Conciertos

El abrazo musical de Lucho Aberastain

Por Eugenia Cano

Mendoza hace historia otorgando a dos personas, partidas de nacimiento con "sexo indefinido". Un nuevo aumento en la nafta vuelve a golpear el bolsillo de los argentinos y el gobierno propone tips para ahorrar en combustible. Queda a decisión de los clubes que la final de la Libertadores se juegue con hinchada visitante y el FMI prepara un nuevo desembarco en el país para auditar cuentas.

Mientras éstos son algunos de los hechos relevantes que arroja como saldo la jornada del viernes 2 de noviembre, un músico mendocino propone un abrazo colectivo en el Teatro Independencia. No está solo. Lo acompaña una banda, artistas amigos y un público cálido y receptivo a la invitación del encuentro. Las sonoridades folklóricas se entremezclan en un juego armonioso y las canciones sueltan versos que dicen, por ejemplo: "la voz de un pueblo que canta se escucha siempre en el tiempo" o "vive como quieras, tú puedes decidir, ya no tengas miedo, vas a sobrevivir".

Nunca fue sencillo para los artistas vivir de los suyo y menos en estos tiempos de crisis, pero ahí está Lucho Aberastain apostando todas las cartas del mazo. A la presentación del disco "Abrazo de bienvenida" (el segundo de su carrera solista) en la sala más importante de la provincia no le faltó nada. El concierto contó con una puesta de luces que envidiaría cualquier banda consagrada y una organización pensada hasta el último detalle.

Con el maestro Carlos Acosta en el piano, Camilo Martínez comandando la batería y Emiliano Guiñazú el bajo, Aberastain desplegó con confianza el viaje musical de su nuevo material. Un material que cuenta con canciones compuestas de su puño y letra, pero también de Sandra Amaya, Carlos Acosta, Carlos Varela, Peteco Carabajal; entre otros. El folklore y también su pasado como integrante de una murga estilo uruguayo se hacen presentes en las melodías de un disco que el mismo artista ha definido como una gran variedad de ritmos, energía y pasión.

En un gran abrazo extensivo, el evento contó con figuras de la talla de Pocho Sosa, quien recibió una merecida ovación por parte del público. A dúo, Sosa y Aberastain interpretaron "A la guerra nada" y "Tonada del otoño". También sumó su canto Cynthia Lozada, el Coro de Niños de la Escuela Julián Aguirre, bailarines y una corte de amigos murgueros que acompañaron al anfitrión cantando a pulso de carnaval y rostros pintados, "Candombe de mucho palo" -tema que forma parte del álbum-, y "Lo que el tiempo me enseñó".

La noche se trenzó así: de encuentros y saludos de bienvenida a la música del pueblo que une y que hermana. El nuevo disco del mendocino tiene ese espíritu y la presentación en vivo se disfrutó de principio a fin. 

Te Puede Interesar