no está bueno porque acá los talles son todos distintos y es necesario homologar e implementar la ley de talles. Cuando tengamos esa certeza todo será más fácil. La mayoría prefiere comprar afuera porque sabe que el talle se cumple. 

El 20 de noviembre de 2019 fue sancionada, promulgada, pero no reglamentada la Ley de Talles en la Argentina y como el estudio para determinar las medidas de las y los argentinos requiere participación presencial está suspendido por la pandemia.

La Ley establece un sistema único de talles -se llama SUNITI: Sistema Único Normalizado de Identificación de Talles de Indumentaria- con medidas corporales estandarizadas para fabricar, confeccionar, comercializar e importar indumentaria destinada a la población a partir de los 12 años.

Te Puede Interesar