Se agrava el conflicto

Estatales amenazan con más paros y quieren escrachar a Capitanich en el Carrusel

Representantes de ATE, Ampros, Sitea, Fadiunc y Judiciales se juntaron para reprochar la actitud del Ejecutivo en las paritarias y prevén una lucha “larga e intensa”. Raquel Blas acusa al Sute de ser “un ancla” para el resto de los trabajadores.

Por Leandro Abraham

Los trabajadores de la Salud, Administración Central, docentes universitarios y otras dependencias estatales amenazan con realizar más paros como el que llevaron adelante ayer (y que mantuvo a la provincia funcionando a media máquina) si es que el Ejecutivo sigue dilatando las reuniones paritarias. Además, planean escrachar personalmente a Jorge Capitanich, jefe de Gabinete del Gobierno Nacional, en el Carrusel de la Vendimia.

Es que los titulares de los gremios de empleados estatales (ATE, Ampros, Sitea, Fadiunc y Judiciales, principalmente) creen que el Ejecutivo está jugando con ellos realizando maniobras dilatorias para llegar a un acuerdo con los docentes antes de sentarse a discutir con el resto. También resaltaron que el importante porcentaje de adhesión a los paros en todos los sectores de estatales muestra el descontento de la gente.

“El Gobierno dilata nuestra paritaria para arreglar con el Sute, tal como hizo el año pasado”, indicó Isabel Del Pópolo, titular de Ampros. Mientras tanto Raquel Blas, de ATE, dijo que el sindicato de trabajadores de la Educación fue “un ancla” durante las últimas paritarias para el resto de los empleados estatales.

“El año pasado el Sute firmó un aumento del 25%, firmó la paz social para el resto del año y dejó una cláusula que nos impedía al resto de los gremios obtener más de ese porcentaje. Por eso espero que este año el Sute atienda al mandato que le dieron sus representados y no se entregue al Gobierno”, indicó la combativa y polémica sindicalista.

Además, Raquel Blas destacó que aunque el año pasado había pedido 50% de incremento salarial y terminó arreglando en 25%, este año no sucederá lo mismo. “El pedido de 50% del año pasado fue moral, porque los funcionarios se habían aumentado un 80% sus dietas. Este año la exigencia tiene que ver con la supervivencia de los trabajadores”, insistió.

Sobre esto, Blas se mostró enfadada con el presupuesto alternativo presentado por la Unión Cívica Radical en el Senado y que el PJ está estudiando en estos momentos. “El proyecto fue realizado por Enrique Vaquié, quien fue ministro de Hacienda del gobernador del recorte, Roberto Iglesias. Por eso no me extraña y no es casual que el presupuesto de Pérez también se lo haga Vaquié”, sentenció.

Por su parte, sobre la posibilidad de que el Ejecutivo brinde un aumento por decreto Raquel Blas señaló que esa posibilidad está “fuera de todo marco legal y moral”. “La Organización Internacional del Trabajo ya multó a Cobos por tomar una decisión como esa, no creo que quieran ir por el mismo camino que Cobos. Además aunque cambió el Gobierno el Estado de Mendoza sigue siendo el mismo”, dijo, con una pizca de ironía.

En tanto, desde el gremio de Judiciales se quejaron por la suspensión de su paritaria y aseguraron que es “fundamental” que el Ejecutivo muestre una decisión política para destrabar los conflictos salariales. “Hasta ahora la decisión política es dilatar y poner palos en las ruedas”, opinaron.

En cuanto a la continuidad del conflicto, la multisectorial informó que el próximo 12 de marzo se realizará una nueva asamblea general y en esa oportunidad, en caso de no tener una propuesta salarial positiva, decidirán intensificar las medidas de fuerza. Se maneja la posibilidad de concretar un paro por 48 horas y luego ir duplicando el plazo hasta llegar al tiempo indeterminado.

Además desde ATE y Ampros creen que el Gobierno no puede dictar la conciliación obligatoria en su conflicto por tratarse “de una disputa que viene desde el año pasado”. “Yo les digo que ni dicten la conciliación, porque igualmente después ni ellos la cumplen y, pasado el plazo, no presentan propuestas mejores”, dijo Blas.

Escraches a Capitanich y marcha con la asamblea popular por el agua

Finalmente, desde los sindicatos mencionados confirmaron que estarán presentes en la marcha del Carrusel y que escracharán personalmente al jefe de Gabinete Nacional, Jorge Capitanich.

“Capitanich es la voz cantante del ajuste a los trabajadores y viene a la Vendimia en Mendoza. Esa será la ocasión perfecta para que nosotros y el resto de los trabajadores de la provincia le mostremos que no vamos a aceptar que el ajuste lo paguemos nosotros”, disparó Raquel Blas.

Te Puede Interesar