viernes 29 jul 2022
Comercio exterior

Zona Franca Mendoza, el recurso "anticepo" a importaciones

Allí las empresas de Mendoza no deben tramitar licencias para importaciones con restricciones al giro de divisas. Reconocen un boom de consultas.

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a Sitio Andino. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
Por Miguel Ángel Flores 29 de junio de 2022 - 10:16

El día después del ajuste al cepo, entre los exportadores y operadores de comercio exterior de Mendoza siguió el desconcierto y la preocupación por el cambio en las importaciones. Mientras las transacciones y pagos de insumos a través de los bancos están suspendidas, un área pasó a convertirse en un "oasis" logístico en contexto de nuevas restricciones: la Zona Franca Mendoza, donde no aplican las SIMI (Sistema de Monitoreo de Importaciones) convencionales y rigen ciertas ventajas.

Se trata del complejo en el que los usuarios (industriales o comerciales) gozan de un tratamiento tributario, aduanero y de comercio exterior especial. Un espacio donde, según Afip "la mercadería no es sometida al control habitual del servicio aduanero”, con lo cual se mantiene al margen de las medidas que apuntan a un mayor control.

Zona Franca Mendoza Luján de Cuyo Aduana
Con las restricciones a la importación, creció la demanda de usuarios para instalarse en ZFM

Con las restricciones a la importación, creció la demanda de usuarios para instalarse en ZFM

La de Mendoza, ubicada en un predio de 25 hectáreas en Luján bajo administración del IDITS desde 2010 y una de las 12 existentes en el país, permite el almacenaje por tiempo ilimitado de los insumos importados, que están exentos de impuestos, para industrias locales (bodegas, transporte, etc). Además, las empresas usuarias pueden pagar recién al momento del despacho a plaza, e incluso vender dentro de la Zona y que el propio interesado tramite su nacionalización.

El complejo se divide en terrenos de 2.100 m2 que se alquilan para instalar contenedores y depósitos de mercaderías, que pueden contar con packaging, división de lotes y bultos, fraccionamiento, re-envasado y control de calidad, entre otras operaciones. Ahí operan usuarios directos (inquilinos de ZFM) e indirectos, que contratan servicios de operadores.

"Venimos viendo que desde marzo (el anterior ajuste al cepo de dólares para importar) se incrementaron las consultas. Creció 43% el ingreso de mercaderías de importación respecto del mismo período del 2021, sobre todo insumos para industria y maquinaria. Además, se inscribieron 6 empresas como usuarios nuevos", detalló Verónica Maldonado, responsable de Zona Franca Mendoza.

Las ventajas "anti- cepo"

Andrea Gutiérrez, de Portasur, que presta servicios de expo-impo e intermediación aduanera allí, coincide con Maldonado y afirma que "las nuevas restricciones generaron cierto movimiento. Sobre todo sirven para que las empresas empiecen a tomar conciencia de que Zona Franca es una herramienta para disponer de mercaderías en un área extraterritorial".

Según la ejecutiva "un 90% de los empresarios no conocían de las ventajas" del complejo y el cepo fue una suerte de publicidad gratuita para la ZFM. Muchos, aseguran, prevén ahora concentrar su stock para redistribuírlo desde allí a Uruguay y Chile. Y buscan así evitar los límites temporales como los 180 días de licencias no automáticas, o, por ejemplo, las trabas a ciertos insumos industriales que ahora dejan de tener ingreso irrestricto.

Zona Franca Mendoza Luján de Cuyo Aduana

"Se ingresa sin SIMI, porque es una destinación definitiva. Al entrar, se pide una autorización sin giro de divisas, con lo cual es muy fácil de ser aprobada la importación porque no requiere la salida de dólares. Además, la mercadería puede stockearse acá sin necesidad de tener un depósito: al momento de venderla, se hace nacionalizar por el cliente, con lo cual no se necesita una gran espalda financiera para solventar su almacenamiento durante 6 meses o 1 año", acota Gutiérrez.

La firma cuenta actualmente cuenta con 24 clientes continuos, que firman por 2 años con renovación automática, y un grupo menor para mercaderías estacionales. El costo estimado ronda los u$s 0,20 por m3 de mercadería y por día, sin extractostos por la intermediación aduanera.

Un ejemplo es la importación de un contenedor desde China, que exige pagar antes de embarcar. La transacción implica presentar el remito destino Mendoza al banco intermediario, que paga al proveedor chino; el producto importado ingresa con el formulario ZFI5, que se presentará junto a documentación intervenida por Aduana para completar la gestión de la SIMI sin divisas. Y así el importador habrá evitado las limitaciones de plazo y disponibilidad de dólares.

Insumos más pedidos y el trámite para acceder

En tanto, sólo durante el día posterior a la comunicación del Banco Central los pedidos empezaron a acumularse. Hay hasta 15 empresas nuevas interesadas en acceder al predio de la ZFM y asesorándose sobre el trámite.

La lista de insumos en carpeta que buscan contar con el beneficio fiscal va extendiéndose. Entre otros, caños para perforación y tubbing demandados por las mineras, además de sistemas de riego; también insumos enológicos, cerámicas y revestimientos varios y productos químicos, incluso insumos críticos cuyo ingreso escasea desde hace tiempo, como cubiertas o neumáticos.

Para eso, hay que registrarse como usuario indirecto ante el Ministerio de Economía y Aduanas, un trámite que habilita a operar y empezar a facturar en un lapso aproximado de 15 días. De lo contrario, los operadores logísticos puede endosar, lo que exige despues con una transferencia de titularidad de la mercadería. Como alternativa, la figura del usuario directo permite asentamiento permanente, a partir de un contrato directo con Zona Franca de largo plazo.

Actualmente, el registro del predio muestra que la mayoría (273) son usuarios indirectos. Mientras que hay 5 que, como directos, cuentan con galpones propios de almacenamiento.

A tal punto se perfila la demanda de empresas para importar, que el espacio como límite. "Ya el año pasado construímos 2 depósitos nuevos. Y ahora estamos con otra nave, y en pos de ampliar capacidad a otras 2 hectáreas para el 2023", adelanta la presidenta de Portasur.

"Un intríngulis"

Mientras tanto, empresas y operadores logísticos todavía tratan de profundizar en los alcances de una medida del BCRA por demás compleja.

"Los clientes nos consultan, pero estamos esperando que los bancos terminen de adecuarse a la nueva reglamentación, y retomar las operaciones que han estado suspendidas. Lo cierto es que si bien se busca administrar la escasez de dólares y cuidar las reservas, resulta un verdadero intríngulis entender su alcance general", consideró Martín Clément, de Clément Comercio Exterior.

Para Clément, el nuevo ajuste va a representar un problema para exportadores de Mendoza, sobre todo pymes, por los repuestos que pasan a requerir licencias no automáticas, en medio de los 3 tipos de SIMIs vigentes: las tipo A (insumos de acceso inmediato), las B (con plazo de 180 días) y tipo C (algunas bebidas blancas e insumos energéticos y farmacéuticos,entre otros).

"Se eliminaron cupos excedentes y algunos accesos irrestrictos. Pero despues de 3 meses del último cambio, cuando se hace tan difícil de acceder a una autorización crece la incertidumbre, y también se desalienta el nivel de inversión en nuevos proyectos", resumió el operador.

Te Puede Interesar