Encadenado y huelga de hambre en la EPTM: "Esto es una privatización encubierta"

Uno de los choferes cesanteados decidió atarse a la empresa y dice que le hicieron una cama. Temen por los puestos de trabajo de 500 personas.

Por Leandro Abraham

Los trabajadores de la Empresa Provincial de Transporte levantaron el paro sorpresivo que realizaron la semana pasada por el despido de dos trabajadores, pero no se rinden en el reclamo para que sean reincorporados. En esta oportunidad la novedad es que dos personas decidieron iniciar medidas de fuerza: una se encadenó y la otra inició una huelga de hambre. Aseguran que el Gobierno Provincial pretende privatizar la empresa y temen por los puestos de trabajo de 500 personas.

José Fernández trabajaba hasta hace dos semanas en la Empresa Provincial de Transporte de Mendoza manejando un trole, pero tuvo un episodio que le cambió la vida. Tal como describió Sitio Andino, el hombre fue víctima de un asalto y días después fue a trabajar, pero tuvo una fuerte discusión con los pasajeros por la demora del servicio (lo cual no era su responsabilidad) y terminó dejando el coche abandonado. Los pasajeros debieron subirse a otra unidad que venía algunas cuadras atrás.

Encadenarse, la única opción que le quedó a Fernandez para protestar por su despido. 

"Yo estaba en una situación difícil desde lo psicológico, sabían que había sufrido un robo donde casi matan a mi hijo, pero no les importó y me mandaron a la calle. Es mentira lo que dijo el gobernador Cornejo de que abandoné el servicio, me bajé porque me sentí descompuesto y le pedí a mis compañeros que avisaran en la empresa", destacó Fernández, quien permanece encadenado en la EPTM, ubicada en la intercepción de las calles Perú y Pellegrini, de Capital.

"Luego fui al médico y me dio un certificado que costa en la empresa. En 16 años de trabajo tengo el legajo limpio, no tengo ni un llamado de atención, pero ahora deciden despedirme", continuó relatando el chofer, quien asegura que no se moverá del lugar hasta ser reincorporado. "No me dejan ni entrar al baño", agrega con resignación.

"Me hicieron una cama, estaban esperando a que alguien pise el palito para expulsarlo y al parecer yo lo hice. Me dejan en la calle, porque no me pagaron ni una indemnización, y tengo un hijo de dos años", finalizó el trabajador, ahora desempleado.

El caso de Fernández y de otro chofer, llamado Horacio Heredia, estalló luego de que sus compañeros decidieran iniciar una medida de fuerza en reclamo por la cesantía y hasta el gobernador de la provincia brindó su opinión y explicación. El mandatario defendió la decisión del director de la EPTM, Leopoldo Cairone, y anunció cambios profundos para la administración de los troles.

Guaquinchay lleva 12 horas sin comer y protestando por la privatización de la EPTM. 

Ante esto, el sindicalista Dante Guaquinchay, titular del gremio UPCN en Mendoza, también decidió iniciar una medida y está de huelga de hambre en la puerta de la empresa. "No voy a permitir que dejen sin trabajo a 500 personas. Este hambre que estoy pasando y seguiré pasando es una muestra de lo que le pasará a mucha gente si privatizan la EPTM", destacó en diálogo con este medio.

La situación entre la EPTM y el Gobierno, por un lado, con los despedidos y sus sindicatos, en la otra vereda, está en un callejón sin salida. El propio Cornejo ya avisó que no dará marcha atrás, mientras que los trabajadores se muestran firmes en su reclamo. 

Te Puede Interesar