Otro paradigma, distintas realidades

Cesa la lucha antigranizo en Mendoza ¿qué pasa en el resto del mundo?

La decisión del Gobierno de no financiar más la lucha antigranizo en Mendoza obliga a mirar casos en el mundo. ¿Cómo enfrentan el fenómeno otros países?

El granizo, ese fenómeno meteorológico que entre primavera y otoño castiga sin piedad a la producción de Mendoza, exige recaudos de todo tipo. Por eso, la decisión del Gobierno de Mendoza de cesar la lucha antigranizo con siembra de nubes se constituyó un antecedente histórico ante el concierto de países del mundo que sufren la contingencia, y cómo la enfrentan y resisten.

Que la "mesa antigranizo" se quede sólo con 2 de las 3 patas que tenía (malla de protección de cultivos y seguro agrícola) al bajar a tierra los aviones del programa, marca un cambio de paradigma que para la producción de Mendoza puede salir bien, o, por el contrario, definitivamente mal. Lo cierto es que en otros puntos del planeta la lucha activa, incluso con uso de ioduro de plata para "desarmar" las piedras, sigue vigente.

¿Cuáles han sido las experiencias y cómo resultaron hasta ahora?. El panorama es diverso, pero hay un denominador común: la violencia de las tormentas atribuible al efecto del cambio climático crece, y con ella el desafío que pone a prueba la receta de los distintos países para proteger a su producción y minimizar las pérdidas.

En Francia, cañones y algo más

"Algunas zonas con apelaciones o denominaciones de origen que tienen más ingresos por hectárea, los productores invierten en cañones con el mismo objetivo de "sembrar" cristales en las nubes para impedir que el granizo caiga. En otras donde hay viñedos y también frutales, sí se utiliza la tela como protección", señala desde Occitania, al sur de Francia, el ingeniero agrónomo y enólogo mendocino Gabriel Ruetsch.

Claro que combatir las nubes tiene un costo: cada cañón está cotizado en unos 15.000 euros, y su capacidad de sembrar nubes permite cubrir una superficie de hasta 1 kilómetro de diámetro. Para solventarlo, varios de los productores se asocian en el uso compartido, "tal como también lo hacen con los ventiladores que difunden aire caliente para combatir las heladas".

Para el profesional de Mendoza que vive hace más de una década en aquél país, el seguro agrícola es una figura adaptable a las características de cada finca productiva. Y va más allá de compensar daños por tormentas de granizo, que en comparación con Mendoza son menos frecuentes.

Seguro "a medida": cómo y cuándo funciona

Lo dicho: para los productores del otro lado del Atlántico el seguro parece ser la base. Es que asumen que las tormentas de granizo se vuelven más violentas mientras mayor es el choque de masas de aire caliente-frío.

"Permite asegurar una finca, o parcelas dentro de una finca. Y como el granizo es localizado, el seguro por parcela sirve, además, porque en algunos casos también se extiende a las pérdidas por sequía y heladas. Lógicamente, el costo de contratarlo es mayor: la póliza llega a ser entre 10 y 20% más cara que la de una finca completa" detalla Ruetsch.

¿Qué pasa cuando la realidad se ensaña con la producción y hay una tormenta de mayores proporciones?. En ese aspecto, hay similitudes con Mendoza: si el Gobierno declara "catástrofe natural" (equivale a Emergencia o Desastre Agropecuario) activa la asistencia a los productores con diferimiento de impuestos por 6 meses y hasta 1 año.

Fue lo que en cierta forma ocurrió a fines de mayo, cuando varias celdas graniceras cubrieron al menos 4 localidades.

En total, más de veinte departamentos estaban bajo alerta naranja por este riesgo de tormentas violentas. Y si bien hubo lluvias intensas que acumularon hasta 21 mm de agua en apenas media hora, lo más impresionante fue el tamaño del granizo: algunas piedras tenían entre 6 y 8 cm de diámetro, o sea, más grande que una pelota de tenis.

La tormenta comenzó con células sobre Aquitania que luego llegaron a Charente y luego a Poitou. Fue entonces cuando las tormentas adquirieron un carácter supercelular con una intensidad particularmente marcada entre Deux-Sèvres y Vienne, donde se habían registrado temperaturas superiores a los 30°C en la tarde del domingo 22 de mayo.

España, el antecedente

José Luis Sánchez Gómez, catedrático de Física Aplicada de la Universidad de León, ha sido asesor del Gobierno de Aragón y de la Mancomunidad Antigranizo en temas relacionados con tormentas con precipitación de granizo. Además de trabajar con esa región de España, ha colaborado en proyectos de lucha antigranizo a nivel internacional, con Argentina a la cabeza de otros países como Francia y Grecia.

De hecho, Sánchez fue el primer científico experto en este fenómeno meteorológico en llegar a Mendoza para asesorar a los técnicos radaristas y operadores del sistema sobre los diferentes tipos de tormenta. Y en aproximar un % de eficiencia de la siembra de nubes con yoduro de plata, el método utilizado durante los más de 25 años de vigencia del sistema en la provincia.

Los argumentos usados por el especialista en Aragón y se enfocó desde una doble vertiente. Por un lado, los fundamentos teóricos en los que se sustentan la mayor parte de las actuaciones realizadas para evitar los daños producidos por la caída del granizo. Estos fundamentos se pueden resumir en la introducción de yoduro de plata en las nubes, que pretende que los cristales de hielo multipliquen y reduzcan su tamaño y como consecuencia las precipitaciones se produzcan en forma de lluvia, y que Mendoza "importó" hace ya 26 años.

Pero Sánchez también se apoya en la vertiente científica que acompaña al proyecto, y propone acopiar información de cada una de las tormentas. Para recabar estos datos, los productores de Aragón tienen una red de sensores que evalúan la energía cinética (la genera el propio movimiento de la caída de la piedra y su aceleración) con la que impacta el granizo.

Granizo, un riesgo para el turismo griego

Para quienes conocen de la mayor o menor intensidad con la que puede precipitar el granizo en distintas partes del mundo, Grecia, con cultivos muy similares y características climáticas parecidos a los de Mendoza, es otro ejemplo válido. un buen ejemplo de la intensidad que llega a alcanzar una tormenta.

Muchos recuerdan el episodio que se cobró la vida de 5 turistas en distintos puntos de aquél país, en el verano de 2019. Más precisamente el 10 de julio de ese año, y que obligó al Gobierno a declarar la emergencia en Calcídica, una de las ciudades afectadas, en medio de una ola de calor que alcanzó temperaturas de hasta 37°C.

Al menos cinco turistas extranjeros que veraneaban en el norte de Grecia murieron a causa de las fuertes tormentas de granizo y tornados que asolaron la región de Calcídica este miércoles 10 de julio del 2019, informó la policía.

Una pareja de checos falleció en la localidad de Propontida, cuando su caravana fue arrastrada por los fuertes vientos, según las primeras informaciones de la policía.

En Kassandra, a 70 km de Salónica, segunda ciudad de Grecia, un hombre ruso y su hijo de dos años perdieron la vida por la caída de un árbol en un hotel, y una mujer rumana murió al desprenderse el techo de un edificio, señaló el cuerpo de seguridad.

Así, se declaró el estado de emergencia en la región de Calcídica. Hasta allí fue el ministro de Protección del ciudadano, Michalis Chryssohoidis, para asistir a las operaciones de los bomberos.

Grecia, donde las temperaturas pueden superar los 37 ºC en verano, fue azotada por violentas tormentas de granizo acompañadas de ráfagas de viento, sobre todo en el norte del país.

Te Puede Interesar