martes 27 sep 2022
Mercado automotriz

Impuesto al "lujo" a autos de $5 millones: efecto en Mendoza

Es el segundo cambio del impuesto en lo que va del 2022, que hasta ahora pagan autos desde los $4,3 millones. Rige desde setiembre.

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a Sitio Andino. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
Por Miguel Ángel Flores 14 de agosto de 2022 - 09:10

Por segunda vez en lo que va del 2022, volverá a subir el piso para los vehículos 0km que pagan el llamado "impuesto al lujo". Desde el 1 de septiembre y por tres meses tendrán que tributarlo los autos de más de $5.050.000 al público, producto de un aumento de casi 20% para el cual ya se prepara el mercado automotor en Mendoza.

Este nuevo cambio es por el ajuste de la base sobre la que se calcula el impuesto. Hoy es $3.016.156 puesto en fábrica o al distribuidor, pero pasará desde setiembre a $3.550.800. El número surge de un ajuste de 1,777% sobre la base imponible, correspondiente al aumento de los precios mayoristas de los vehículos en el trimestre de abril, mayo y junio. a lo que hay que sumar 21% de IVA más la comisión o márgen en puntos de venta (15%).

Debido a las distintas formas de computar el gravamen y a la posibilidad de que se resigne ese margen, no hay un precio al público único, pero el valor de referencia ronda los $5.050.000. Hasta fin de agosto los modelos deben pagar la primera escala son los que se ubican por arriba de $4.300.000, sin distinguir origen, es decir, aplica tanto a importados como a varios nacionales considerados "suntuarios" o de lujo aunque los vehículos afectados son de un segmento medio. Hay que tener en cuenta que sólo quedan dos modelos de 0 km por debajo de los $3.000.000.

En el caso de la segunda escala, con una alícuota de 35%, la base imponible pasa de $5.568.289 a $6.550.000. También, por la forma de calcular este impuesto, los precios de los modelos alcanzados, con este 35% adicional, podrían provocar una suba de precio al público de 50%. En este caso, el precio de los autos que están alcanzados es de $9.300.000, en función de lo los importadores o terminales le facturan a las concesionarias.

Impacto en Mendoza

A los concesionarios locales la novedad los tomó casi por sorpresa. Pero según Gabriel Goldstein, director del grupo homónimo y representante de Ford y Volkswagen en Mendoza, es en cierto modo lógico.

"Actualmente casi todos los vehículos están por encima de ese valor ($5 millones). Se trata de una actualización por el avance de la inflación, para que no se distorsionen más los valores", señaló Goldstein, que tiene a varios dentro del universo sujeto al tributo como algunos SUV (Taos y T-Cross), camionetas (Territory y Bronco) y el Nivus.

A números de agosto, por debajo del nuevo piso para el impuesto el concesionario señala sólo un modelo: el Volkswagen Polo que ronda los $4 millones ,según el ejecutivo, un entry level, o "entrada de gama".

Hay cierta coincidencia en relativizar el impacto de la suba del mínimo imponible para el tributo. Es que los representantes de las principales marcas reconocen que en Mendoza el grueso de las ventas (un 60% o más) es a través de los planes de ahorro y, por lo tanto, de vehículos que oscilan entre los $3 millones y $4 millones en la mayoría de los casos.

Mientras tanto, hay extremos entre los alcanzados, como la siempre vendida Toyota Hilux (hoy por arriba de los $8 millones), y los excluídos (el caso del Fiat Cronos, uno de los más elegidos en Mendoza, que apenas supera los $3,5 millones). Sin embargo, las terminales y sus representantes se preparan para apelar a una estrategia clara: aplicar "descuentos" para exceptuar a varios del lote que seguirá sujeto al impuesto.

En ese sentido, Goldstein lo ejemplifica así. "Si el precio del auto es de $5,1 millones, la fábrica asume una rebaja hasta dejarlo en 5 millones 45 mil pesos y así no aplica el impuesto. Hacen eso porque hay vehículos que no "se bancan" esa presión impositiva, como sí pasa con los de más de $6 millones: tal vez a un entrada de gama, por una diferencia de 20 mil, se le genera un impuesto de un millón. Algo totalmente desproporcionado".

La inflación que corre

Obviamente, desde setiembre habrá un porcentaje de los vehículos que, con la actualización, dejarán de pagar el impuesto. Aunque al menos hasta el fin de semana el dato para el mercado mendocino aún no estaba definido: dependerá de cada marca y sus stocks disponibles de modelos más "baratos".

Mientras tanto, las nuevas listas de precios son una constante. Las marcas y sus representantes reseñan subas de entre el 4 y 5% mensual en promedio, aunque la más reciente llegó al 7%. Y la tendencia anticipa una inercia hasta fin de año.

Por eso, en los puntos de venta tienen claro que no es la última vez en que se reacomode el parámetro impositivo. La misma inflación fuerza este tipo de medidas para evitar que se acumule un desfasaje respecto a los valores, y el bolsillo de los clientes.

Te Puede Interesar