Lo que vimos - Excelente

Martín Bossi, el gran señor del Big Bang Show

El actor y comediante pone al público a sus pies con un espectáculo renovado y que brilla por su despliegue artístico y escénico.

Por Eugenia Cano

Cuando uno ve a Martín Bossi en un escenario teatral quedan flotando algunas impresiones: que la etiqueta de imitador está desajustada al tamaño del artista que es, que protagoniza espectáculos donde la entrega al público es total, y que el hombre es -al fin y al cabo- uno de los humoristas y actores contemporáneos más versátiles y carismáticos del país.

Bossi en la piel de Michael Jackson. Foto: Axel Lloret. 

Con dos funciones agotadas y otra que se concretará este sábado en el Teatro Plaza, Bossi regresó a Mendoza con su exitoso "Big Bang Show", pero con un aire renovado. Actualizó parte de su monólogo e incorporó uno homenaje a Carlitos Balá que es una delicia, entre otras cosas. Aunque sin dudas el gran protagonista de la puesta es el sketch donde se recuerda a Olmedo y Portales, este último encarnado majestuosamente por Carna y con la participación además de Adriana Brodsky, más conocida como "La Nena" del pícaro Manosanta. 

Foto: Axel Lloret. 

¿Qué es lo mejor de este show que ya han visto más de 650 mil espectadores? La espectacularidad con que se despliega todo lo que se le ofrece al público. La banda de músicos en vivo, las coristas, el vestuario, los efectos lumínicos y por supuesto: la destreza humorística que suma Manuel Wirtz (también director musical de la obra) y un Bossi que no deja nada librado al azar y que sale a jugar un partido de dos horas de duración transpirando al máximo la camiseta. Resulta increíble ver como se caracteriza en segundos de cualquier personaje.

En cuanto a lo que hace reír y también emocionarse (sí, Bossi apela mucho a la emoción y al humor reflexivo), hay un popurrí de cosas. Una primera parte está dedicada a grandes músicos del mundo de otras épocas y allí se revive, por ejemplo, la magia de Elton John, Michael Jackson y Lennon. También hay una evocación muy simpática a la felicidad que provocaba bailar lentos y cómo la tecnología y el celular nos están desconectando de las personas. Por su parte, Wirtz, hace lo suyo recordando con risas la mística de asistir a una sala de cine. 

Foto: Axel Lloret. 

Como el nombre lo describe, lo de Bossi se trata de un 'Big Bang Show' y él es el gran animador de la fiesta. El provocador de que el entretenimiento suceda y que la gente se maraville. Eso sí, con un gran equipo artístico y de producción que lo potencia y que hace de la propuesta algo único.

Ovación y aplausos prolongados de pie al final de la función hablan a las claras de un artista que disfruta de un presente consagratorio. Un privilegio para los tiempos que corren ya que no cualquiera hoy llena sala dos noches seguidas. 

Te Puede Interesar