Impuesto a ventas al exterior, otra vez

Vuelven las retenciones al vino: "un paso atrás" para la industria

Luego de 3 meses, el Gobierno repone las retenciones con el doble de alícuota al vino exportable. Qué pasa conrubros como el ajo, olivícola y frutas. Críticas.

Por Miguel Ángel Flores

El secretario de Bioeconomía, Fernando Vilella, confirmó la decisión del Gobierno acerca del cobro de retenciones a las exportaciones. En ese tren, según el funcionario algunos rubros productivos de Mendoza mantendrán la misma alícuota, y para otros habrá cambios, como el vino, que volverá a pagar derechos de exportación.

Vilella anunció que el Gobierno "no subirá" retenciones al sector olivícola, frutícola y el ajo, de las principales actividades económicas exportadoras de Mendoza. Como tampoco al arroz, cueros bovinos, lácteos, hortícolas, porotos, papa, arvejas, garbanzos, lentejas, miel, azúcar, yerba mate, té, equinos y lana.

Luego de trascender la semana pasada que pasaría a tributar un 15%, el propio Vilella aseguró que "se reducirá al 8% los derechos de exportación de la cadena vitivinícola" . En otro extremo, el afán recaudatorio hizo que se incrementen para derivados de la soja (subproductos como porotos) los cuales pasan de tributar 31% al 33%.

Vino a granel: "Un paso atrás"

Aunque el Gobierno intenta mostrarlo como una buena señal, para la industria del vino, sea como sea, no deja de ser un extracosto que parecía haber dejado atrás.

La última alícuota que debían pagar las bodegas antes de que Massa la dejara sin efecto fue del 4,5%. Por eso, si bien en principio parecía que se iba a reponer el impuesto al triple de ese valor, finalmente que se duplique respecto de la etapa anterior suena a "mal menor", sobre todo si se tiene en cuenta que como contrapartida se mantienen los reintegros de hasta 7,5%.

"Sin retenciones, si liquidas 80/20 hoy el dólar da $840, pero descontado el 8% quedarán $790. Nos preocupa, porque se había conseguido eliminarlas con el trabajo de Coviar y el resto de las instituciones", analizó José Bartolucci, presidente de la Cámara de Exportadores de Vino a Granel.

Si bien considera a la decisión de reponer las retenciones al vino "un paso atrás en una nueva Argentina que empezamos a transitar", Bartolucci y otros dirigentes asumen que "es provisorio, a efectos de paliar la situación financiera".

Por eso, en principio hay una expectativa de que se revea durante 2024, conforme el Gobierno nacional logre la mentada estabilización económica, y la urgencia por superar el déficit fiscal (y por ende recaudar más), desaparezca.

Bodegas de Argentina: "Nos excluye del mundo"

Para la cámara que agrupa a 250 exportadores de vino de todo el país, Bodegas de Argentina, manifestaron "sorpresa y preocupación" por la decisión del Gobierno nacional. Es que la industria, es un extracosto inesperado, justamente al cabo de un 2023 donde la caída de las exportaciones rondaron el 30%, que diluye el beneficio de un mejor tipo de cambio al que se aferraban los exportadores tras la devaluación.

No existe fundamento para aplicar retenciones al vino. En lo que va del año tenemos caídas de ventas históricas y estamos perdiendo los mercados que tantos años e inversión nos costó construir. Retenciones, falta de pagos a nuestros clientes y proveedores, falta de acuerdos internacionales, encarecimiento de las importaciones con mayor impuesto país, nos excluyen del mundo", señaló Milton Kuret, director ejecutivo de la entidad .

Entre los argumentos, desde BA rescatan los habituales para poner de relieve lo que significa la vitivinicultura dentro de la economía regional: el valor agregado que aporta en el proceso, incluída la generación de trabajo, ahora en riesgo según advierten por la medida.

"Nos sorprende que quieran aplicar retenciones a una industria de economías regionales, con más de 450 mil empleos, que ha sido ejemplo de inserción internacional, con agregado de valor y una de las mejores balanzas comerciales para nuestro país”, subrayó Kuret.

Te Puede Interesar