Amor y gratitud

Mascotas: las grandes ventajas de adoptar un perro adulto

Adoptar una mascota adulta, ya sea perro o gato, es una decisión con múltiples ventajas. Además de experimentar el amor y la gratitud en su máxima expresión.

Si estás pensado en adoptar una mascota, te invitamos a que pienses en un perro (o gato) adulto. Puede ser la elección menos popular, ya que la mayoría prefiere un cachorro, pero las ventajas son múltiples y profundas. De hecho, esta decisión puede ser una de las más gratificantes tanto para el animal como para la familia que lo recibe.

Una de las principales ventajas de adoptar perros (o gatos) adultos es su nivel de socialización. Según la World Animal Protection, estos perros ya han pasado por la etapa crucial de socialización, lo que los convierte en compañeros más equilibrados y menos propensos a desarrollar comportamientos miedosos o agresivos. Han crecido en entornos dinámicos, rodeados de otros perros y personas, lo que les ha permitido adaptarse rápidamente a nuevas situaciones y ser más abiertos y sociables.

Además, los perros adultos suelen adaptarse rápidamente a su nuevo hogar. No lloran durante la noche y se acomodan fácilmente a las nuevas rutinas. Aunque, es fundamental tomar en cuenta que, algunos canes mayores de un año, pueden haber experimentado traumas previos, como abuso o negligencia, razón por la cual, requieren de un poco más de paciencia y amor. Sin embargo, en la gran mayoría de los casos, estos perros crean un vínculo muy fuerte y duradero con su nueva familia.

Adaptación y estabilidad de una mascota adulta

Los perros (y gatos) adultos ya tienen su personalidad definida, lo que permite a las personas conocer mejor al animal antes de adoptarlo. A diferencia de los cachorros, cuya futura personalidad puede ser una incógnita, los perros adultos son una apuesta segura. Otro aspecto relevante es que muchos de estos animales ya están desparasitados, vacunados y castrados, facilitando el proceso de adopción.

Un punto clave es que los perros adultos suelen haber superado la “etapa de destrucción”. Han dejado atrás la tendencia a masticar todo lo que encuentran a su paso, característica común en los cachorros. Esto no solo evita daños en el hogar, sino que también reduce el estrés y la paciencia que se necesita durante esta fase de crecimiento.

Asimismo, los perros adultos tienen un tamaño definitivo, eliminando la incertidumbre sobre cuánto más crecerán y si requerirán más espacio o ejercicio. Esto hace más fácil la integración del nuevo miembro en el hogar, asegurando que las necesidades del perro sean compatibles con el estilo de vida de la familia.

La adopción de perros adultos no solo mejora la vida del animal, sino que también trae beneficios emocionales a la familia adoptante. Estos perros suelen ser extremadamente agradecidos y leales, valorando profundamente la segunda oportunidad que se les brinda. Muchos adultos que son adoptados, tras años de haber vivido en carne propia lo que es pasar hambre, sed, maltratos y una infinidad de injusticias en las calles, valoran mucho esta segunda oportunidad que se les brinda./El comercio.

Te Puede Interesar