Teatro

¿Qué es el éxito? Entrevista con uno de los creadores de "Furor"

Por Eugenia Cano

No es youtuber. Tampoco instagramer. Mucho menos influencer. Si bien sus videos haciendo playback de canciones populares han despertado un fenómeno viral insospechado gracias a Internet, para Luciano Rosso vale la aclaración: detrás del famoso "El pollito pío" hay un artista de muchos años de trabajo y formación. Su hoja de vida apunta que es bailarín, actor, músico y coreógrafo. Nació en Buenos Aires y hace dos años que vive en París gracias a "Un poyo rojo", la compañía teatral que integra.

Junto a Miguel Israilevich, actualmente Rosso hace "Furor". Un experimento escénico sobre lo que es el éxito en tiempos actuales. Él también dirá que es una forma de "exorcizar" su propia experiencia de la fama rápida y buscar una reflexión sobre el tema desde el humor y la improvisación.

Miguel y Luciano en escena. Imagen: Facebook Luciano Rosso.

Por otra parte, el espectáculo también es el puente que encontraron ambos para volver a la Argentina y ver familia, amigos y público "porque si no Europa te absorbe, ¿viste?", confiesa Rosso a SITIO ANDINO. "Teníamos muchas ganas de venir a mostrar el trabajo acá y está funcionando increíble. Para nosotros es sorprendente. Estamos muy contentos", agrega.

Después de pasar por Montevideo (Uruguay), Bahía Blanca y Viedma, la dupla estrenó este lunes en Capital Federal agregando funciones y agotando localidades en todos los casos. En la provincia la invitación para ver la obra se concretará el jueves 1 de agosto en el Teatro Mendoza.

-Hablemos de "Furor". ¿Lo podemos definir como un experimento teatral?

-Sí. Mirá, nosotros lo definimos como experimento teatral porque cuando empezamos a crear la obra fue una mezcla de ideas y de conceptos que queríamos trabajar, pero puestos en escena desde un lugar con muchas líneas claras, pero con mucha improvisación. Yo estoy acostumbrado en las obras que hago a mostrar en parte también los procesos y ver cómo reacciona el público y a la vez cómo reacciona la obra al público. Estoy acostumbrado a trabajar así y me pareció que esta era una buena oportunidad para probar y jugar con eso y ahora la obra tomó muchísima más forma de cuando empezamos. Si bien hay un montón de improvisación, la línea es muy concreta y muy divertida también porque un poco refleja el vínculo que tenemos con Miguel. Nosotros jugamos todo el tiempo, entonces estaba bueno llevar eso a la escena. La verdad que tanto el público como nosotros nos divertimos mucho.

Foto: gentileza.

-Desde lo conceptual la obra toca el tema del éxito y el fracaso, ¿no?

-Sí. Teníamos ganas de hablar de esta cuestión de la fama rápida que pasa ahora con las redes sociales o con los reality shows o talent shows que de un día para el otro vas, hacés algo y te volvés famoso. Como esta cuestión de la información: Internet, las redes sociales. Porque hay algo de eso que me pasó a mí con los videos de los playbacks que nos parecía súper interesante tocar el tema porque ahora el mundo se maneja un poco así. Hay reality shows de todo, desde cocineros hasta sopladores de vidrios, drag-queens; lo que sea. Y como que todo se mide por un jurado que te levanta o te baja el pulgar. Lo mismo en las redes sociales, filmás a tu abuela que hace algo y al otro día tu abuela es famosa y ella ni se entera. Pero en todo eso hay toda una contracara que nos parece interesante tocar. Si bien a mí me pasó eso en las redes sociales y me invitaron a un montón de esos programas, que la verdad no me interesa ir, yo tengo un backup y Miguel también, hace 20 años que trabajamos en teatro, no salimos de un video. Hay todo un trabajo previo que tenemos como actores y directores y tenemos una mirada un poco más profunda y más crítica sobre ciertos temas, por eso nos parecía interesante llevarlo a escena y ver cuál es la contracara de todo esto: qué le pasa a esa gente que se hace famosa de un día para el otro. Obviamente está contado con mucho humor, con mucha improvisación, pero ese es uno de los ejes principales.

Por otro lado, también nos interesaba, puntualmente con lo que me pasó a mí con los playback, que es un recurso teatral que está buenísimo, cómo hacíamos para llevarlo un poco más allá. Cómo utilizarlo como una herramienta para contar una historia en un escenario, entonces ahí se volvió más interesante, porque si no queda siendo solo eso, un chiste, un gag. Un video.

-¿Has podido descubrir cuánto arte cabe en un cuerpo o es una fuente inagotable?

-No sé si inagotable pero si es un proceso que como intérprete es muy jugoso porque si ya sabés lo que hacés y no tenés resto ya está, te aburriste. Si ya llegué a todo mi potencial probablemente me quiera dedicar a otra cosa porque me voy a aburrir. Justamente lo que pasa un poco en "Furor" es que está el director en escena, interpretado por Miguel, que también un poco juega con esto de los jueces de los programas de Tv y él me va pidiendo cosas en escena que yo no sé lo que me va a pedir y él tampoco sabe lo que me va a pedir entonces bueno, termina pasando eso que se pide hoy en día, que necesitás saber un poco de todo. Necesitás saber reír, saber hacer llorar, bailar, cantar, actuar, hacer de todo porque necesitás tener más posibilidades de que te elijan en un casting, de trabajar esto de ser multifacético, porque mintras más información tenés más posibilidades tenés de crecer en el medio artístico, entonces hay algo de eso que se refleja en muchos programas de televisión o en Internet, esto de siempre querer más porque no te alcanza con ser actor. Bueno jugamos mucho a mostrar eso.

- ¿Y cómo es la dinámica con Miguel en escena?

-En la obra Miguel representa la autoridad sobre escena, como puede ser un director de una obra o un juez en un reality show que te dice qué está bien y qué está mal. Representa esa imagen que es la que te exige. Lo mismo que el público, porque por ejemplo, vos subís un video mañana y está buenísimo y vas a tener 10 mil seguidores que te van a decir "subí otro, hacé esto, hacé lo otro". La presión de esta nueva fama rápida que nace con estos fenómenos de Youtube. Hay un montón de presión atrás de eso. Después tenés que cumplir, tenés que hacer más videos que estén mejor que el anterior y eso se vuelve algo imposible de llevar. Es el mercado del que somos parte hoy en día. Hay un montón de presión y de cosas que si uno accede todo el tiempo a eso, te volvés esclavo de vos mismo. Un poco el papel de Miguel es ese y está interpretado de una forma magistral porque también es un contrapunto con lo que hago yo. Somos como el yin y el yang.

-¿Qué devoluciones les va dando el público sobre la obra?

-Huy un poco de todo porque la verdad es que viajan por un montón de emociones a lo largo de la obra. Obviamente se ríen mucho porque yo tengo un lenguaje físico que es gracioso y que me gusta aprovecharlo porque me divierte mucho hacerlo. Por sobre todas las cosas eso, pero también hay un punto de reflexión importante y a la gente le pasa que se emociona. Ayer hubo gente que lloró en el público, me decían "teníamos piel de gallina". Se arma como un lenguaje entre el público, el director y el actor que es súper interesante.

************************

FICHA * SHOW: FUROR | DÍA: Jueves 1 de agosto. Hora: 22.  LUGAR: Teatro Mendoza ENTRADAS:  400 Platea Baja, 300 Platea Alta, 200 Pullman. EN VENTA: Online: https://furor.eventbrite.com.ar con tarjeta de crédito y débito . 


Te Puede Interesar