Opinión

Inflación: el momento de hacer política

La inflación de marzo tiene fuerte consecuencias económicas y sociales pero la solución solo es política.

Por Marcelo López Álvarez

El 7.7 de marzo superando cualquier previsión del gobierno nacional y consultoras han puesto a la inflación (aún más) en el centro del debate de la economía y la política, porque ha dejado de ser un tema económico como adelantamos el viernes.

Podremos analizar que pasó porque se llega este número descomunal (en Mendoza aún mayor 8.3) y lo haremos, pero no se pude dejar las incidencias y la responsabilidad política en algunos casos transformada en irresponsabilidad casi rayana con el suicidio político.

Ver y escuchar a la vocera presidencial y al ¡Secretario de Comercio! comentado como panelistas televisivos la situación no solo es inadmisible sino motivo suficiente para que, por lo menos el segundo, abandone su cargo. El viernes quien tiene el poder de policía sobre los acuerdos firmados comentaba en tele (al igual que es sus épocas de panelista) que los formadores de precios no cumplían los compromisos asumidos voluntariamente con las autoridades de Economía y el País. La necesidad funcionarios que funcionen por sobre comentaristas es cada vez más evidente en este Gobierno.

Pero antes de alguna conclusión política es interesante mirar lo que pasó en marzo, para poder llegar a lo político.

oscar david, supermercados, mayorista, consumo, aumento de precios, compras, changuito, mercaderia, inflacion, gondola, carrito .jpg
La inflación del 7.7 por ciento en Marzo desata un sin fin de especulaciones políticas y económicas.

La inflación del 7.7 por ciento en Marzo desata un sin fin de especulaciones políticas y económicas.

El Centro de Economía Política Argentina destaca que si se mira el rubro que más nos interesa a todos, Alimentos aumentó 9,3% (levemente inferior al 9,8% del mes de febrero) pero otra vez superior al promedio y alcanza en el último año una suba del 106,6%.

Por segundo mes consecutivo, el precio de la carne influyó sensiblemente en la medición del mes, explicando el 50% de las variaciones del rubro. El informe de CEPA sobre la carne vacuna anticipó incrementos promedio de 14,2% (más en supermercados 18% que en carnicerías 12,7%), mostrando que la política de acuerdo de precios fracasó estrepitosamente.

En lo referido a frutas y verduras, hubo incrementos sensibles en algunos productos, pero en parte compensados con reducciones de otros, como suele pasar en ese rubro atado permanentemente a la estacionalidad y al consumo de los argentinos que no es flexible.

El CEPA destaca que la resistencia de las empresas a entregar mercadería a las grandes plataformas de supermercados para colocarlos en bocas de expendio de cercanía, con las dificultades de controles de precios que implica la dispersión de este segmento, tuvo efectos en precios: los productos participantes del Programa de Precios Justos se movieron algo por encima de 6% en supermercados y al 11% en cercanía, promediando 9,3%. Otro fracaso

Si vamos a los rubros que más incidencia tuvieron o explican el aumento de la inflación, hay que mirar a la Educación (29,1%) que se ubicó muy por encima del promedio, en tanto el rubro textil si bien en los últimos meses había moderado sus aumentos en marzo volvió a mostrar guarismos significativos, 9.4% en tanto que bebidas alcohólicas y tabaco aumentaron, en marzo 8,3%.

Los restaurantes y hoteles, a pesar de que ya marzo es un mes de temporada casi baja con las nuevas fechas de comienzo de las clases, se incremento un 7,9%. Otro sector de los que parecen hacer caso omiso a los acuerdos y ayudas que sigue recibiendo del Estado como el anuncio de esta semana de una nueva edición del Pre Viaje.

Vivienda, agua, electricidad, gas y otros combustibles, con un incremento de 6,5%, fue más alto que el mes anterior (4,8%), aquí con alta responsabilidad de las autoridades que siguen firmando aumentos de combustibles absolutamente inflacionarios y se entregan a la política tarifaria del FMI que es super inflacionaria.

¿Qué se puede esperar en abril? el comportamiento de los primeros días de abril solo tiene como buena noticia la moderación de los incrementos de la carne vacuna en el Marcado de Hacienda de Cañuelas que puede hacer esperar un impacto menor en alimentos. Sin embargo, la implementación del “dólar agro” para este producto podría afectar al alza los precios. Este problema atraviesa al conjunto de productos de las economías regionales, que, a pesar del requisito de participar del programa Precios Justos (requerido para acceder al dólar diferencial), puede tensionar sobre precios ya que sabemos que el cumplimiento de los acuerdos es absolutamente relativo.

A esto hay que sumar el comportamiento de los dólares financieros y el blue que con el salto de las últimas horas genera expectativas de remarcación tradicionales en la Argentina, donde ya nadie mira la cotización oficial a pesar de ser en realidad el utilizado para los negocios dentro de la ley.

Por su parte en el famoso ítem de Regulados que son las tarifas de agua, luz, gas y combustibles el Gobierno parece dispuesto a cumplir a rajatabla las ordenes del Fondo y su plan recontra inflacionario. En el caso de electricidad, habrá aumentos a partir de mayo de entre 85% y 90% para los hogares de altos ingresos y de 31% para los comercios (tendrán aumentos de 17% en agosto y de 7% en noviembre) lo que automáticamente se trasladará a precios.

El gas ya tuvo aumentos en marzo que se sentirán fuerte en abril cuando comiencen a llegar las facturas. En tanto en el servicio de aguay cloacas, en la zona metropolitana de Buenos Aires que afecta a la mayoría de las producciones que después se distribuyen al resto del país, la quita de subsidios llegó a 100% en marzo, mientras que los sectores de ingresos bajos, mantendrá un subsidio de 15%.

Otros aumentos ya pactados para abril son las prepagas (2,36%), el transporte 6.6, educación 3.35, a lo que hay que sumar un nuevo incremento de las tasas de interés según el acuerdo con el FMI que debería llevar la TNA a un número levemente superior al 105%.

Es evidente que el estallido inflacionario esta vez en la Argentina tiene un componente mucho más político que económico y que debería acelerar fuertemente las decisiones políticas sobre todo en el oficialismo que no puede seguir con un ejecutivo que parece manejar el Ministro de Economía, y un Presidente que, rodeado de comentaristas, parece dejar pasar los minutos esperando que el referí pite el final del partido.

La contienda electoral está cerca y si hay algo para destacar es que los argentinos hemos aprendido que a pesar de los males el camino es la democracia y la decisión popular, un sendero que se sabe no es perfecto pero es el único posible.

Te Puede Interesar