Salud

Por los golpes de calor, alrededor de 50 personas son atendidas por día en hospitales de Mendoza

Las altas temperaturas provocan serios problemas de deshidratación que requieren atención médica. Recomiendan tomar abundante agua y no exponerse al sol.

Por Gabriela Guilló

Diciembre no es un mes “agradable” si a temperaturas nos referimos. Durante las últimas semanas los termómetros mendocinos rondaron los 35 grados de máxima y las mínimas fueron cercanas a los 20. Esto ha afectado la salud de un centenar de personas, quienes concurren a diario a los hospitales.

Según indicaron desde las guardias de los hospitales públicos, por día más de 50 personas concurren con síntomas de la tan nombrada ola de calor. Vómitos, deshidratación y mareos son algunos de los padecimientos que sufren los mendocinos y los obligan a concurrir a los centros asistenciales.

 

La hidratación es clave para evitar golpes de calor.

La situación fue calificada como grave en el hospital Lagomaggiore desde donde indicaron que “la mayoría de los pacientes quedan en pre internación, es decir se los hidrata, permanecen unas horas en internación y luego reciben el alta”

Si bien por el momento ninguna persona ha presentado un estado que requiera permanecer más de un día en los centros asistenciales, los profesionales insisten es tomar precauciones frente a los días de temperaturas agobiantes.

“Del total de pacientes que ingresan a diario, más del 25% lo hace por los golpes de calor”, indicaron desde la guardia del Lagomaggiore. Esto significa que más de 50 personas deben ser asistidas a diario en cada uno de los hospitales públicos de la provincia.

Muchos pacientes, desde los hospitales no discriminaron rangos etarios, consumen importantes cantidades de alcohol a fin de disminuir su temperatura corporal. Esta actitud es considera un “error” por lo médicos, que aseguran que la ingesta de bebidas con contenido etílico agrava la deshidratación.

Por esto, desde el ministerio de Salud lanzaron una serie de recomendaciones a tener en cuenta:

• Tomar mucha agua durante todo el día.

• Evitar las comidas abundantes. Consumir alimentos frescos, como frutas y verduras, que hayan sido previamente lavados con agua segura.

• Evitar las bebidas alcohólicas, o muy dulces, y las infusiones calientes.

• Usar ropa suelta, de materiales livianos y colores claros.

• No realizar ejercicio físico en ambientes calurosos. Tomar líquido antes, durante y después de practicar cualquier actividad al aire libre.

• Protegerse del sol poniéndose un sombrero.

Para lactantes y niños pequeños:

• Darles el pecho a los lactantes con más frecuencia.

• Hacerlos beber agua fresca y segura.

• Trasladarlos a lugares frescos y ventilados.

• Ducharlos o mojarles el cuerpo con agua fresca.

Asimismo, el Ministerio de Salud recuerda que si una persona siente mareos o se desvanece, se la debe acostar en un lugar fresco, bajo techo. Se le puede ofrecer una bebida rehidratante, pero nunca infusiones calientes ni muy dulces, y se le puede colocar agua fría en las muñecas para aliviarla.

Otros síntomas de alerta son: dolor de cabeza, sensación de fatiga, sed intensa, náuseas y vómitos, calambres musculares, convulsiones, somnolencia y respiración alterada. Frente a ellos, es fundamental concurrir rápidamente a la consulta médica en el centro de salud más cercano.

Te Puede Interesar