jueves 4 ago 2022
rompiendo moldes

Crece la cantidad de mujeres policías en Mendoza

Desde hace unos 20 años se suma la cantidad de mujeres que se ponen el uniforme de policías en la provincia.

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a Sitio Andino. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
Por Cecilia Zabala 26 de junio de 2022 - 09:40

Cada vez es más frecuente ver policías mujeres en las calles mendocinas, formando parte de las distintas unidades con las que cuenta la fuerza de seguridad en Mendoza. A la fecha, una de cada tres policías es mujer.

Sin dudas, la mayor participación de la mujer en el mercado laboral y la incursión en sectores que antes eran copados exclusivamente por hombres, fue rompiendo barreras, cambiando paradigmas y produciendo cambios sociales que están a la vista. Los trabajos que antes eran considerados "solo para hombres" dejaron de ser exclusivos y se ampliaron a los distintos géneros.

Así, hoy unas 3.000 policías de los 9.380 que están activos, son mujeres. El número varía entre el 27% y 30% ya que las altas y bajas hacen que el número sea dinámico. Este incremento se fue dando en las distintas unidades: de Patrullaje, UCAR (bicipolicías), UMAR (motos), el 911, Policía Rural, Patrullaje, etc. Y de hecho, muchas de ellas ocupan rangos altos, aunque -claramente- en menor proporción que los hombres.

Marcelo Calipo, director general de la Policía de Mendoza, explicó que es cada vez es "más frecuente la incorporación de mujeres a la Fuerza", y que la institución ha ido avanzando en este sentido, con la aplicación de la Ley Micaela para capacitar en cuestiones de género, que sirvan hacia dentro de la institución, pero también hacia afuera, en el accionar policial. "Tenemos que estar a la altura de las circunstancias", sostuvo Calipo. Sin embargo, hasta el momento no se han sumado a la Fuerza personas trans, por ejemplo.

El aumento en la cantidad de policías se produjo desde el 2000, a partir de la creación del Instituto Universitario de Seguridad Pública.

Así, la antigua escuela que obligaba a los aspirantes a estar de "pupilos, se transformó en un instituto por un acuerdo entre la Universidad Nacional de Cuyo y el Gobierno de la Provincia de Mendoza. Esto permitió que muchas mujeres pudieran sumarse a estudiar la carrera.

La policía ejemplo

"Desde el 2001 se empezó a ver más presencia policial femenina, antes era internado y eso limitaba mucho. A partir de que cambiaron los requisitos y dejó de ser full time se fueron sumando", relató Alejandra Alaníz, comisario inspector, jefa de la Departamental Capital.

Alaniz es la mujer de más alto rango en la Policía de Mendoza. Pertenece a la camada 63, cuando egresaron apenas once mujeres. "Que hoy no haya más mujeres en la plana mayor de la Policía de Mendoza tiene que ver con una cuestión generacional. Muchas de mis compañeras se fueron retirando del servicio y pocas llegaron a la jerarquía", explicó en diálogo con SITIO ANDINO.

Ahora se puede entrar y salir todos los días, incluso se puede cursar estando embarazada, además representa una salida laboral más. Ahora se puede entrar y salir todos los días, incluso se puede cursar estando embarazada, además representa una salida laboral más.

alejandra alaniz.jpg
La policía de mayor rango en la provincia, Alejandra Alaníz, junto al ministro de Seguridad, Raúl Levrino.

La policía de mayor rango en la provincia, Alejandra Alaníz, junto al ministro de Seguridad, Raúl Levrino.

"Yo creo que en unos cinco años se va a ir notando esta mayor participación femenina en los altos rangos, cuando las nuevas camadas alcancen los años para ir siendo ascendidas", destacó. "En mi caso, ascendí cuando me tocó, nunca sentí que por ser mujer me frenaran, tampoco me sentí discriminada ni acosada en ningún momento, pero solo puedo hablar por mi", destacó.

María Alejandra Alaniz Roca, como le gusta que la llamen a pesar de que su apellido materno no figura en el DNI, es una referente dentro de la fuerza, no solo para las mujeres sino para todos y los reconocimientos le llegan por una dedicación absoluta a su profesión. "Yo me casé con la Policía, le dediqué mi vida a esto. Ahora me estoy preparando para retirarme y vivir la vida", reflexionó.

Claro, lleva 28 años dentro de la Policía. Ingresó a la escuela policial el 14 de febrero de 1.994 y desde ese momento todo estuvo dedicado a la vocación. "Yo elegí ser policía, como mi abuela, que fue de la primera camada de la Policía de San Juan, mi papá también fue policía. Yo amo lo que hago, le di mi vida al servicio y lo volvería hacer. Elegí no ser mamá por esto y estoy orgullosa de lo que hago", contó.

Pero a pesar de la satisfacción de llevar el uniforme, reconoció los momentos duros de la profesión: "Convivimos con el dolor y la adrenalina, tenemos que contener y hasta salvar vidas. La gente recurre a nosotros en momentos límites, no en situaciones lindas y hay que estar preparado para eso. Son muy pocos los casos en los que nos tocan cosas lindas, como cuando actuamos de parteros".

"A veces somos los padres de chiquitos cuyos papás murieron en un accidente, o nos toca contener a los padres que han perdido hijos, son situaciones extremas", señaló y destacó su sensación frente al rechazo de muchas personas: "El problema de gran parte de la sociedad es el uniforme, policial o militar, y es entendible, pero ellos ya no están, somos otra generación", señaló.

"Yo he tenido que ponerme una armadura para poder enfrentar las diferentes situaciones" y contó que dentro de su rol como policía una de los golpes más duros fue la pérdida del comisario general Camilo Uvilla, quien murió en abril del año pasado a causa del Covid. "Para mi fue tremendo, era un gran amigo. Recuerdo que a los días de su muerte yo contraigo las enfermedad y estuve realmente muy mal, con neumonía bilateral, pero pude salir".

El mensaje que les deja a las mujeres policías es que "no abandonen, que sigan porque se llega. No hay que rendirse hoy porque sino el esfuerzo que hicieron ayer no llega a mañana. Desearía ver a muchas mujeres comisarios y en la plana mayor de la Policía", sostuvo.

Reconocimiento en todo el país

La presencia de las mujeres es tan importante en la institución que en honor a una mendocina se estableció en todo el país el Día de la Mujer Policía. La fecha fue fijada el 14 de agosto, en reconocimiento a Érica Bercich López, la primera uniformada del país, quien murió en pleno ejercicio y deber.

Erica Bercich.png
Érica Bercich,  la primera mujer fallecida, a nivel nacional, en un acto de servicio.

Érica Bercich, la primera mujer fallecida, a nivel nacional, en un acto de servicio.

Érica pasó por varias unidades de la Policía de Mendoza, hasta llegar a la Compañía Motorizada. De hecho, fue en un accidente mientras estaba en servicio que perdió la vida. El 24 de marzo de 1.999, mientras se desempeñaba como encargada de turno en el Servicio de la Compañía Motorizada, cuando se dirigía a prestar apoyo a un compañero que estaba siendo agredido con armas de fuego por vándalos, que falleció. En ese viaje, el conductor del rodado perdió el dominio del vehículo y colisionó contra un árbol, lo que produjo la muerte de ambos.

Te Puede Interesar