Gastronomía
Nuevas restricciones: afirman que no habrá cierre de bares, sino "adecuaciones"
Lunes, 3 de agosto de 2020
Por: Facundo La Rosa

"Lo que se busca es que la gente salga a cenar y no ‘a tomar algo', que sea una experiencia más tranquila". Eso les respondieron desde el Gobierno a los empresarios gastronómicos cuando consultaron respecto al alcance de la restricción que comenzará a regir desde mañana en Mendoza, en cuanto al cierre de bares.

Según Fernando Barbera, presidente de la Asociación Empresaria, Hotelero, Gastronómica y Afines de Mendoza (Aehga), con las nuevas disposiciones "la gastronomía va a seguir funcionando, sólo los bares se adecuarán para funcionar como restaurant, es decir, que no se venda alcohol sin comida".

Por ello, indicó que prácticamente ningún comercio deberá cerrar sus puertas, ya que casi la totalidad tiene la estructura y capacidad para atender bajo esa modalidad.

El empresario comparó la situación con las limitaciones que se aplican durante la veda electoral. "Si bien no podemos saber aún cómo afectará concretamente esta medida, sí conocemos que en la víspera a una elección el impacto no es grande; pero eso ocurre excepcionalmente y ahora estamos hablando de 14 días", manifestó.

Fernando Barbera (Foto Aehga)

Si bien el sector aguarda el decreto que se publicará en las próximas horas para conocer en detalle lo anunciado por el Gobierno, Barbera anticipó que algunas de las adaptaciones que realizarán los bares para seguir atendiendo serán el cierre de la barra y, de algún modo, la "adecuación" del volumen de la música ambiental, "porque cuando hay mucho ruido, los jóvenes se confunden y es más difícil controlar que cumplan con los protocolos".

No obstante, el titular de Aehga se mostró en desacuerdo con la medida y planteó que "el problema de contagios (de coronavirus) no está en las actividades económicas que abren, sino en la clandestinidad o en otros lugares".

"Los hoteles, restaurantes y bares están cerrados en Buenos Aires y el nivel de contagio es infinitamente mayor. Los nexos epidemiológicos no se encuentran en la hotelería o en gastronomía; adjudicarle la transmisión del virus a una actividad económica no es justo", sostuvo.

Por otra parte, Barbera indicó que la apertura de la gastronomía y hotelería representó un "alivio" económico para el sector, sin embargo los negocios siguen "trabajando a pérdida". Con el funcionamiento actual, señaló que alcanza para "pagar la diferencia de los ATP en salarios y los proveedores de una semana". El resto (impuestos, servicios, derechos intelectuales, etc.) "está yendo a deuda".

Tamaño del texto
Comentarios
Tu comentario