sigue el conflicto

Unos 5.000 maestros marcharon y advierten que llevarán la lucha "hasta las últimas consecuencias"

Los maestros realizaron la tercera movilización en lo que va del año y siguen pidiendo un aumento de contado, retroactivo y superior al 30%. La interna en el Sute dio la nota destacada de la manifestación. El acatamiento: 94%.

Por Leandro Abraham

En el marco del paro de 72 horas que el Sindicato Unido de Trabajadores de la Educación está realizando para protestar por el escaso avance de las reuniones paritarias, unos 5.000 docentes marcharon por el centro hacia Casa de Gobierno. “Vamos a llevar la lucha hasta las últimas consecuencias”, advirtieron. El acatamiento a la huelga llegó al 94% y la interna del Sute fue la nota dominante de la jornada de protesta.

La manifestación de los docentes arrancó pasadas las 11 en Godoy Cruz y Patricias Mendocinas y se dirigió hacia el este por calle San Martín. Luego dobló hacia el sur y transitó hasta Colón, donde giró hacia el oeste. Para finalizar el recorrido los maestros llegaron hasta Patricias Mendocinas y por esa vía se dirigieron hacia Casa de Gobierno.

Cabe resaltar que si bien la protesta de los docentes fue masiva, no alcanzó a tener la convocatoria de otras ocasiones. Así, mientras en las otras 2 marchas calculamos que la cantidad de maestros alcanzaba entre 6 y 8 mil, ahora el número no superó las 5 mil personas. Igualmente la columna de manifestantes transitó haciendo mucho ruido, con pancartas y banderas a montones.

Otro dato a resaltar es que la interna del Sute volvió a complicar el desarrollo de la manifestación. Como sucede habitualmente, los maestros opositores a Mateluna ocuparon la última columna de la marcha y durante el acto realizado en Casa de Gobierno hicieron lo posible para que el titular del sindicato no pudiera hablar tranquilamente.

“Salario igual a la canasta familiar”, “no a la conciliación obligatoria” y “Mateluna igual a Cazabán” fueron algunas de las banderas y pancartas que los maestros opositores mostraron. Por su parte los adeptos a la conducción del Sute y maestros en general intentaron “blindar” a la conducción del sindicato para que la marcha se desarrolle con normalidad.

A la hora de tomar la palabra Adrián Mateluna dejó en claro que el gobierno “tiene que dejar de pensar en la conciliación obligatoria y usar los esfuerzos en propuestas”. “Tenemos que estar unidos y llevar esta lucha hasta las últimas consecuencias”, dejó en claro el gremialista, quien en todo momento intentó dejar de lado las peleas internas del sindicato.

Finalmente, el acatamiento a la medida de fuerza también disminuyó sensiblemente en comparación a otras oportunidades y llegó al 94% del total de los maestros. En algunos puntos alcanzó el 97%, pero en otros no superó el 90%. Este dato no es menor, teniendo en cuenta que en huelgas pasadas la adhesión de los maestros había alcanzo el 99%.

De esta forma, y a la espera de ser notificados por el Ejecutivo sobre la posibilidad de dictar la conciliación obligatoria, el Sute volvió a mostrar su fuerza de convocatoria y le dejó en claro al Ejecutivo que no les temblará el pulso si tienen que volver a las calles para luchar por su salario.

 

 

Te Puede Interesar