conflicto salarial

Judiciales: se hizo efectivo el descuento y analizan nuevas medidas de fuerza

Los empleados se reunirán en asamblea mañana y decidirán un nuevo plan de lucha. Aseguran que también se les descontó los días a varias personas que sí trabajaron o que no cumplieron horario por licencias médicas.

Por Pablo Segura

Se anunció días atrás pero hoy se confirmó. Es que esta mañana los trabajadores del Poder Judiciales recibieron sus bonos de sueldo del mes de julio y terminaron de ratificar que, por decisión de la Corte, se les descontaron los días de paro, por lo que, en promedio, percibieron un 25 % menos del sueldo, según explicaron.

Pero esto no fue todo. Según denunciaron algunos trabajadores de Oficinas Fiscales –información que luego fue confirmada por Carlos Ordoñez, titular del gremio-, se les descontaron los días a varios empleados que no hicieron paro.

Entre ellos hay trabajadores que cumplieron sus horas normalmente y otros que no asistieron a los puestos de trabajo por tener licencia por maternidad o estar enfermos, entre otros casos.

La ratificación del descuento generó bronca entre los trabajadores y luego de una reunión que tuvieron esta mañana, anunciaron una nueva asamblea para mañana, donde se decidirá un nuevo plan de lucha.

“Nosotros cumplimos, la Corte no”, exclamó Ordoñez en diálogo con SITIO ANDINO, haciendo referencia a lo acordado en la primera reunión con el Arzobispado como mediador, en la que, según afirmó, se decidió dejar de lado los paros para negociar dos puntos: el descuento por los días no trabajados y el aumento salarial.

“Esto insólito. Mañana le pediremos a la Corte que nos informe el motivo del descuento”, indicó el gremialista.

Según trascendió, de un total de casi 4.500 empleados de Poder Judicial, fueron más de 3 mil los que padecieron los descuentos por “días no trabajados”.

En base a esto, y si bien se está a la espera de la próxima reunión con el Arzobispado -el próximo lunes por la tarde- los trabajadores anunciarán mañana nuevas medidas de fuerza.

“Mañana tendremos un asamblea y decidiremos qué vamos a hacer. Pueden ser medidas de fuerza sorpresivas día a día”, adelantó Ordoñez.

Entonces, cuando parecía que la Iglesia podía llegar a acercar a las partes en un conflicto que lleva casi dos meses, los empleados volvieron a poner el grito en el cielo y todo parece indicar que mañana volverían las medidas de fuerza.

Te Puede Interesar