EN MENDOZA

En el 2013 aumentó la conversión de vehículos a GNC con respecto al año pasado

Ante el encarecimiento de la nafta y el gasoil, cada vez hay más vehículos en la provincia que funcionan a GNC, el cual aún mantiene un amplio margen de precio con los combustibles líquidos.

Por Carolina Pavón carolina_pavon@sitioandino_com_ar

Las conversiones y la venta de equipos producidas este año, indican que en Mendoza, cada vez hay más rodados que funcionan con GNC. La actividad creció más de un 10% con respecto al 2012.

Desde que el Gas Natural Comprimido (GNC) llegó a las estaciones de servicio, la principal causa por la que un conductor decide que su vehículo comience a funcionar con este combustible, ha sido siempre la diferencia de precio que existe con la nafta y el gasoil.

“La necesidad de ahorrar, lleva de alguna manera a que las personas se inclinen a colocar un equipo de gas”, señaló Hugo Lamy, gerente de la empresa Cervantes Gas.

Para el comerciante las expectativas de ventas de este año fueron las esperadas, y calcula un crecimiento del 10% de lo registrado el año pasado.

En línea con Cervantes Gas, las autoridades de Esigas, otra de las empresas referentes del rubro, indicaron que este año ha tenido buenos resultados y las expectativas positivas se mantienen para el 2014.

“En octubre del 2012, ante el anuncio del aumento del gas, la gente se confundió y pensó que el GNC entraba en ese incremento, pero no fue así, por lo que la actividad bajó. Luego, se fue incrementado, y en el mismo mes de este año, se superaron los valores registrados en el 2012”, explicó Víctor Derlich, presidente de Esigas.

Además de la diferencia de precio que hay en el surtidor de la expendedora, el desarrollo tecnológico de los equipos, también ha colaborado para que la cantidad de conversiones aumente año tras año.

Hoy en día, quien decida comprarse un equipo puede elegir entre uno convencional (desde 5 mil pesos en adelante) o los llamados de Quinta Generación (valor entre 11 y 13 mil pesos). Este último viene adaptado para los nuevos vehículos.

En tanto, la novedad, por la cual se incrementan las consultas todos los meses, es la conversión de los rodados gasoleros.

“Hemos recibidos muchas llamadas de personas que trabajan con utilitarios, camionetas  y camiones, como también empresas de colectivos, para consultar y asesorarse sobre la colocación de estos equipos de gas”, expusieron desde Esigas.

La conversión de un vehículo gasolero es más cara que la de un naftero, y es al 100%, es decir, que a partir de la colocación del tubo, el rodado funcionará solamente con gas.

Precio bajo y rápida carga

“En la actualidad la oferta supera a la demanda, por lo que la persona que tiene GNC no hace cola, entra, carga y se va”, comentó Lamy, con respecto a lo que sucede en las estaciones de servicio con estos coches y que no suele pasar con los que funcionan a nafta o gasoil.

 Hoy, el precio el metro cúbico de GNC cuesta entre los $2,95 y $3, dependiendo de las estaciones de servicio donde se cargue y la zona, ya que el valor de este combustible está liberado.

Teniendo en cuenta que el litro de nafta ronda entre los $8.30 y $9, el Gas Comprimido, sigue siendo una buena opción para el ahorro.

Te Puede Interesar