Opinión

Milei, Davos y la primera prueba de fuego

Javier Milei pasó por Davos dejando una estela polémica. Desde mañana se enfrenta a su primer prueba de fuego seria en la política local.

Por Marcelo López Álvarez

Si bien la atención del fin de semana estará centrada en las decisiones que tome el presidente en las negociaciones por la aprobación en Diputados de la Ley Ómnibus, el estreno internacional de Javier Milei en la arena internacional se llevó los reflectores, los comentarios y también las preocupaciones de los mercados.

Cómo esas películas de Hollywood que prometen recaudaciones multimillonarias y después terminan siendo un fracaso de taquilla, el paso de Javier Milei por el Foro Económico Mundial de Davos le mostró a la comunidad internacional el MIlei conocido por los argentinos que, con la inestimable colaboración de la política tradicional y la falta de seriedad de los medios de comunicación masivos y su poco apegó a la ética, fue depositado en el Sillón de Rivadavia.

Desde el diario El País hasta el histórico y bien nuestro La Nación se sorprendieron y destacaron la incomodidad y sorpresa del mundo económico y político ante la lectura de 19 carillas por parte del Presidente.

Un compendio de barrabasadas históricas y económicas que ya había expresado en los sets de televisión y parece calcada de una charla TED que dio varios años atrás en la localidad de San Nicolás en la provincia de Buenos Aires.

Conceptos políticos de la década del 20, económicos de la década del 50 y el 60 ya perimidos y que hasta quedaron fuera de los manuales de la academia, sumado a un concepto Montano su realidad autoconstruida que lo llevan a negar la realidad del cambio climático o los avances de las políticas de inclusión e igualdad, fueron el combo que asombró a los hombres de negocios.

https://publish.twitter.com/oembed?url=https%3A%2F%2Ftwitter.com%2FOPRArgentina%2Fstatus%2F1747758394839015773&partner=&hide_thread=false

La ausencia de reuniones con los líderes europeos e incluso americanos que transitaron por Davos echó por tierra la construcción del relato oficial de que el presidente tenía agendados más de 60 pedidos de audiencias de líderes políticos y económicos en la ciudad suiza.

Ya se ha escrito y dicho en demasía sobre esa exposición y cualquiera puede volver a observar y escucharla en You Tube, lo único cierto es que Argentina que a través de su política internacional ya se había mostrado decididamente alejada de los países emergentes con su abandono de los BRICS, ahora mostró que su presidente parece querer aislarse directamente de todas la naciones del orbe con sus conceptos político económicos. Apenas cosechó el beneplácito del empresario más rico, pero también más denostado, del mundo Elon Musk que ve al territorio argentino como un gran campo de provisión de materia prima para sus negocios y de Donald Trump que utiliza a Milei en su propia campaña Montana en busca de volver a la presidencia y su lucha contra la justicia. Todo lo demás es fantasía de las redes sociales y los seguidores del Presidente y sus miles cuentas pagas en dólares con fondos de procedencia desconocida.

Los mercados respondieron rápidamente con una disparada de los dólar blue y los financieros, junto al riesgo país, apoyados en la fragilidad de la presentación presidencial y en la falta de entusiasmo del Fondo después de la reunión entre Georgieva y la delegación argentina que, más allá de las selfies, en los papeles y los comunicados dejó altamente preocupado al organismo internacional por la falta de gobernabilidad y sensatez del plan que Milei expuso en Davos y en la reunión bilateral con el Fondo. Es difícil encontrar en la historia reciente tanta disociación entre la visión que tiene el Presidente, su equipo y seguidores más violentos y lo que marca incontrastable la realidad.

image.png
Javier Milei junto a Kristalina Georgieva y la delegación argentina y la del FMI.

Javier Milei junto a Kristalina Georgieva y la delegación argentina y la del FMI.

Un presidente que entre sus propios posteos y reposteos de lo que expresan sus admiradores tiene más de 500 intervenciones en un día en la red social X a lo que hay que sumarle sus posteos en Instagram y tomarse el tiempo de aprobar los diseños de los flyers que ordena hacer a su equipo de redes, no parece un mandatario preocupado en lo más urgente y de ello el Círculo Rojo tomó nota.

A ese enorme tiempo que lleva tal actividad en las redes sociales hay que sumarle el que invierte en pelearse cuerpo a cuerpo, con idioma soez y hasta insultos, con periodistas en particular (un dato interesante es que se pelea con periodistas y no con medios) y el que toma en elegir cuidadosamente las notas que otorga a conductores radiales que por lo general cierran sus intervenciones elogiando y alabándolo.

Milei y la prueba de la Ley Ómnibus

Cerrado este capítulo la semana no será fácil. Se abre el campo para la primer gran batalla que enfrentará el Presidente. El martes buscará el dictamen de las Comisiones para la Ley Ómnibus, el miércoles la movilización convocada por la CGT (a la que se suman cada vez más sectores) y el jueves el intento de tratamiento en el recinto de Diputados de la Ley Ómnibus.

En principio la información, reflejada con precisión por Sitio Andino, habla de una serie de modificaciones ( muy en pocas en la magnitud de lo que es el proyecto de ley) que habrían sido aprobadas por el oficialismo en la negociación con la oposición dialoguista para intentar conseguir las presencias para el quórum y los votos para la aprobación.

Sin embargo, se abren dos interrogantes fundamentales. ¿Javier Milei aceptará los cambios? y por otro lado ¿la oposición dialoguista logrará cuadrar a todos sus legisladores en el acuerdo? Dos interrogantes que a la hora de cerrar está columna permanecen sin respuesta.

plaza del congreso.jpg
El Congreso y la Plaza del Congreso se robaran el protagonismo está semana.

El Congreso y la Plaza del Congreso se robaran el protagonismo está semana.

La decisión de la Convención de la UCR de rechazar la Ley Ómnibus y por supuesto el DNU (que hay que recordar está vigente excepto en materia laboral que fue frenado por la Justicia) aumentan las dudas.

Lo cierto es que ya sea por la aprobación o el rechazo de la Ley Ómnibus en Diputados (si se logra finalmente tratar está semana) un país distinto se abre. Si la ley es aprobada, aunque sea por un voto, Javier Milei abrirá seguramente una etapa de fortalecimiento de sus ataques contra la institucionalidad y las tradiciones democráticas de la Argentina. Solo quedará la red de contención del Senado.

Una derrota legislativa por el contrario puede tener consecuencias imprevisibles en un mandatario evidentemente inestable en su ejercicio de poder y que tiene la ficha sacada por parte del poder real.

Javier Milei se enfrenta a su primera semana realmente complicada en el poder en apenas 40 días de gobierno, con alguna chance a favor que consiste en un apoyo todavía importante de una parte de la sociedad y de una parte del ecosistema de medios y redes. En contra suma un rechazo casi unánime de todos los sectores sociales (excepto de las centrales empresarias que redactaron el DNU y la Ley) y un mundo que después del paso por Davos ve con desconfianza mayúscula cada movimiento de un señor que demostró, sin filtros, un desconocimiento profundo no solo de cómo funciona el mundo sino de la mínima diplomacia política y económica.

Te Puede Interesar