Belleza resistente

Jardinería: qué son las plantas xerófitas y cómo cultivarlas

Cultivar plantas xerófitas es una excelente opción si estás iniciándote en la jardinería o no tenés tiempo para el jardín. Belleza de bajo mantenimiento.

Ya sea porque estás dando tus primeros pasos en el mundo de la jardinería o porque te falta tiempo, las plantas xerófitas son ideales para tu jardín. Estas especies se destacan por su capacidad para resistir largos periodos de sequía, convirtiéndose en una opción ideal para quienes buscan embellecer su jardín con especies de bajo mantenimiento.

La palabra xerófita proviene del griego antiguo, combinando "xero" (seco) y "fito" (planta). Estas plantas evolucionaron para adaptarse a entornos con escasez de agua, modificando sus hojas, tallos y raíces para absorber y retener líquidos durante largos periodos. Entre sus características más notables, las xerófitas poseen raíces profundas, hojas carnosas y una epidermis espesa con numerosos estomas, estructuras que favorecen la fotosíntesis y la conservación del agua.

image.png
Jardinería: qué son las plantas xerófitas y cómo cultivarlas

Jardinería: qué son las plantas xerófitas y cómo cultivarlas

Diversidad y adaptación en el jardín

Incorporar plantas xerófitas en tu jardín no sólo aporta una estética única, sino que también promueve la sostenibilidad. Puedes elegir entre especies pequeñas para macetas, como las suculentas y el aloe vera, u optar por arbustos y árboles más grandes como la lavanda, el olivo y el algarrobo. Estas plantas no sólo son resistentes, sino que también aportan beneficios adicionales, como propiedades medicinales en el caso del aloe vera o un agradable aroma en el caso de la lavanda.

Las xerófitas son ideales para jardines con poca sombra debido a su capacidad para soportar largas horas de exposición directa al sol. Estas plantas tienen una epidermis gruesa y hojas adaptadas que reducen la pérdida de agua por transpiración y mantienen la temperatura de la planta estable durante todo el año. Además, algunas xerófitas, como las plantas roca (Lithops), tienen un mayor número de estomas que permanecen cerrados hasta que hay suficiente humedad, asegurando su supervivencia en condiciones extremas.

Estas plantas no solo requieren menos agua, sino que también pueden prosperar en climas extremos con altos niveles de luz y bajos nutrientes. Esta capacidad de adaptación las hace especialmente valiosas en regiones con climas áridos o para quienes desean un jardín que no necesite riego constante./EcologíaVerde

Te Puede Interesar