Bisturí

La cirugía estética más "jugada" que crece en el país y blanqueó una famosa

Los posteos de Candelaria Tinelli en Instagram pusieron el foco en el aumento de glúteos, una práctica que viene en aumento. Cómo se hace y cuánto cuesta.

“Sí, me puse”. La respuesta positiva de Candelaria Tinelli en Instagram confirmó lo que muchos de sus 4,5 millones de seguidores le preguntaban sobre una cirugía estética. Se operó la cola.

En los comentarios celebraron que la cantante blanqueara su nuevo paso por el bisturí. Pero como no dio más detalles sobre qué le hizo el cirujano Gustavo Sampietro, mientras las argentinas eligen más el botox y los rellenos que las siliconas, se debatió algo más en las redes.

Si operarse los glúteos es "seguro" o, incluso, si es "demasiado evidente" y hasta "antiguo".

Lo claro es que sorprendió que una famosa se haga esto hoy. ¿No es una cirugía más propia de la voluptuosidad estética de los años 2000 que del culto a la delgadez actual? Y ¿se hace menos porque justamente en Instagram todo se nota más?

"Saben que no tengo ni un problema en decir las cosas que me hago”, avisó la hija de Marcelo Tinelli. Ante las acusaciones malintencionadas de “se re nota”, respondió: “Es la idea”. Y frente a las aspiraciones de una seguidora que quería su "trasero trabajado”, le respondió, para calmarla, que eso que desea es “falso”.

neYmeiBvx_1300x655__1.webp
Candelaria Tinelli.

Candelaria Tinelli.

Tres referentes de la cirugía estética de Argentina responden a Clarín preguntas que van más allá de un posteo en bikini que fue noticia.

¿Las argentinas se operan la cola? ¿Cuánto cuesta aumentar el aspecto o el volumen de los glúteos? ¿Es una operación o un retoque? ¿Cuáles son los riesgos y en qué tipo de cuerpos no es recomendable?

Dos caminos hacia el mismo resultado

Los procedimientos de aumento glúteo son dos. Uno es con rellenos, que suelen ser implantes de siliconas, parecidos a los mamarios pero más resistentes, o ácido hialurónico si se necesita poco volumen.

"Eso es en para mujeres flacas como Candelaria. Cuando hay grasa en otras partes se realiza la Lipotransferencia o BBL Brasilian Butt Lift (se extrae grasa de otra parte del cuerpo, se procesa y se inyecta)", explica a Clarín el cirujano Guillermo Blugerman.

"El otro tipo de procedimiento ya tiene que ver con resecciones de piel en los casos de caída de tejidos por flaccidez por pérdida masiva de peso por dietas o cirugía bariátrica", detalla quien se hizo famoso por el programa Transformaciones, que en 2005 mostró por primera vez cirugías así de extremas en Argentina.

Dice que implantes glúteos siempre se hicieron en el país, pero calcula que "entre 500 y 1.000 por año a nivel nacional". Son muchos menos comparado con mamas, "que se deben hacer más de 30.000 por año".

Desde su clínica, Centro Médico B&S, la cirujana Victoria Schavelzon tiene la misma mirada sobre que no es una cirugía novedosa ni masiva. Por ahora.

"Es poco frecuente en las argentinas. Tenemos un modelo de cuerpo poco voluptuoso. Aunque eso esté cambiando un poco. En general las que consultan son mujeres con muy poco glúteo o con cicatrices que les deformaron la zona".

Una gluteoplastía con grasa está, en promedio, $ 900.000. La cirugía de implantes glúteos, en cambio, $ 600.000, más los dos implantes por 1.400 dólares.

La anestesia es general y durante las primeras 48 horas quienes se operan la cola deben dormir boca abajo ni sentarse. Pueden volver al trabajo a los 7 o 10 días y la recuperación completa es en un mes.

El retoque "más jugado"

En la estadística personal del cirujano Fernando Felice, de las 384 intervenciones que realizó en 2022, apenas 31 fueron prótesis glúteas. La cirugía mamaria sigue encabezando en su práctica, seguida por la liposucción y el lifting de rostro y cuello.

"La recomendación de una prótesis glútea es para una paciente que no tiene nada de grasa que extraer para procesar e inyectar en la zona. Pero esa prótesis no tiene que tener el tamaño del glúteo, tiene que ser mucho más pequeña. Si coloco una del mismo tamaño el resultado va a ser antiestético: le van a quedar 'dos globos' o al caminar se van a elevar en forma exagerada. También puede pasar que se 'palpen' todos los bordes de la prótesis o que se desplacen hacia los laterales externos", advierte Felice.

Que por falta de expertise del lado de los profesionales suceda todo lo anterior es que esta cirugía está catalogada como "una de las más jugadas". Pero también tiene ese mote porque, incluso con excelentes resultados, es una de las más llamativas.

La técnica, en tanto, es sencilla. La incisión, de unos cinco centímetros, deja una cicatriz escondida en la línea intergluteal. La prótesis se coloca entre el glúteo mayor y el mediano.

Felice aclara que aunque se trate de inyecciones o microcánulas, los rellenos también deben realizarse en quirófano.

Entre las técnicas menos invasivas se utiliza el ácido poliláctico (el nombre comercial es Sculptra), que requerirá una ampolla por glúteo para la generación de una malla de colágeno por debajo de la piel de la cola, y el resultado final, esa firmeza y volumen en la cola, se verá en dos o tres meses.

Otra opción es colocar hidroxiapatita de calcio (Radiesse). Este producto bioestimulador se aplica con la misma técnica subdérmica, aunque viene en jeringas precargadas, se diluye y coloca con microcánulas en el tejido celular subcutáneo.

Entre las inyecciones, desde hace más de una década conocimos este cambio corporal drástico con Nazarena Vélez, que se colocó hilos de oro en la cola, o en Virginia Gallardo y Silvina Luna, que aún tienen dolores musculares y complicaciones más serias producto del metacrilato por el que fue condenado el cirujano Aníbal Lotocki. La misma sustancia le aplicó a Vicky Xipolitakis y a su ex pareja, la vedette Pamela Sosa.

¿Las argentinas en el 2023 se seguirán aumentando el tamaño de su cola?

"No es de las cirugías más realizadas, pero sí se hacen procedimientos estéticos en la cola. La imagen corporal en América Latina es muy fuerte. Las y los argentinos estamos acostumbrados a usar ropa más ajustada, a tomar sol, a exponer el cuerpo. Pero si de 10 pacientes que quieren hacerse las mamas les digo que sí se pueden a 8, entre las que me consultan por hacerse los glúteos de 10 tal vez les digo que sí a 2 o 3. Porque necesito que el resultado sea natural", puntúa Felice.

Más allá de la estética

En el último informe anual de la Sociedad Internacional de Cirugía Plástica (ISAPS), publicado la semana pasada, versus las faciales, las de "contorno corporal" vienen en aumento. Esa categoría incluye a la liposucción, la abdominoplastía, el lifting de muslos y el aumento de glúteos.

La liposucción ahora es la intervención quirúrgica estética más frecuente, pero en la tendencia emergente ya figura la gluteoplastía. Está en el noveno lugar entre las intervenciones quirúrgicas estéticas en el mundo. Creció un 32% en 2021 respecto al año anterior.

"Es una de las intervenciones con mayor crecimiento a nivel global y demostrando un aumento del 40% con respecto al 2017", explica a Clarín Jorge Pedro, cirujano de la División Cirugía Plástica del Hospital de Clínicas de la UBA y ex director de comunicación de la Sociedad Argentina de Cirugía Plástica, Estética y Reparadora (SACPER).

Así como Pedro está a favor de esta cirugía si se realiza por manos especializadas y en centros de salud aptos para responder ante eventuales complicaciones y en el seguimiento de la recuperación de los pacientes, ante el eventual incremento de consultas después de la confirmación de la operación de Candelaria Tinelli quiere alertar sobre los riesgos.

"Está el peligro del intrusismo en cirugía plástica en nuestro país (por parte de médicos sin el título de especialistas, certificación ni experiencia quirúrgica) que realizan estos procedimientos en consultorios y centros sin complejidad para realizar tratamientos invasivos o cruentos".

También resalta que "a pesar de la difusión del daño severo que produce", en los sectores más bajos, así como se utiliza la silicona industrial para el aumento de las mamas, se aplica para el aumento glúteo.

"No es de uso médico ni estéril la silicona industrial. Produce un daño directo con gravísimas secuelas. En muchos casos lleva a la muerte por embolia del líquido a los pulmones o cerebro", cierra. / Clarín

Te Puede Interesar