conflicto salarial

Celadores piden un aumento y mejores condiciones de trabajo antes de fin de año

Reclaman cobrar un monto de $500 por única vez para paliar la crisis. El básico de estos empleados, es de $890. Un celador que trabaja 6 horas en planta y con 5 años de antigüedad, cobra $2.300.

Por Pablo Segura

Los celadores de nuestra provincia, nucleados en el Sindicato Unido de Celadores Educativos No Docentes (SUCEND), solicitaron ante el gobierno el cobro de un monto fijo y por única vez antes de fin de año, con el objetivo de paliar la crisis por la que atraviesan estos trabajadores.

Además, exigieron algunas mejoras en las condiciones de trabajo, como mayor medida de seguridad y que se agilice un plan de vivienda que, aseguran, está frenado en la Nación y que otorgaría 54 casas en Las Heras para algunos empleados que hasta viven bajo condiciones de hacinamiento.

Osvaldo Vilches, secretario gremial de los trabajadores, indicó que el objetivo de los empleados es cobrar antes de fin de año una suma fija y por única vez de 500 pesos.

Esto, para paliar la crisis por la que atraviesan los empleados, según contó Vilches. Es que en la actualidad, el básico de un celador es de 891 pesos.

En ese sentido, un trabajador que realiza seis horas diarias en planta permanente y con una antigüedad de 5 años, cobra de bolsillo solo 2.300 pesos.

“Es una locura. El básico de los celadores es el más bajo del país. No creo que haya otro empleado estatal que cobre menos que nosotros”, sostuvo Vilches.

El gremialista explicó que este sector está “olvidado” ya que están incluidos en las paritarias que lleva adelante cada año el SUTE, aunque, luego del acuerdo, el 90 % del incremento van para los docentes y lo restante para los celadores.

“Además de abrir y cerrar los establecimientos, somos los que cuidamos, los que pintamos, los que arreglamos cosas cuando se rompen. Hacemos todo”, explicó el trabajador.

En base a esto, resaltó la situación de los celadores que cumplen tareas de sereno, unos 350 en la provincia (de un total de 10.850).

Para estos empleados se solicita una mejora en la calidad de trabajo, por la inseguridad a la que están expuestos. “Todas las direcciones cierran sus puertas y los compañeros no tienen ni un teléfono para llamar a la policía. Tienen que pagar ellos un celular para poder pedir ayuda en algunos casos”, agregó Vilches.

Por esto, solicitaron la creación de una alarma comunitaria ante la Dirección General de Escuelas, aunque, aseguraron, nunca recibieron una respuesta.

“No queremos confrontar, apuntamos al diálogo”, afirman los celadores, al mismo tiempo que renovaron sus pedidos ante el Ejecutivo provincial y esperando que entre el 2013 y 2014 sean incluidos en las paritarias como gremio aparte.

Te Puede Interesar